No hay manera de levantar cabeza
Foto: La Liga

Todos conocemos la famosa “ley de murphy”, y es que cuando algo va mal y piensas que no puede ir a peor, siempre puede empeorar la situación. Ese es el resumen del filial txuri urdin este año, todo les sale mal a los potrillos, ya sea por errores individuales o mala suerte. Se están mereciendo mucho más, pero cada partido que pasa es otro “casi, pero no”, y la situación ya roza la catástrofe. Son solo 20 puntos en 27 jornadas, una puntuación bajísima para poder luchar por la permanencia, un objetivo que ya parece algo casi imposible e improbable. 

Pero si algo han demostrado estos chavales durante esta difícil campaña es que nunca van a dejar de luchar y creer en la idea del entrenador, una idea que se ve reflejada en todas las categorías del club. Esto es fútbol, y todavía quedan 15 partidos por jugar y luchar, 15 finales a vida o muerte, empezando por este mismo sábado en Anoeta contra el Málaga.

  • Mala primera parte

El XI inicial de Xabi Alonso traía una gran novedad, el debut del jovencísimo lateral zurdo Jonathan Gómez. Un jugador que ha llegado este mismo invierno procedente del Louisville City americano. El lateral mexicano con pasaporte norteamericano, que ya ha debutado con la absoluta de su país, cuajó un gran partido, provocando el penalti del 1-0 y con gran confianza a pesar del difícil examen que tenía por delante. 

No fue el inicio de partido que quería el tolosarra, ya que el balón y las ocasiones caían siempre del mismo lado, el de los locales. La dupla de delanteros de la Ponfe transmitía miedo en la zaga realista, con dos grandes conocidos como Sergi Enrich y Yuri de Souza. El primero de ellos ayudó en el primer gol de los locales, ganando un duelo al central Clemente y asistiendo a Espiau Morán para que con un disparo centrado hiciese el primero con la colaboración de Andoni Zubiaurre en el minuto 30.  Pocos minutos después, una genialidad de Yuri acababa con el balón dentro de la portería, pero para bien de los visitantes, el gol fue anulado por previo fuera de juego. No pasó nada más en esta primera mitad, y nos íbamos al descanso con 1-0 en el marcador.

Foto: Real Sociedad
Foto: Real Sociedad
  • Intercambio de golpes

La segunda parte fue un toma y daca constante, un intercambio de golpes que desgraciadamente acabó a favor de los locales. El Sanse salió con las ideas claras, y gracias a la pelea y las ganas del debutante Jonathan Gómez, el americano provocó un penalti. Lo transformó el goleador de este equipo, Jon Karrikaburu, que ya lleva 6 goles en su primera temporada en la categoría de plata del fútbol español. El Sanse mejoró con balón, pero una desafortunada jugada con Clemente de por medio supuso el penalti que transformó el veterano delantero Yuri para el 2-1

Pintaba negro el partido, pero una gran jugada de Urko en el 80’, asistiendo al delantero de Lezo Julen Lobete, trajo el empate a 2 en el marcador. Una gran definición del canterano de la Real, cruzando el balón para que el guardameta Abedzadeh no pudiese hacer nada. En ese momento todos pensaron que el filial txuri urdin iba a sacar al menos un punto del Toralín, pero desafortunadamente para ellos, en el minuto 93 una buena jugada de los locales acabó con el remate a bocajarro de Edu Espiau, quien finiquitó la esperanza donostiarra

Un palo muy duro para los chavales que no consiguen materializar en puntos el gran juego que demuestran en ocasiones. A pesar de todo, tienen que estar orgullosos de lo que están haciendo, competir todos los partido en Segunda División es muy complicado, y aunque las cosas no estén saliendo como a todos les gustaría, los aficionados realzales tienen motivos más que suficientes para estar orgullosos e ilusionados con este equipo. 

VAVEL Logo