Nunca es solo un derbi
El equipo celebrando la victoria | Foto: Atlético de Madrid

Un derbi nunca es solo un partido, sea masculino o femenino, sea benjamín o sea el primer equipo, sea un amistoso o sea oficial, un derbi siempre es algo más que un partido. 

Hace algunas semanas la diosa fortuna decidió que el Real Madrid y el Atlético de Madrid se enfrentarían en el Alfredo Di Stefano por buscar el pase a cuartos de final de la UEFA Youth League. La eliminatoria se jugaría a partido único y teniendo en cuenta que se disputaría en campo hostil, el Real Madrid partía como favorito.

Porque luchan como hermanos...

Cuando llevas la rojiblanca puesta se te adhiere lo que significa ser del Atlético de Madrid: el coraje y corazón, el no temerle a los retos y el nunca dejar de creer. Así lo demostraron los chicos del juvenil, que llegaron con sed de sangre blanca a la ciudad deportiva del Real Madrid.

Los de Torres lograron un auténtico partidazo y consiguieron su merecida victoria. El resultado final fue dos a tres con dos golazos de Pablo Barrios y un último de Sergio Diez Roldán, por parte del Real Madrid anotaron David González y Marvel

Tras el pitido final se desató la locura en el césped: la cantera rojiblanca había vencido y continuaba su camino en la máxima competición europea. 

Hay que destacar también el desplazamiento de la afición rojiblanca, que a pesar de ser un partido de la academia, no abandonó a su equipo y estuvo apoyando en el territorio rival. 

Durante el partido del día miércoles quedó demostrado que hay mucho futuro en el Atlético de Madrid, pero sobre todo, las miradas se fijaron en Pablo Barrios. El jovencísimo jugador de 18 años dio un festival de fútbol anotando dos goles y dando una asistencia en el otro, además de convertirse en el centro del juego del equipo rojiblanco. El Cholo deberá empezar a seguir muy de cerca a este chico, si es que no lo ha hecho ya. 

Un derbi nunca es solo un partido, y si no que le pregunten a Carlos Martín colocando su bandera en el centro del campo como ya hizo Koke en su día, o a todos los colchoneros que se desplazaron para dejar claro que Madrid es rojiblanca, o a la sonrisa de Torres sabiendo que ha ganado al máximo rival en su casa. Nunca es solo un partido y quedó demostrado. 

Carlos Martin colocando su bandera en el césped | Foto: Twitter Carlos Martín
Carlos Martin colocando su bandera en el césped | Foto: Twitter Carlos Martín
VAVEL Logo