Una despedida amarga
Twitter: Atlético de Madrid oficial

Desde hace meses se rumoreaba lo que al final ha sido inevitable para el devenir tanto del club como del jugador, pues Luis Suárez dejará de pertenecer a la disciplina del Atlético de Madrid al final de la presente campaña, como anunciaba el club tanto solo una hora antes del encuentro ante el Sevilla FC, el último de la temporada en el Metropolitano. En el mismo, se instaba a los hinchas rojiblancos a permanecer en sus localidades al final del encuentro pues tanto Lucho como Héctor Herrera, que también abandonará el club con destino a la MLS, recibirían un merecido homenaje.

En cuanto a lo puramente deportivo, el Atleti encaraba el último partido de una irregular temporada en su feudo, ante un rival con el que se disputaba el tercer puesto: el Sevilla FC. Diego Pablo Simeone introdujo dos cambios con respecto a la victoria frente al Elche CF, dándole lugar en el once a Marcos Llorente y a Luis Suárez.

En busca del tercer puesto

El Atleti salió desde el primer minuto a por el partido, para acabar con las dudas y zanjar el tercer puesto en su favor. Además, los jugadores buscaban descaradamente un gol para Luis Suárez, lo que haría estallar en éxtasis a la parroquia rojiblanca. Uno de los jugadores más activos durante la primera mitad fue Yannick Carrasco, volviendo loco a un Gonzalo Montiel que tuvo que recurrir a triquiñuelas de todo tipo para parar al belga, yéndose con cartulina amarilla y siendo sustituido tras el paso por la caseta.

El propio belga fue el encargado de fabricar el gol del Atlético de Madrid, pues botó un maravilloso saque de esquina que Josema Giménez remató al fondo de las mallas sevillistas, haciéndose justicia el dominio por parte de los de Simeone hasta el gol.

Foto: Atlético de Madrid
Foto: Atlético de Madrid

A partir de ahí, los de Lopetegui se vieron exigidos y se echaron hacia adelante, aunque fueron frenados con éxito por la defensa de los locales, con un Reinildo nuevamente inconmensurable.

Relajación tras los cambios

Tras el paso por vestuarios, el Atlético de Madrid salió con su mítica caraja, siendo ciertamente sorprendido por el Sevilla FC. Con el paso de los minutos, Antoine Griezmann se adueñó del partido y lideró al equipo, teniendo dos claras ocasiones para finiquitar el encuentro en los pies de Savic y De Paul.

En el minuto 65, todo el mundo se puso en pie, pues le tocaba despedirse ante su gente al uruguayo Luis Suárez, leyenda viva del club rojiblanco. El estadio Metropolitano estalló en vítores y aplausos para el delantero, que se marchó llorando camino al banquillo tras ser sustituido por Matheus Cunha.

Foto: Atlético de Madrid
Foto: Atlético de Madrid

Unos minutos después, el sustituido fue Antoine Griezmann,  que dejó su plaza a Angelito Correa. El argentino también dispuso de un claro mano a mano, que fue frenado por Diego Carlos, dilapidando una nueva ocasión para dejar cerrado el partido. Simeone agotó sus ventanas de cambios tras la introducción de Felipe y del segundo de los homenajeados, Héctor Herrera.

Ante tanta permuta, la tensión competitiva de los locales fue disminuyendo, al contrario que la de los muchachos de Lopetegui, que buscaban con ahínco el gol que les diese la clasificación matemática para la Champions League. Y en los minutos finales lo encontraron, pues tras una jugada desafortunada de Yannick Carrasco, que resbaló en un intento de contra, Óliver Torres sirvió un delicioso balón a la cabeza de Youssef En-Nesyri, que batió a Jan Oblak para poner las tablas en el marcador. A partir de ese momento, se pudo jugar más bien poco, pues los visitantes se propusieron amarrar el empate con numerosas pérdidas de tiempo, haciendo que finalizase el choque con el marcador final de 1-1.

Un homenaje a su altura

Tras el choque y la celebración por parte de los visitantes, llegaba el turno del tan esperado homenaje, que iba a ser el tercero de la tarde-noche de este día, pues en el descanso fueron homenajeadas tanto las capitanas del Atleti Femenino: Laia Aleixandri,, Silvia Meseguer y Amanda Sampedro, que abandonan el club esta temporada, como el filial y el equipo Juvenil A masculino, campeones de sus respectivas ligas.

Primero fue el turno de Héctor Herrera, que junto a su familia vivió un emotiva ovación por parte de la parroquia rojiblanca, que agradeció los 3 años y 77 partidos en los que el mexicano ha vestido la elástica rojiblanca. Como obsequio, el "16" recibió de manos de los capitanes una camiseta firmada y enmarcada por la plantilla.

Foto: Atlético de Madrid
Foto: Atlético de Madrid

Por último y, este caso, más importante, fue el turno de "El Pistolero" Lucho Suárez. Desde que fue sustituido, el uruguayo portaba lágrimas en sus ojos, que volverían a brotar tras los cánticos de "URUGUAYO, URUGUAYO" por parte de la afición, siendo consolado por su mujer e hijos, también presentes en el acto. Como anteriormente con Herrera, Luis fue testigo de un vídeo resumen de su paso por el club, además de dedicar un emotivo discurso ante las más de 50.000 personas que abarrotaban el Metropolitano en el día de hoy. Además, desde el fondo se vislumbraba una pancarta en la que se podía leer: "GRACIAS LUCHO POR HACERNOS CAMPEONES", como modo de agradecimiento por parte de la afición que le acogió con los brazos abiertos hace un par de años, tras una turbulenta salida del FC Barcelona.

"El Pistolero" se marcha de Madrid tras disputar 81 encuentros y anotar 34 goles, demostrando que, con esfuerzo, profesionalidad y mucho olfato de gol, se ha ganado el cariño de por vida de los hinchas del Club Atlético de Madrid.

VAVEL Logo