Se echa de menos el gol en el Reale Arena
Karrikaburu se lamenta tras desperdiciar una clara ocasión // Foto: Real Sociedad

Bonito partido de fútbol el acontecido en el viejo Anoeta, en el que no faltó buen juego ni intensidad, pero sí goles. Los realistas llevaron la iniciativa durante prácticamente todo el partido, pero no fue muy superior al Fuenlabrada en ningún momento.

  • Monólogo local

La puesta en escena de ambos equipos y lo que se vio en los primeros minutos, sería un reflejo de lo que iba a pasar durante los noventa minutos. La Real Sociedad B fue, desde el principio, la encargada de llevar el peso del juego. Por su parte, el Fuenlabrada esperaba atrás esperando el error rival, para salir a la contra por medio de sus hombres de arriba y los carrileros que se sumaban al ataque.

En el primer tramo del partido, el equipo madrileño sufrió intentando frenar sin éxito a Nais. Fue el puñal de la banda derecha txuriurdin, sirviendo algún centro muy peligroso que o no encontraba rematador o Karrikaburu remataba demasiado forzado.

La Real abrió espacios que permitían a los centrocampistas probar suerte con disparos lejanos. Enviaba arriba hasta en dos ocasiones Turrientes, quien hizo un partidazo en todos los aspectos hasta que su gemelo dijo basta, y Roberto López mandó el esférico muy cerca del palo corto de la portería del "Fuenla". 

Por insistente que resultaba el equipo dirigido por Xabi Alonso, el conjunto visitante lograba frenar las acometidas realistas con bastante efectividad. Antes de llegar al 40' de partido, un muy activo Cristo Romero regateó dentro del área a su par y puso un pase atrás raso que Karrikaburu se encontró algo incómodo, disparando como pudo y enviándola rozando el palo corto. La más clara para un equipo que mereció ir ganando al descanso, pero sin estar del todo fino de cara a puerta.

  • Paso al frente del Fuenlabrada

La segunda parte empezaba como terminó la anterior: el Sanse tocaba y el Fuenlabrada esperaba con los once efectivos en su campo. Diría que incluso jugaron una estrategia aún más defensiva que en el primer tiempo, con las líneas muy juntas y sin conceder espacios. Karrikaburu estuvo cerca de conectar un balón picado que le servía Romero pero le salió una sencilla vaselina, mal ejecutada, a las manos de Altube. Roberto López rompería más tarde la línea de los madrileños, con un centro lateral fantástico que no enganchó Lobete como nos tiene acostumbrados, por fortuna para los hombres de Oltra.

Aunque pueda parecer que fue un dominio abrumador de los blanquiazules, lo cierto es que el Fuenlabrada se iba animando en el paso del tiempo y se iba lanzando cada vez más arriba. El trabajo y despliegue físico de los 11 jugadores del conjunto de Oltra, hacía difícil que la Real avanzara con éxito a tres cuartos de campo. Además, aprovechaban la velocidad de sus carrileros para sacar centros al área, aunque sin demasiado peligro.

Con el último cuarto de hora todavía por jugar, viendo que podían sacar algo más que un empate, los visitantes adelantaron la línea de presión. Los sustitutos que introdujo Alonso fueron claves para reactivar el ánimo de los suyos y llegar de nuevo con más facilidad a tres cuartos de campo rival. Karrikaburu tuvo alguna más que atrapó Altube sin problemas y así concluyó el partido entre estos viejos conocidos, que ya se vieron las caras en playoffs para subir a Segunda hace unos años.

  • Todos contentos

El empate final reparte un punto valioso para cada equipo, en un comienzo de liga en el que todo lo que sea sumar esta bien visto por ambos dos. La Real Sociedad B puede presumir por ser el único equipo que aún no ha encajado ni un sólo gol en las tres jornadas que llevamos de competición. Cinco puntos para un recién ascendido que no parece intimidarle la categoría.

El Fuenla queda justo detrás del Sanse en la tabla con cuatro puntos, consiguiendo un importante punto cuando cerca estuvo de quedarse sin premio.

VAVEL Logo