Análisis post Atlético de Madrid vs RCD Espanyol: tres puntos de oro

El Atlético de Madrid recibía en casa a un RCD Espanyol que pretendía sumar puntos en el Metropolitano y que estuvo muy cerca de conseguirlo. Los pericos plantearon un partido serio, defensivamente hablando y construían rápidamente para llegar al área.

Con la expulsión de Kondogbia y el 1-1 en el marcador, todo parecía indicar que el RCD Espanyol podría conseguir los tres puntos, sin embargo, la buena actuación de Oblak y el talento de Carrasco dieron un triunfo al Atlético de Madrid digno de analizar.

Oblak: imperial bajo los tres palos

La actuación del esloveno fue fundamental para lograr la victoria. Dadas las necesidades del equipo rojiblanco de conseguir los tres puntos para mantenerse en puestos de Champions League, era necesario arriesgar. Oblak fue fundamental en ese juego de idas y venidas con el partido abierto, salvando en más de una ocasión los remates a puerta de Raúl de Tomás.

Una parada clave con el 1-1 en el marcador mantuvo a los de Simeone en el partido, puesto que minutos después, Kondogbia iba a ser expulsado y eso hubiese sido fatal para los colchoneros. El Atlético de Madrid necesita la mejor versión de su portero para este tramo final de temporada, y ayer así fue.

Fotogalería Atlético de Madrid
Fotogalería Atlético de Madrid        

Un cambio de esquema y una defensa consistente

Podía parecer en los primeros instantes del partido que Simeone había decidido apostar por un 4-4-2 para intentar ser más ofensivo y tener el balón en el primer tramo del encuentro. Sin embargo, los tres centrales tardaron más bien poco en llegar cuando la salida del balón era tan poco efectiva.

Sávic, Felipe y Vrsaljko conformaban una línea de 3 centrales que completaban Llorente y Renan Lodi en ambos carriles. 

La defensa estuvo muy pendiente en el segundo tramo del partido cuando había que frenar los contrataques del conjunto perico. Reinildo (tras salir del banquillo) y Felipe fueron los más expeditivos en velocidad, mientras que Sávic tuvo un papel más posicional para despejar balones aéreos.

Fotogalería Atlético de Madrid
Fotogalería Atlético de Madrid        

Kondogbia volvió a brillar

El centro del campo del Atlético de Madrid tuvo dificultades para construir desde atrás. Hubo mucha imprecisión en los pases fruto de la impotencia por no poder llegar rápidamente al área rival. En ese sentido, el RCD Espanyol mantuvo la calma y se posicionaba bien en su campo sin dejar muchos espacios a los Koke, Kondogbia y Lemar.

Sin embargo, en la faceta defensiva, Geoffrey Kondogbia volvió a destacar. Las recuperaciones y la distribución de balón para descongestionar el centro del campo en la segunda mitad fueron claves hasta el momento de su expulsión, decisión bastante protestada, puesto que la mano que provoca la segunda amarilla fue de rebote e inintencionada. 

Lemar no tuvo la suerte de su lado y acabó lesionado la primera mitad. Koke, por el contrario, sí que completó los 95 minutos de partido y ayudó a que la ausencia de Kondogbia pasase desapercibida en el último tramo del partido. La entrada de Rodrigo De Paul ayudó al capitán a mantener el orden.

Fotogalería Atlético de Madrid
Fotogalería Atlético de Madrid      

Marcos Llorente y Renan Lodi, intensos, pero no efectivos. Carrasco, hombre del partido

Seguramente Simeone pensó que Renan Lodi y Marcos Llorente podrían haber aportado más al partido de lo que lo hicieron. El brasileño y el internacional español fueron muy intensos en sus disputas, pero ofensivamente hablando no lograron percutir en área rival.

Carrasco reflejó su evolución y madurez como jugador para darle los tres puntos a su equipo. Tras salir del banquillo, aportó ofensivamente mucha verticalidad y desborde. Provocó el córner que precede al penalti y él mismo lo transformó.

Fotogalería Atlético de Madrid
Fotogalería Atlético de Madrid       

Joao Félix a la enfermería y Correa intrascendente

La delantera titular del Atlético de Madrid no encontró, por desgracia, las buenas sensaciones ni las oportunidades necesarias para participar en el juego ofensivo. 

En la primera parte, Joao Félix procuró generar superioridad con algunos regates en espacios reducidos, pero un RCD Espanyol bien posicionado lo impidió. Ángel Correa no participó en el juego de manera efectiva y fue intrascendente, aunque las ayudas defensivas para recuperar el balón en campo contrario sí que surtieron efecto.

Griezmann y Cunha fueron importantes para la consecución de los tres puntos. Matheus dio la asistencia del primer gol de Carrasco y Griezmann contemporizó el juego jugando de media punta. 

Fotogalería Atlético de Madrid
Fotogalería Atlético de Madrid       

 

VAVEL Logo