Análisis post Villarreal vs Juventus: Vlahović contrarresta a un gran Villarreal
Parejo y Capoue en la celebración del tanto del Villarreal | Imagen: @VillarrealCF

Villarreal y Juventus empataron a un tanto en un encuentro en el que tanto las sensaciones como los datos reflejan que los locales fueron, como mínimo, ligeramente superiores al conjunto bianconero.

El ambiente en el Estadio de La Cerámica fue absolutamente espectacular. Pocas veces se ha visto a la afición grogueta tan entregada y apoyando a sus futbolistas con tanto entusiasmo. 

El gol de Vlahović, clave en el guion del encuentro

Dušan Vlahović, delantero sueco de 22 años recién fichado por la Juventus previo pago de 80 millones de euros a la Fiorentina, tardó 31 segundos en anotar gol en el que era su primer partido en la Champions League.

Este precoz tanto provocó que la Juve no tuviera problema en ceder el protagonismo al Villarreal y defender con prácticamente todos sus futbolistas muy atrás. Es probable que de no haberse colocado tan rápido por delante en el marcador hubiéramos visto un planteamiento algo menos conservador por parte de los italianos.

En este contexto, los de Emery aprovecharon la situación instalándose en campo rival y ejerciendo una buena presión tras pérdida que les permitió recuperar bastantes balones en campo contrario.

Tanto los centrales como Parejo buscaron continuamente conectar con Giovani Lo Celso, que fue el encargado de girarse una y otra vez para llegar bien a Danjuma o bien a los extremos. Como muestra el siguiente gráfico ofrecido por Sofascore, el juego del Villarreal se volcó principalmente sobre la banda izquierda, donde, sin embargo, Pedraza y Alberto Moreno no tuvieron su día más acertado.  

Fuente: Sofascore
Fuente: Sofascore

La defensa de cinco planteada por Massimiliano Allegri se mantuvo impasible con Matthijs de Ligt como eje. A pesar del dominio y la gran ocasión que Lo Celso envió al poste en el minuto trece, el partido se fue con 0-1 al descanso en parte por la poca contundencia del submarino en los duelos individuales. Ganó únicamente 14 por los 22 de la Juve y 3 aéreos por los 6 italianos.

El Villarreal no bajó los brazos

Allegri no las tenías todas con él y decidió hacer una sustitución más bien defensiva al descanso. Es cierto que el cambio de Alex Sandro por Bonucci no cambió el esquema, pero a nadie se le escapa que el italiano tiene unas características de corte mucho más conservador que el brasileño.

Aunque la Juve realizó un buen primer cuarto de hora del segundo tiempo, no fue capaz de generar peligro real sobre la portería de Rulli. Tras este tramo, fue de nuevo el Villarreal el que aceptó con gusto ser dominador de los tiempos mediante la posesión del esférico.

El gol de Parejo, en el que los tres centrales bianconeros dejan un espacio enorme entre ellos y De Siglio, no hizo sino reafirmar a los groguets en su propuesta. Tras el empate continuó jugando de la misma forma, viviendo en campo contrario con el balón en los pies.

La Juve buscó ganar metros a través de Morata y Vlahovic con balones largos, pero Pau Torres y especialmente Albiol estuvieron realmente bien anticipándose a los delanteros rivales. 

En esta gráfica, también ofrecida por Sofascore, se puede observar como el Villarreal no solo tuvo más posesión que el rival, sino que además la tuvo principalmente en el campo contrario.

Fuente: Sofascore
Fuente: Sofascore

Concretamente, el cuero pasó un 41% del tiempo en el tercio de campo que defendía Szczęsny, un 40% en el central y solo un 19% en el defendido por Rulli.

Mejoría en los duelos y protagonismo de Chukwueze

Así como en la primera parte el Villarreal ganó pocos duelos individuales, en la segunda logró igualar más las cosas. Capoue y Lo Celso se pusieron el mono de trabajo y fueron los principales responsables de que el equipo ganara 22 duelos, 8 más que en el primer tiempo.

Además, Samu Chukwueze brilló mucho más en los segundos cuarenta y cinco minutos, en los que dio ciertos dolores de cabeza al lateral izquierdo De Siglio con varios regates de bella factura.

Quien pasó más desapercibido en el encuentro fue Arnaut Danjuma. Tras lograr un hat-trick en Granada el pasado sábado, únicamente disparó una vez en los noventa minutos que disputó.

Se le vio entrar bastante poco en contacto con el balón, en muchas ocasiones demasiado rodeado por los tres centrales contrarios. Como delantero centro pierde ese uno contra uno que sí explota cuando juega como extremo. 

Buenas sensaciones de cara a la vuelta

En conclusión, fue un encuentro en el que el conjunto presidido por Fernando Roig jugó de tú a tú contra uno de los grandes de Europa y fue superior en líneas generales

La vuelta se presenta como una final que significa otra oportunidad de hacer historia. El Villarreal jugará con la tranquilidad de quien no tiene nada que perder y sí mucho que ganar

VAVEL Logo