Dominio sin premio
Las jugadoras de la Real Sociedad celebran la victoria conseguida este mediodía / Foto: Real Sociedad

Todo estaba servido para disfrutar de un partidazo en el Centro Deportivo Wanda entre el segundo y tercer clasificado de la Primera División Femenina en un soleado mediodía en Alcalá de Henares. Los dos conjuntos se disputaban el privilegio de ser las mejores del resto en la clasificación liguera y de alejarse de las demás competidoras en la lucha por la Champions League.

Presión alta sin premio

Las rojiblancas saltaron al verde con un once con varios cambios con respecto al último partido liguero, pues Óscar Fernández decidió alinear a Sheila y a Frisbie, reemplazando a Kgatlana, lesionada, y a Silvia Meseguer, que esperaría su oportunidad desde el banquillo.

La primera mitad comenzó con dominio de las atléticas, quienes propusieron una presión alta, mediante la que robaron varios balones que supusieron jugadas con cierto peligro, pero sin el premio del gol. Poco a poco se fueron igualando las fuerzas, con una Real Sociedad que fue ganando terreno y que planteó problemas a una férrea defensa rojiblanca, con una sucesión de córners y de internadas por banda que, felizmente, no acabaron en gol realista. Entonces, las rojiblancas optaron por la opción del contraataque con una Ludmila siempre hiperactiva, que dispuso de la mejor ocasión del primer acto tras un pase en profundidad de Deyna y que disparó demasiado cruzado.

Foto: Atlético de Madrid
Foto: Atlético de Madrid      

Vuelta al ruedo fulgurante

Las rojiblancas saltaron a la segunda parte con la consigna de ir a por el partido, pues arrancaron con el dominio del juego y de las ocasiones. Continuaron con la presión alta en la salida de balón del equipo donostiarra, que surtió efecto y dio lugar a varias ocasiones, una de ellas ejecutada por Maitane, que se encontró con la portera visitante. El Atleti también probó con su evidente amenaza aérea con varios saques de esquina consecutivos rematados por las rojiblancas, que a punto estuvieron de suponer el primer gol del partido.

Mediada la segunda mitad, el técnico atlético introdujo los primeros cambios, con la entrada de Meseguer y de Guagni por Sheila y Frisbie respectivamente. El partido comenzó entonces a tomarse un respiro, con una fase en la que los dos conjuntos se repartieron la pelota y en la que la ocasión más clara fue de nuevo para las rojiblancas, y de nuevo para una Ludmila que, de nuevo, no estuvo acertada en un mano a mano frente a Lete.

Foto: Atlético de Madrid
Foto: Atlético de Madrid      

Impotencia e ineficacia de los cambios

Las jugadoras del Atleti tiraron más de corazón que de juego, pues no lograban indagar en el sistema defensivo planteado por una Real Sociedad bien cerrada y que sacaba bien jugado el balón. Fue entonces cuando Óscar Fernández buscó algo más entre líneas con la entrada de Amanda Sampedro por Bárbara y la velocidad de Ajibade al espacio, reemplazando a Leicy Santos. El plan no terminó de funcionar del todo, y las atléticas sufrieron un contratiempo que, a la postre, iba a ser decisivo en el resultado final del partido. Alia Guagni se retiró lesionada, con la mala fortuna de que no restaba ninguna ventana más para realizar cambios y, por lo tanto, las rojiblancas se iban a quedar con 10.

Penalti decisivo e inexistente

La árbitra Raquel Suárez, del comité castellano-leonés, sumó 4 minutos a los 90 de tiempo reglamentario. En el primero de ellos, Franssi, delantera de la Real Sociedad, aprovechó un pase en profundidad para plantarse frente a Lola Gallardo, pero Van Dongen se encargó de frenarla en falta mediante un agarrón.

Dicho agarrón comenzó muy lejos del área atlética y cuando toda la grada y los banquillos creían que se había señalado falta, la colegiada indicó el punto de penalti, debido a la corrección de la linier, quien, según las declaraciones de Lola Gallardo en rueda de prensa, declaró que el agarrón había finalizado dentro del área y que por lo tanto había que señalar la pena máxima, contradiciendo así a lo que reza el reglamento. En todo caso, la decisión siguió adelante y Nerea Eizagirre fue la encargada de transformar el penalti para darle la victoria a las donostiarras.

Foto: Real Sociedad
Foto: Real Sociedad     

Las chicas de Óscar Fernández sin duda merecieron mucho más, pero les faltó aquello de lo que carecieron en el anterior duelo ante el Valencia, el gol. Con el resultado de hoy, la Real Sociedad se aleja de las rojiblancas, a la espera de la deducción de puntos por parte de LaLiga, y confirma la inestabilidad de las atléticas en las últimas fechas.

VAVEL Logo