Larsen: diamante en bruto
Foto: RC Celta

Jørgen Strand Larsen firmó el pasado miércoles su contrato que le vincula con el Celta de Vigo hasta 2028. Dio su primera entrevista en A Sede de Príncipe, se sacó fotos con algún aficionado y se estrenó con la camiseta del equipo en un posado para las redes sociales del club. Desde ese momento hasta su primer partido en liga contra el Cádiz solo transcurrieron un par de días y un puñado de horas de entrenamiento. Entonces, la pregunta que todo el mundo se hacía era: ¿Estará preparado para debutar?  

Necesitados de pólvora

Su presencia en el esquema de Coudet se hacía aún más necesaria debido a la repentina lesión de Gonçalo Paciência en una sesión de entreno. El futbolista de Oporto dejaba un hueco importantísimo en el once, y la incertidumbre acerca de si Jørgen, con tan poco tiempo para trabajar junto al grupo, estaba preparado para suplirlo inmediatamente iba en aumento a medida en que se acercaba la noche del viernes.

Las dudas se disiparon enseguida. El "Chacho" introdujo a Larsen en el verde de Balaídos tras el descanso, cuando el conjunto olívico empataba a cero con un Cádiz siempre correoso. El primer tiempo había estado plagado de imprecisiones en campo contrario, incapaces ambos conjuntos de acercarse con peligro a la portería rival. Sin embargo, en la segunda parte, con la entrada de la torre noruega y el canterano "Gabri" Veiga, los engranajes ofensivos encajaron y empezaron a funcionar a toda velocidad. El Celta empezó a jugar mejor, creando al fin ocasiones claras de peligro y tocando con criterio cerca del área de los andaluces. No tardaron en caer frutos del árbol: al margen de los dos trallazos de Aspas que se convirtieron en el 1-0 y, más tarde, el definitivo 3-0, Larsen deleitó a los aficionados con una maravillosa asistencia de tacón para que Óscar Rodríguez marcase su primer gol con la celeste. El propio Larsen estuvo a punto de ver portería con un potente testarazo cruzado tras un gran centro de Galán, pero finalmente el balón se estrelló en el palo. 

Al margen de la participación directa en las jugadas de ataque, el delantero nacido en Halden también demostró que puede ser un gran activo en labores de presión o disputa de balones aéreos gracias a su altura y gran poderío físico. La nube de dudas que lo cubría se disipó en menos de una hora de juego, y ahora que se ha comprobado que su influencia en el equipo es importante desde el primer día, la curiosidad de saber dónde estará el techo de Jørgen Larsen invade a la afición y a la prensa.

Inminente progresión

Que un jugador recién llegado a un club, sin apenas entrenar y salido desde el banquillo, haga un buen juego en su debut es inusual. Que participe directamente en un gol y esté a punto de marcar también lo es, aunque menos si juega en una posición adelantada en el campo. Lo que es verdaderamente sorprendente es la imagen que ha mostrado Larsen sobre el verde del estadio que los próximos seis años será su casa, ABANCA Balaídos, luciendo con gracia multitud de facetas que como jugador de fútbol lo hacen muy completo e importante para el equipo en el que juega. Por ello, la afición "celtiña" se relame al pensar el nivel que puede alcanzar su brillante fichaje estival. 

No solo se necesita ser un gran jugador para tener continuidad en una plantilla de primera división. En ocasiones, la correcta adaptación a un esquema determinado es clave a la hora de que el entrenador, en este caso Eduardo Coudet, tome la decisión de alinear a unos u otros futbolistas, y esa es otra de las ventajas con las que cuenta el delantero noruego. Sin competencia en el once titular hasta que Paciência abandone la enfermería, Larsen dispondrá de unas cuantas jornadas para asentarse definitivamente en el once junto a Iago Aspas, con quien deberá entenderse a la perfección si quiere llevar su aportación al equipo a otro nivel. Solo tiene que mostrar la misma capacidad de adaptación que se le ha visto hasta ahora y, si sigue la línea en la que está, parece que nada le resultará difícil.  

VAVEL Logo