Golpe de autoridad rojiblanco
Foto: Alejandro Sancho

Después de dos semanas de parón de selecciones, el balón volvió a rodar en el Centro Deportivo Wanda con otro nuevo partidazo entre dos de los mejores conjuntos de la primera categoría del fútbol femenino español, como lo son el Atlético de Madrid y el Levante UD, inmersos en la pelea por la clasificación a la Champions League.

Leicy, un soplo de aire fresco

Óscar Fernández introdujo un par de cambios con respecto al último encuentro ante el Eibar, realizando un relevo en la portería con la entrada de Lindahl en vez de Lola Gallardo, y desplazando al lateral izquierdo a Frisbie para dar entrada a Tounkara en lugar de Carmen Menayo.

La primera mitad comenzó con las atléticas dominando la posesión del balón y con las granotas asfixiándoles con una alta presión, que surtió efecto y provocó varias pérdidas peligrosas del Atleti en campo propio. Sin embargo, la figura de Leicy Santos emergió en el centro del campo para solucionar los problemas en la salida de balón de las rojiblancas. La colombiana fue la figura clave ya que, gracias a ella, se sacudieron la presión de las granotas y comenzaron a triangular para generar ocasiones claras de gol aprovechando la velocidad de Bárbara y Ludmila al espacio.

Foto: Alejandro Sancho
Foto: Alejandro Sancho

Y a la salida de un córner botado por Deyna Castellanos llegó el primero de la mañana para las locales, donde la francesa Aissa Tounkara aprovechó el rebote que dejó la portera levantinista tras el inicial remate de Maitane y puso el 1-0 en el luminoso.

Relajación y pérdidas peligrosas

El Atleti se relajó con el balón tras conseguir ese buscado gol, y el Levante se dedicó a tirar contras tras las pérdidas de las jugadoras atléticas.

Las valencianas avisaron tras una pérdida de Leicy y una carrera de la delantera brasileña Gio, quien disparó desviado. Unos minutos después, aprovechando una nueva pérdida en la salida y la falta de concentración tras la salida del cuerpo médico para que atendiese a Laia Aleixandri, llegó el gol del empate, en un momento doloroso psicológicamente como lo es antes del descanso. Lo firmó la antes mencionada Gio, con un disparo dentro del área que Lindahl no acertó a detener, llegando a la media parte con un 1-1 amargo para las locales después de su esfuerzo.

Foto: Alejandro Sancho
Foto: Alejandro Sancho

Empujón inicial con premio

Tras el paso por vestuarios, las de Óscar Fernández salieron dispuestas a solucionar los errores cometidos en la primera parte y a dinamitar el partido lo antres posible, explotando la velocidad de Ludmila al espacio y a la espalda de la defensa levantinista. Esta fue la tónica de las jugadas construidas por las locales, generando varios saques de esquina, donde las granotas sufrían en las segundas jugadas.

Y en uno de ellos volvió a llegar un nuevo gol rojiblanco, pues en una nueva falta de contundencia en el despeje de las visitantes, Bárbara conectó un zurdazo cruzado que superó a Mar y puso al Atleti por delante con media hora por jugar. 

Foto: Alejandro Sancho
Foto: Alejandro Sancho

El Atleti intentó aprovechar esta dinámica positiva para finiquitar el partido con el tercer gol, pero las jugadoras, en especial Ludmila, no estuvieron acertadas en la finalización y dejaron el partido abierto de cara al tramo final.

Sufrimiento made in Atleti

Con vistas a ceder el control del balón al Levante y lanzar contras, el técnico atlético introdujo aire fresco con la entrada de Kgatlana sustituyendo a una cansada y errática Ludmila. La sudafricana era la gran amenaza local debido a su velocidad y frescura en la punta de lanza.

También, decidió refrescar el centro del campo, dando entrada a dos capitanas generales como son Silvia Meseguer y Amanda Sampedro, que reemplazarían a Leicy y Deyna respectivamente. A pesar de reforzar el medio, las granotas gozaban de la posesión del balón, pero no conseguían llegar con peligro ni crear ocasiones. Óscar dio por buena su ventaja con otro par de cambios, más que nada para restarle tiempo al crono y dar frescura a las suyas a 4 minutos del final.

Foto: Alejandro Sancho
Foto: Alejandro Sancho

Cuando el partido parecía terminar con menos sufrimiento de lo esperado, llegó el gran susto para las rojiblancas, pues una ex del conjunto local, Jucinara, estrelló un disparo lejano en el larguero y Gio remató el rebote al lateral de la red, dejando aún más helada a la grada del estadio alcalaíno. Según salió el balón por línea de fondo, Olatz Rivera, colegiada del encuentro, decretó el final del partido con el resultado de 2-1 para las chicas de Óscar Fernández.

Las rojiblancas sin duda merecieron el premio de la victoria en una fría mañana marcada por el viento en Alcalá de Henares, y aumentaron la distancia en la clasificación con uno de los rivales más fuertes de cara la lucha por la Champions, mostrando una gran versión en defensa y siendo amenazantes a balón parado.

VAVEL Logo