Partido de extremos
Patrick Soko fue el MVP del encuentro anotando un hat-trick en apenas 20 minutos. Imagen: RRC

La última jornada antes del parón navideño (J17) enfrentaba a un Extremadura UD ante el Racing de Santander con diferentes objetivos: El club extremeño, inmerso en la inestabilidad económica e institucional, afrontaba el que podría ser su último partido en la competición por falta de liquidez, pues sus jugadores quedarán totalmente libres a partir del próximo 1 de enero. Por otro lado, el conjunto de GFR buscaba una victoria que lo afianzase en la segunda posición siguiendo la estela del RC Deportivo.

Sin embargo, el encuentro apuntaba mucho más parejo de lo que marca la clasificación. Los locales (pos. 17ª) querían despedir este año convulso de la mejor manera posible ante un escaparate de gran fútbol que aclarase su futuro. El conjunto racinguista (2º) tenía demasiado recientes en la retina las derrotas por 3-0 en sus salidas a León y Valladolid.

Alineación de gala

Sin experimentos. Sin inventos. GFR alineó a los jugadores más en forma de la plantilla sin apenas cambios respecto a la jornada pasada: Mantilla ocupó la posición de central debido a la baja por gastroenteritis de Simón Luca que obligó a Satrústegui a volver al lateral. Camus ocupó el extremo de Bustos y Manu Justo la delantera en detrimento de Cedric, premiando así las buenas prestaciones de los atacantes en las últimas jornadas.

Sin embargo, el partido no pudo comenzar peor para los intereses racinguistas. Los locales salían con una marcha más y fruto de esta intensidad llegaba el primer gol de la contienda: Musa se plantaba ante Miquel Parera y su disparo -rebotado en Mantilla- se colaba por la cepa del palo derecho de la meta defendida por el meta balear. Ya había avisado previamente Kike Márquez con un disparo que lamió la escuadra. 1-0 y el Racing que de nuevo tenía que remar a contracorriente

Reacción inmediata

Si algo ha cambiado este año respecto a los dos anteriores, es que este equipo tiene las armas para reaccionar. En este caso no se hizo esperar. Una gran cabalgada de Camus dividió a la defensa y su apertura a Soko la aprovechó el extremo camerunés con un disparo ajustado. 1-1 en apenas 10 minutos de encuentro. Lejos de conformarse, los verdiblancos siguieron apretando y el propio Soko cabeceó a las mallas un buen centro de Unai Medina que -esta vez sí- realizó un encuentro muy completo. 

Aún marcarían el 1-3 los pupilos de GFR en un vendaval ofensivo que desarboló a los locales con una falta botada por Pablo Torre que no queda claro si toca Satrústegui en posición dudosa. El colegiado concedió el gol y, mientras los cántabros celebraban en la banda, decretó un fuera de juego cuanto menos polémico. Un saque precipitado del guardameta y otra posición dudosa de Kike Márquez acabaron en una contra rocambolesca donde Pastrana subió el empate al marcador. Despropósito absoluto y el Racing que veía cómo su reacción quedaba anulada por una acción de lo más surrealista. El partido era una montaña rusa y aún restaban más de 70 minutos.

Tercera taza de Soko

Cuando el desaliento se empezaba a apoderar de todos los aficionados racinguistas (que algo sabemos de historias con finales tristes), llegó la última sorpresa navideña antes del descanso. Lejos de venirse abajo, el Racing siguió luchando y gracias a un córner botado por Pablo Torre, Soko ponía el 2-3 en el marcador con un remate poco ortodoxo pero efectivo. El extremo camerunés demostró que no sólo tiene potencia y desborde sino que estuvo muy acertado de cara a puerta: 3 goles en 22 minutos que consolidan su gran estado de forma.

GFR logró la victoria en su último encuentro de 2021
GFR logró la victoria en su último encuentro de 2021. Imagen: RRC

Oficio tras el descanso

Tras la vertiginosa primera parte, tanto técnicos como jugadores buscaron contemporizar esfuerzos y el equipo de GFR consiguió hacerse con el dominio sin pasar demasiados apuros hasta el gol de la sentencia. Marco Camus -que también firmó un partidazo consolidando su clara trayectoria ascendente- aprovechó con potencia un balón a la espalda de Pablo Torre y, tras un buen recorte, batió al guardameta subiendo el definitivo 2-4 (min. 67). Primer gol en liga del extremo cántabro que, si sigue en esta línea, seguro será el primero de muchos. 

Los cambios dieron entrada a jugadores importantes como Cedric, Borja Domínguez o Álvaro Bustos, que aún gozaron de alguna ocasión antes del pitido final, aunque el marcador ya no se movió. 

En definitiva, victoria de mérito de los cántabros que se sobrepusieron con éxito a los mazazos (extra)deportivos que envolvieron la contienda. Queda mucha temporada pero las posiciones empiezan a perfilarse y es importante mantenerse arriba para el tramo decisivo de la competición. El nivel no es el mismo que el de la extinta 2ª B y cualquier equipo puede dar la sorpresa. Ahora, tiempo de recargar pilas y, por qué no, acelerar alguna renovación de aquellos jugadores que se lo han ganado en el prau'. Felices fiestas racinguistas.

 

VAVEL Logo