Honor, entrega y orgullo
Agradecimiento a la afición / Foto: @VillarrealCF

Como si de un sueño se tratase, el Villarreal CF buscaba algún año dejar atrás la maldición de aquella semifinal europea en 2005 y colarse alguna vez en la final de la máxima competición europea, la Champions League. La conquista de la Europa League la pasada temporada tras una agónica tanda de penaltis frente al Manchester United, dejando atrás a rivales como Dinamo Kiev, Dinamo Zagreb y Arsenal, les permitió la clasificación directa a la Champions League, por tanto  les permitió volver a soñar. Todo gracias al gran trabajo de la plantilla y del genio de Unai Emery.

Las primeras andaduras del Submarino Amarillo en esta edición de la Champions League, les llevó a estar en un grupo muy complicado formado por el Manchester United, con el retorno de Cristiano Ronaldo, la Atalanta, un equipo ya consolidado en Europa desde hace varias temporadas y el Young Boys suizo. Y así de complicado parecía, que se jugó el pase a octavos de final en la última jornada de fases de grupos. Solo le valía la victoria en Bérgamo frente a la Atalanta. El partido, que acabó con victoria groguet por 2-3, sería el comienzo del sueño europeo. Un sueño que con el paso de las eliminatorias, se iría convirtiendo cada vez en una realidad más plausible. 

El miedo comenzaría a apoderarse del equipo del pueblo cuando en una primera estancia tocó en el sorteo el Manchester City. El conjunto inglés, vigente finalista de la edición anterior y tras estar firmando grandes actuaciones en la Premier League, era de los más temidos en el bombo. Tras varias confusiones por parte de la UEFA y varios emparejamientos que no podían ser posibles, tocó repetir el sorteo que llevó al Villarreal a medirse frente a la Juventus

La eliminatoria frente al conjunto italiano no empezaría de la mejor manera cuando en apenas un minuto, el reciente fichaje Vlahovic, adelantaba a la Vecchia Signora. Pero eso no iba a contrarrestar al Submarino Amarillo, que no solo empataría el partido, sino que firmó una espectacular segunda parte en Italia ganando 0-3 en el Juventus Stadium y llevándose el resultado global por 1-4. El sueño seguía hacia adelante y el Villarreal comenzaba a enamorar al mundo.

Conquista de Turín / Foto: @VillarrealCF
Conquista de Turín / Foto: @VillarrealCF

A partir de esto, se hizo evidente la grandeza del equipo del pueblo. Y es que se cruzaría por su camino el todopoderoso Bayern Múnich. Tras un partido de ida en La Cerámica que tuvo de todo, el Villarreal fue superior y para suerte alemana, el resultado fue de 1-0 para el conjunto amarillo. Y se dice suerte alemana porque el conjunto bávaro podría haber vuelto a Alemania con al menos dos goles más en contra en el resultado. La mala fortuna y los fallos en el último pase pasaron factura.

El viaje al país bávaro era hasta ese momento la salida más complicada del Villarreal en Europa. La apisonadora del Bayern Múnich comenzaba a funcionar desde el primer minuto. Y más aún tras verse eliminado durante toda la primera parte. La tranquilidad llegaba al Allianz Arena por del conjunto alemán cuando conseguía empatar la eliminatoria. Pero un pase perfecto de Dani Parejo, una contra comandada por Gerard Moreno y el gol de Samu Chukwueze, ponía el 1-1 en el marcador y el 1-2 en la eliminatoria para el conjunto español. Todo era posible así lo fue.

Conquista de Múnich / Foto: @VillarrealCF
Conquista de Múnich / Foto: @VillarrealCF

Volvían aquellas semifinales y volvía la pesadilla de aquella de 2005. Pero aún así, toda la afición groguet creía y toda España estaba con el Submarino Amarillo. El rival volvería a ser un conjunto inglés. En 2005 fue el Arsenal, en 2022 el Liverpool. Por primera vez en esta edición, la ida sería lejos de Villarreal y la vuelta en La Cerámica. El partido en Anfield acabó con 2-0 favorable a los Reds.

Pero todo estaba preparado para la vuelta. Lleno absoluto en La Cerámica y todo el pueblo creyendo en la remontada. Y más les hizo soñar Boulaye Día cuando puso el 1-0 en el marcador en el minuto tres y aún más cuando al filo del descanso Coquelin empataba la eliminatoria. Pero no se pudo hacer nada en la segunda parte, y el Liverpool, con la entrada de Luis Díaz revolucionó el encuentro y consiguió remontar un partido que finalizó 2-3.

Tifo para recibir al Liverpool / Foto: @VillarrealCF
Tifo para recibir al Liverpool / Foto: @VillarrealCF

Se acababa el sueño groguet para el equipo del pueblo que se había convertido en gigante. Esperemos que el Villarreal siga con sus andaduras por Europa y algún día puedan deshacerse de esas malditas semifinales

  • ¡LA IL·LUSIÓ DE TOT UN POBLE! 

¡ENDAVANT VILLARREAL!

 

VAVEL Logo