La historia entre Champions League y Real Madrid
Vitrina Champions Real Madrid I Imagen: Flickr

La historia del Real Madrid con la Champions League es algo especial, sin igual y, sobre todo inexplicable. El club madridista estrechó relaciones con la mejor competición a nivel continental desde los inicios de este torneo.

Así comenzó la relación entre Real Madrid y Champions League

Esta competición, que actualmente llamamos Champions League, comenzó en el año 1955 denominándose Copa de Europa. El Real Madrid se hizo con la primera edición de este torneo tras derrotar en la final al Stade de Reims por 4-3 en el Parque de los Príncipes. Pero la hazaña del conjunto blanco no se quedó ahí, sino que durante los cuatro años posteriores continuó levantando el máximo título a nivel de clubes. Es decir, los merengues fueron capaces de reinar en Europa durante 5 años sin que ningún rival pudiera hacerles frente. La grandeza de esta superioridad en Europa no solo reside en el éxito cosechado, sino en el hecho de que ningún otro club haya sido capaz de lograr levantar este título cinco veces consecutivas.

Posteriormente, la relación se irregularizó

Seis años más tarde, el conjunto merengue volvió a alzar al cielo de Bruselas su sexta orejona. En este caso, el Real Madrid se enfrentaba al Partizán de Belgrado y consiguió derrotar a los serbios con un marcador de 2-1. Esta vez, los blancos no pudieron repetir el logro de ser campeones 5 veces seguidas, de hecho, tuvieron que pasar la escalofriante cifra de 32 años para que el Real Madrid volviera a la gloria europea. La competición incluso había cambiado de nombre, había pasado de ser la Copa de Europa a denominarse, tal y como la conocemos en nuestros días, Champions League. Tras el cambio de denominación de esta competición, el Real Madrid venció a la Juventus de Turín por un gol a cero en 1998.

París y Glasgow, testigos de la historia blanca

Desde esa Champions blanca en Ámsterdam, el Real Madrid logró dos títulos más en los cuatro siguientes años. En primer lugar, en el año 200, en París frente al Valencia. En este encuentro el Real Madrid fue infinitamente superior y le endosó un contundente 3-0 al conjunto ché. Y, en segunda instancia, en Glasgow frente al Bayer Leverkusen. Cómo olvidar aquel día; cómo olvidar la obra de arte del genio francés…, en definitiva, cómo olvidar que Zinedine Zidane se inventó una volea de ensueño para conceder la novena Champions al club madridista.

La décima

La historia de la décima explica a la perfección cómo es la relación entre la Champions League y el Real Madrid. Se enfrentaban en Lisboa Real Madrid y Atlético de Madrid. Ambos conjuntos querían cosechar un doblete haciéndose con esta competición europea, ya que el Atlético de Madrid había ganado la liga; y los merengues se habían hecho con la Copa del Rey. El panorama futbolístico casi por completo se decantaba por el Atlético de Madrid. Los colchoneros estaban llevando a cabo su mejor temporada de la historia y todo el mundo del fútbol quería premiar a los colchoneros con la competición que nunca han logrado ganar. Por su parte, el Real Madrid que era el olvidado por completo quería agrandar su grandeza, su historia y su palmarés europeo cosechando la que sería su décima copa de Europa.

El partido comenzó con un error tempranero de los blancos que supuso el gol de Godín en los primeros minutos de encuentro. A partir de ahí, el Real Madrid dominó, pero no logró transformar las ocasiones de las que dispuso. El encuentro ya agonizaba, corría el 92 y ya todo el panorama futbolístico daba por ganadores a los rojiblancos. Quizás olvidaron principal lema madridista: “Hasta el final, vamos Real”; o quizás olvidaron que ese equipo que viste la elástica blanca estaba jugando su competición fetiche. El caso es que exactamente en el minuto 92:48 Sergio Ramos se alzó al cielo de Lisboa y remató un centro medido de Don Luka Modric. Courtois, que en aquel momento defendía la elástica colchonera, nada pudo hacer ante el inapelable remate del camero. En ese momento, en el momento en que el balón toco la red de la meta rojiblanca, todos y cada uno de los madridistas supieron que la décima venía camino de Cibeles y, así fue. Tras el gol de Ramos; Bale, Marcelo y Cristiano hicieron lo propio para golear y dejar en evidencia al equipo dirigido por Diego Pablo Simeone.

<strong><a  data-cke-saved-href='https://vavel.com/es/futbol/2022/03/07/real-madrid/1104303-viejos-amigos-que-vuelven-al-bernabeu.html' href='https://vavel.com/es/futbol/2022/03/07/real-madrid/1104303-viejos-amigos-que-vuelven-al-bernabeu.html'>Sergio Ramos,</a></strong> minuto 93 I Foto: Flickr
Sergio Ramos, minuto 93 I Foto: Flickr

Tres Champions más para certificar su reinado europeo

Una vez lograda la décima, el Real Madrid volvió a coronarse en Europa dos años después. Ante el mismo rival, pero esta vez en Milán. El partido, en esta ocasión, comenzó poniéndose de cara con un gol de Sergio Ramos, pero Carrasco logró igualar en la recta final del choque. En este caso, los futbolistas dirigidos por Zinedine Zidane no pudieron resolver el choque en la prórroga y se encomendaron a los penaltis. Keylor Navas no pudo detener ninguno, pero Juanfran erró su lanzamiento estrellando el esférico contra el palo y esto le dio la oportunidad al Real Madrid de levantar la onceava si marcaba su quinto penalti. Era él, quién si sino, el encargado de ejecutarlo, Cristiano Ronaldo. El comandante, el mejor jugador de todos los tiempos asumió la responsabilidad de lanzar el quinto y decisivo penalti. El portugués no titubeó ante Jan Oblak y envió el balón al fondo de las mallas para, posteriormente, levantar la Champions al cielo de Milán.

A partir de la Champions de Milán, vinieron dos más consecutivas. En Cardiff, primero, y en Kiev, al año siguiente. La primera de ellas frente a una Juve que se vio arrasada desde el primer momento por un Real Madrid intratable. Y, la última del conjunto blanco frente al Liverpool, que a priori, era el favorito para hacerse con el título. En este caso, la aparición estelar de Gareth Bale y la inestimable ayuda del guardameta Loris Karius fueron los protagonistas de la consecución de este título.

Por todo lo anterior, puede afirmarse que la historia entre el Real Madrid y la Champions es algo inexplicable. Es un sentimiento, un gen ganador, una relación que va aumentando conforme pasa el tiempo. La relación entre Champions y el Real Madrid puede definirse en remontadas, noches históricas, futbolistas irrepetibles y, sobre todo, victorias inolvidables.

VAVEL Logo