Isco, en tierra de nadie
Isco, besando la dueodécima Champions del Real Madrid. Foto: @iscoalarcon

El futuro deportivo de Isco Alarcón parece cada vez más complicado. A sus 29 años, el mediocentro apenas tiene minutos en el Madrid, y tampoco logra encontrar ningún club que puje por él. Su escasa participación desde hace ya mucho tiempo ha hecho que el valor del malagueño en el fútbol cotice a la baja.

Isco llegó al Real Madrid procedente del Málaga con una mochila llena de sueños, y un talento antes visto en muy pocos jugadores. Se presentó ante 7.000 espectadores en el Santiago Bernabéu, como una de las mayores promesas del mundo del fútbol. Comenzó con la confianza de Ancelotti, pero 8 años más tarde, la situación es muy, muy distinta.

  • La confianza de Ancelotti, perdida

Durante la primera etapa de Carlo Ancelotti en el Real Madrid, Isco tuvo mucho protagonismo. Fue un jugador clave para el italiano, pero poco a poco su luz se ha ido apagando con el paso de los años. Ahora, en la segunda etapa de “Carletto” en el Real Madrid, la confianza del entrenador en el centrocampista parece ser prácticamente inexistente.

Los rumores de la mala relación personal entre Ancelotti e Isco están al orden del día. Ancelotti ha salido al paso en varias ocasiones ante los medios para aclarar que no ha tenido ninguna discusión con Isco, pero ha confirmado lo evidente. Isco no está contento en el Real Madrid.

  • Kroos-Modric-Casemiro, inamovibles

La suerte tampoco ha acompañado a Isco en el Real Madrid. Su bajón de estado de forma ha reducido considerablemente sus minutos, pero coincidir con uno de los tridentes en el centro del campo más dominantes de todos los tiempos tampoco ha ayudado. Actualmente y desde hace ya varias temporadas, Casemiro, Kroos y Modric conforman uno de los mejores centros del campo de la historia del fútbol. En sus vitrinas cuentan con una de las mayores hazañas de todos los tiempos: ganar tres Champions de manera consecutiva.

Obviando su puesto fijo como titulares, a Isco cada vez se le ha ido complicando más su entrada como suplente. Le ganó el pulso a James en su día, pero lo ha perdido con el polivalente Fede Valverde. En caso de baja de alguno de los tres titulares, sin duda sería el uruguayo el encargado de cubrir su puesto. El pajarito ha convencido a todos sus entrenadores y al público del Bernabéu en sus apariciones, y ya es un jugador consagrado dentro del club.

El cambio de esquema sería la última bala en la recámara para que el malagueño pudiese entrar en el 11 del Real Madrid, pero también se antoja cada vez más complicado. Da la sensación de que los blancos tienen 10 jugadores titulares, todas las posiciones menos el extremo derecho. Rodrygo, Hazard, Asensio… Son varios los futbolistas que opositan a esa posición. Se ha demostrado que, echado a la banda, Isco no es capaz de aportar todo su fútbol. Para dar entrada a Isco, el Madrid tendría que pasar a un 4-4-2 con Vinicius y Benzema en punta. Tampoco parece fácil esta opción, por tres motivos: porque Rodrygo, Asensio y Hazard están por delante en confianza que Isco; que Ancelotti no parece por la labor de cambiar de esquema; y que Vinicius es, actualmente, uno de los futbolistas más peligrosos del mundo, y para ello necesita jugar escorado en banda.

Lo que parece claro es que las opciones de Isco en el Real Madrid se han agotado. Es turno de sus representantes, que deben hacer todo lo posible para que el centrocampista pueda seguir deleitando con su fútbol en algún otro equipo importante de Europa. Aún le quedan años de carrera, y está a tiempo de remontar el vuelo.

VAVEL Logo