El sueño del Barça termina en Turín
Rolfö en la Final de la Champions, 2022| Foto: FC Barcelona

El Estadio de la Juventus acogía la UEFA Women's Champions League 2022, Barça Femení y Olympique de Lyon buscaban conquistar el fútbol europeo.

El dominador en los últimos años de la competición, con siete Champions, volvía a una final tras ver como el Barcelona se llevaba todas las miradas en el último año, logrando el triplete, donde por supuesto estaba el trofeo de campeonas de Europa.

La contundencia del Olympique sorprende el Barça

El inicio del partido marcaría lo que iba a ser el primer tiempo para ambos equipos. El Olympique de Lyon saltó al campo del Estadio de la Juventus dispuesto a darlo todo. La presión de las francesas era muy intensa y logró incomodar a un Barcelona que parecía no esperarla. El conjunto azulgrana terminó de desconcertarse cuando de manera inesperada encajarían el 0-1. Desde una distancia considerable, Henry sacaría un remate muy potente y muy ajustado, imposible para Sandra Paños. Tan solo habían pasado seis minutos de encuentro. 

Nunca es buena señal empezar perdiendo un partido, era algo a lo que el Barça estaba acostumbrando a sus aficionados en las últimas ocasiones, con la diferencia de que hoy era una final. Las de Giráldez no se vinieron abajo tras el gol, la actitud fue buena, pero se notaba el desconcierto con el balón en los pies. Aun así, tendrían una ocasión muy clara para empatar el duelo. La acción la iniciaba Alexia con un pase en profundidad para Aitana, ella serviría el balón para Jenni que lograba rematar desde el interior del área, aunque se encontró con una gran intervención de Endler. Pocos minutos después, la misma protagonista, y de nuevo, una oportunidad de oro desaprovechada. A Hermoso le llegaba un balón que estaba prácticamente para empujarlo, pero la delantera española no terminó de creer en él y no lo atacó con la agresividad necesaria. Hay días en los que no se puede fallar, porque te puede salir muy caro y así le sucedió al equipo catalán.

Tras errar dos ocasiones que hubieran supuesto el empate en el marcador, encajarían el segundo. Ocurriría con un centro desde la izquierda de Bacha que Hegerberg, libre de marca, remataba de cabeza. Se llegaba al ecuador del primer tiempo y el marcador era de 0-2, los minutos posteriores fueron los mejores de las culés, pero cuando llegaban a las inmediaciones del área no acertaban en la decisión final. El castigo iba a ser mayor cuando el Olympique marcó el tercero, la zaga culé no despejó bien un balón y Macario se encontró el esférico en la línea para empujarlo. Un 0-3 que enseguida pudo ser el cuarto si no fuera por una gran estirada de Sandra.  

Y en el tramo final de la primera mitad llegó un gol que permitió soñar al barcelonismo, la capitana, Alexia Putellas remataba un centro de Graham y recortaba distancias

Soñaron hasta el final

El guion estaba claro una vez empezada el segundo tiempo y Giráldez lo sabía. El técnico azulgrana sustituía a Jenni Hermoso y entraría Oshoala con el objetivo de ser más contundente en las acciones de ataque. Aunque lo intentó durante los 45 minutos, no estaría muy acertada. Ni ella, ni ninguna jugadora del Barcelona. Es cierto que el partido fue más competido, pero también influyó el resultado a favor de las francesas, que se relajaron en cuanto al ataque. 

Por su parte, la oportunidad más clara para el Barça la tuvo Patri Guijarro con un remate desde del centro del campo que se estrelló en el larguero. Un gol que hubiera cambiado todo, pero que desafortunadamente no entró.  El segundo tiempo no dejó demasiado para ninguno de los equipos. El Olympique estaba satisfecho con el resultado y se sentían cómodos aguantando con un bloque bajo los ataques del Barcelona. Unos ataques que para nada fueron fluidos y no generaron demasiada inquietud.

Los minutos finales permitieron a las azulgranas despedirse con mucha dignidad de la competición, no fue su mejor partido, pero lo dieron absolutamente todo y no pudo ser. La segunda Champions tendrá que esperar, y con el nivel que tiene el Barça no cabe duda que volverán a pelearla

 

VAVEL Logo