El fútbol a veces es caprichoso...
Las jugadoras rojiblancas reclamando a la colegiada | Foto: Alejandro Sancho

Parecía que el Atlético de Madrid había vuelto, parecía que después de la victoria contra el Granadilla por fin alzaba el vuelo, parecía que las rojiblancas habían encontrado su sitio en la liga, pero después del derbi se quedó en eso, un parecer. 

El partido tenía todos los ingredientes para ser uno de los encuentros de la temporada: dos equipos muy ajustados en la tabla, una rivalidad casi tan larga como el fútbol y una afición colchonera volcada en demostrar quién manda en la capital. El partido no decepcionó, lo que decepcionó fue el resultado final. 

Las de Óscar salieron con ganas y energía, mantuvieron una presión muy alta, un juego rápido y muy poco tiempo de reacción para las blancas. El planteamiento del partido fue muy correcto, el Atleti dominaba en el juego, pero tampoco llegaban las ocasiones. 

Qué caros están los goles

"Ya llegarán los goles", debió pensar el equipo colchonero al ver su posición en el campo, pero, por desgracia para ellas, el tiempo pasaba y el resultado no se movía.

Parece un chiste malo que después de dominar durante toda la primera parte, el gol llegase de las rivales en su primer acercamiento a la portería de Lola. Un balón centrado desde la banda, el cual Møller remataría de forma poco ortodoxa, sería la jugada que abriría el marcador en Alcalá. Duro golpe para las del Atlético de Madrid, pero que no provocaría que bajasen los brazos. 

Los primeros cuarenta y cinco minutos finalizarían así, un Atlético de Madrid dominador pero sin gol y un Real Madrid dominado pero por delante en el marcador.

Se suele decir que si algo funciona, no lo cambies, pues así hizo Óscar para la segunda parte. El planteamiento era el mismo, juego rápido y presión intensa, los goles ya llegarían, pero al igual que la primera parte, nunca llegó el gol de las rojiblancas.

Cuando no se puede, no se puede

El Atleti lo intentó de todas las maneras posibles: por alto, por bajo, a balón parado... Fueron tantas las jugadas con las que las colchoneras pudieron meter gol que es sorprendente que el Real Madrid acabase con la portería a cero. 

Y como si el guion de la primera parte se repitiese, una sola jugada necesitó el equipo blanco para meter gol y ponerse dos goles por delante. Esta vez fue Esther que recogió un balón en la profundidad del área y lo reventó dejando a Lola totalmente inmóvil.

Lo tuvo todo para ganar el Atlético de Madrid, incluso Amanda falló un penalti para volver a meterse en el partido, pero cuando ni la suerte está de tu lado, poco más puedes hacer que disfrutar de las vistas. 

La afición rojiblanca en Alcalá | Foto: Alejandro Sancho
La afición rojiblanca en Alcalá | Foto: Alejandro Sancho

Aunque no todo fue suerte para las del Real Madrid, la colegiada tuvo una actuación discutible en Alcalá. Ya en los primeros minutos no pitó un penalti a Ajibade que pareció claro, pero sumando a la posible pena máxima, la de jueza en el campo no fue precisamente imparcial. Prácticamente todas las jugadas dudosas fueron a favor del Real Madrid, lo que desquició a las colchoneras. También anuló un gol al Atlético de Madrid en la segunda parte por fuera de juego, cuando en el campo no lo pareció. Pero lo que ya terminó por acabar con la paciencia de la afición local fue que incluso antes de haber cumplido los cuarenta y cinco minutos reglamentarios mandó a las jugadoras al vestuario, cuando el Atleti se disponía a sacar un córner a favor. 

No todo fue malo en el derbi para el Atlético de Madrid, es importante rescatar la increíble actuación de Shei y Estefanía. La 21 y la 22 del equipo rojiblanco lograron un partido de ensueño, en el que repartieron fútbol como si de otro planeta se tratasen. A pesar de la derrota, ambas jugadoras deberían irse contentas a casa por su partido. 

A veces merecer más no es suficiente y hoy lo vivió en su piel el Atlético de Madrid Femenino. Perdió el derbi, pero demostró que aún tiene mucho que contar. La mejor noticia para las rojiblancas, es que al ser un partido aplazado, no influye demasiado en la clasificación de la liga, pero nada más lejos de la realidad, los tres puntos les habrían servido para conseguir la segunda plaza y asegurar puestos de Champions. Queda mucha liga y el Atlético de Madrid quiere pelear hasta el final. 

VAVEL Logo