La resaca copera sigue pesando
Foto: LaLiga oficial

El Coliseum Alfonso Pérez era escenario de lujo para uno de los encuentros más vibrantes de la jornada. El Getafe tenía la necesidad de ganar para abrir una brecha respecto a los puestos de descenso mientras que los verdiblancos necesitaban reafirmar su buena temporada apretando la clasificación y metiendo presión a los equipos en puestos de Champions.

Ambiente de lujo el que acogía el feudo azulón con más de 1.000 béticos que viajaron a Madrid para arropar a su equipo. Un equipo que recibía el pasillo del conjunto de Quique Sánchez Flores por el título copero conseguido la pasada semana. 

Desde muy pronto volcó el Real Betis su juego sobre la mitad de campo defendida por el Getafe y apenas se habían cumplido dos minutos de encuentro cuando llegó la primera ocasión para los verdiblancos. Una jugada ensayada tras una ocasión a balón parado llegó a la cabeza de Pezzella que obligó a David Soria a meter la mano y enviar el esférico a córner. 

Escribía el Real Betis el guión del encuentro siendo el claro dominador del partido, pero no contaba con ocasiones claras para perforar la portería rival. Como venía ocurriendo en los últimos encuentros, Sergio Canales intentó el golpeo desde fuera del área, pero su disparo rebotó en un defensor y acabó marchándose a córner. También quiso probar Sabaly, sin embargo, fue Soria quien se hizo con el esférico.

El paso de los minutos hizo que el Betis empezase a perder su superioridad y el conjunto azulón tuvo mejor ocasión de los primeros veinte minutos de encuentro. El error en el despeje de Pezzella dejó una gran oportunidad al Getafe, pero llegó providencial Víctor Ruiz para cortar el esférico. 

El partido se convirtió en un auténtico carrusel aunque no llegaban ocasiones que permitieran abrir el marcador. Fekir, con un latigazo impresionante, estuvo muy cerca de complicar las cosas a David Soria, pero muy atento estuvo el guardameta azulón de complicar las cosas al borde del descanso. 

Con igualdad en el electrónico llegó el tiempo de descanso. El Betis empezó siendo el claro dominador, pero el Getafe despertó con el paso de los minutos teniendo oportunidad incluso de complicar las cosas al conjunto de Manuel Pellegrini. 

La vuelta de vestuarios dejó una gran ocasión para Arambarri que acabó atajando Claudio Bravo con suma tranquilidad. No estaba cómodo ninguno de los dos conjuntos en el verde y eso obligó a ambos  equipos a buscar los goles desde situaciones más alejadas a la meta rival. 

El cansancio pesaba y el partido se hacía cuesta arriba para ambos conjuntos. El Betis volvía a hacerse con el dominio del esférico, pero no lograba conectar con claridad con la línea de ataque. Tampoco el Getafe encontraba la forma de perforar la meta rival aunque empezó a encerrar a un Betis impreciso en el último pase en su campo aunque no creó ocasiones de excesivo peligro para su equipo. 

Tres puntos más que importantes para ambos conjuntos eran los que estaban en juego en este encuentro y parecía que ninguno de los dos daba por malo el empate. Quique Sánchez Flores pedía a su equipo cabeza para no arriesgar el punto que tenía conseguido con el empate en el electrónico. El Betis perdía la oportunidad de ajustar la tabla en cuanto a puestos Champions se refería. 

Poco fútbol es lo que dejó por ver una segunda mitad insulsa y sin nada que resaltar. El peso de los partidos empezó a hacer mella en ambos equipos y la temporada parece hacerse larga para los dos. Sobre la bocina, la tuvo Enes Unal para poner el 1-0 a favor de su equipo, pero el disparo se marchó rozando el palo.

Moría el encuentro en un empate a nada que dejó fríos a todos los espectadores que se acercaron al Coliseum y las aspiraciones de cada equipo volvió a quedar en lo que eran al principio del encuentro. 

VAVEL Logo