Un punto con sabor agridulce
Rakitic luchando un balón // Sevilla FC

Para comenzar esta semana liguera, en el Estadio de Mendizorroza se ha inaugurado con un gran partido la jornada 27º del calendario. El Sevilla FC buscaba acortar puntos con el líder en un encuentro en el que el rival, el Alavés, necesitaba sumar para escalar puestos en la tabla y escapar de esa zona de descenso en la que se encuentran también Cádiz CF y Levante. Sendos equipos lo dieron todo sobre el verde, ambos luchaban por hacerse con el balón y montar una situación buena de ataque. Pero, finalmente, ninguno de los dos consiguió su objetivo. El cuadro andaluz no logra cortar muchos puntos, y el Alavés aguanta en la misma posición que antes.

  • Un Alavés atrevido, pero desacertado

La primera parte comenzó después de que el colegiado pusiera a sonar su pitido. El equipo de Calleja no perdió ni un minuto desde que el encuentro empezó. En el minuto 2 llegó una gran ocasión de gol por parte de Joselu, aunque finalmente, un imperioso Koundé, salvó bajo palos. A pesar de este gran inicio, el cuadro rojiblanco se "puso las pilas" y tres minutos después, con un centro a medida de Acuña, cabecea Delaney y abre el marcador. No obstante, tras la revisión eficaz del VAR, se invalidó la anotación por fuera de juego de En-Nesyri, que se puso en contacto con el esférico. La segunda ocasión del Alavés vendría tras un robo de Edgar a Acuña, rompe Rioja dentro del área y acaba salvando Bono. El conjunto de Lopetegui se veía incómodo sobre el terreno de juego. En el minuto 23, Toni Moya sacaba un disparo con su diestra que se acaba yendo por centímetros de la portería. Pasados los 30 minutos, el once andaluz empezaría a hilar jugadas de ataque. Gudelj, tras un latigazo de arte, termina rozando el palo derecho del guardameta. Las últimas ocasiones de estos primeros 45 minutos serían protagonizadas por Ocampos y Escalante. Los jugadores se fueron a vestuarios después de vivir un encuentro de altibajos en cuanto al juego de balón.

  • Escasa imaginación en el verde

La segunda parte iniciaría similar a la anterior. El cuadro vasco situado bien en el verde e intentando sumarse al ataque lo más rápido posible para abrir el resultado. Salieron con muchísima intensidad y un ritmo alto difícil de superar. En el minuto 50 Edgar tuvo la posibilidad de marcar el 1-0 en un mano a mano frente a Bono, pero una vez más, sale victorioso el guardameta rojiblanco. Solo un minuto después de esta clara ocasión de gol, tendríamos el lado opuesto. Ocampos recibe en el área por parte de Tecatito, aunque por suerte o por desgracia, acaba cruzándola demasiado. En el 62, el Alavés vuelve a desperdiciar la oportunidad de ponerse por delante en el marcador. Pere Pons recibe solo en el área y falla. Mendizorroza se quedaba inaudito. En los últimos quince minutos, el Sevilla FC decidió dar un paso adelante, pero aún así, no era suficiente para llegar a portería. Sendos equipos parecían inseguros a la hora de pasar el balón o arriesgar un control, por lo que resultaba difícil poder generar nada. Para poner punto y final a este partido, los sevillistas tendrían la ocasión más clara de todo el partido. A través de la potencia de Koundé, llega el balón a Munir, y tras dos intentos desperdiciados, acaba atajando Pacheco. 

Tanto el Sevilla FC como el Alavés tuvieron en sus manos la posibilidad de ganar los tres puntos, pero ninguno supo culminar la jugada que le diese la victoria en Vitoria. Lo mejor del equipo que dirige Julen Lopetegui ha sido sacar un punto, mientras que el conjunto vitoriano se llena de esperanzas de cara a la salvación. Ese es el camino.

VAVEL Logo