Lezama no asusta a los potrillos
Karrikaburu celebra el 0-1. // Foto: Real Sociedad

El partido comenzó con una intensidad típica de un derbi, no tanto por ocasiones claras de gol, sino por las constantes idas y venidas de ambos equipos. Se practicó un juego vertical, muy parecido por parte de las dos escuadras, insistiendo en los envíos al hueco para los bandas y buscando un pase atrás para remate final.

En una de estas acciones llegó el primer susto grande del Sanse en Lezama. Pase maravilloso de un Olasagasti en estado de gracia, Xeber recibe y apura hasta la línea de cal para finalmente poner un pase atrás que iba a desviar un defensa ayudándose de la mano. El árbitro aplicó la norma correctamente, que no castiga el contacto con el brazo estando este pegado al suelo.

  • Karrikaburu, el punto de inflexión

Fue una primera mitad en la que Amorebieta y Real parecían turnarse en la creación de jugadas de peligro; cuando uno finalizaba jugada por mediación de Koldo o Guruzeta, el otro intentaba encontrar un último pase que dejara a Karrikaburu sólo.

Sin embargo, ninguno acababa de materializar sus elaboradas jugadas en ocasiones que pusieran en aprietos a los guardametas. No hasta el último minuto de la primera mitad. Olasagasti volvió a meter un pase al hueco que le devolvería Magunazelaia después de proteger el balón en el borde del área. El “4” sacó un latigazo con su pierna menos hábil que paró pero no detuvo Saizar, cuyo rechace lo iba a recoger Karrikaburu para reventar las redes de Lezama.

El killer de 18 años tuvo que aparecer en el mejor momento para poner a los suyos por delante, dejando muy tocado a un rival que esperaba irse al túnel de vestuarios con el resultado a gafas.

  • Asedio frente a un muro

Lejos de salir tocado por el gol encajado, el conjunto vizcaíno estuvo a punto de encontrar el gol en dos ocasiones nada más salir del túnel de vestuarios, síntoma de mejoría después de no haber llegado de forma clara en el primer tiempo.

Primero fue Olaetxea, después de una peinada de Koldo que dejó solo al centrocampista de Amorebieta, quien remató a la primera con el interior sin demasiado éxito. Un par de minutos más tarde, el equipo local se cruzó con el larguero dos veces seguidas a la salida de un córner, cómo si de un videojuego se tratara. Tras el segundo remate y todavía con el tembleque en el cuerpo, el colegiado señaló fuera de juego en el último de los balones que se estrellaron en la madera.

Pareció mostrarse fortalecido tras el varapalo el equipo local, ya que siguió monopolizando la posesión y llegando con mucho peligro a las inmediaciones de la portería que defendía Ayesa. Aún así, los de Xabi Alonso estaban decididos a llevarse la victoria y establecieron un bloque defensivo muy exitoso, liderado por un Arambarri impecable y un buen González de Zárate, aunque condicionado por la amarilla.

  • Final de grandes goles

En la fase final del partido el Amorebieta se fue desinflando, cada vez más fatigados y desesperados al no poder penetrar ni encontrar espacios. Por parte de la Real, Ander Martín salió con gran convicción y apunto estuvo de marcar disparando al lateral de la red.

Al verse superiores a su rival, los potrillos metieron una marcha más y protagonizaron uno de los goles de la jornada. Otra vez Olasagasti fue el que inició la jugada, con un taconazo al pie de Xeber Alkain, que entraba al área rival en carrera y no parecía capaz de llegar a buen puerto. Bueno, pues se inventó una jugada de élite, con dos recortes y una frialdad temible dejando defensas clavados a su paso y definió con la zurda de forma espléndida poniendo el 0-2 en el marcador. Una obra de arte.

Ese tanto fue la sentencia de un partido que, de todas maneras, no mató al Amorebieta. El carácter y la fortaleza mental de los vizcaínos es digna de elogio. Ya en la última jugada de partido, el extremo Amorrortu se marchó en velocidad aprovechando un despiste de Blasco y superó a Ayesa, colando la pelota por debajo de las piernas del joven portero.

  • Oxígeno necesario

La Real Sociedad B consigue una victoria muy trabajada y merecida en Lezama, lo que le permite salir del filo del abismo y yéndose hasta la 14ª posición. Se convierte además en el 5º mejor equipo fuera de casa de la Segunda División española.

El Amorebieta se hunde un poco más en la penúltima posición, con 8 puntos y sólo uno por encima del colista. Primera fase de la liga para los vizcaínos, que marca la pelea en la que va a luchar el conjunto azul esta temporada.

VAVEL Logo