Un punto de nueve posibles
Mario Barco se lamenta tras una ocasión perdida. Imagen: Numancia.

El Numancia volvió a perder como local y acumula tan solo un punto de nueve posibles en este inicio liguero, lo que ha encendido todas las alarmas. Los de Diego Martínez fueron incapaces de conseguir un tanto por tercer partido consecutivo, y vieron cómo en la segunda parte se llevaba el Alcoyano los tres puntos gracias a un tanto de Alcaina. Solo el Cornellá ha sumado menos puntos que el Numancia hasta el momento en el grupo II de Primera RFEF.

Salía Diego Martínez con Isma Gil en portería, con Dani Sánchez y Valín en los laterales, dejando el centro de la zaga para Gorka Pérez y Fer Román, que debutaba esta temporada. El centro del campo volvía a ser para Cotán y Jordi Tur, con Carrillo, David González, Mesa y Mario Barco en las posiciones ofensivas.

Una buena primera parte

El Numancia comenzó mostrando una cara más ofensiva que en los dos partidos anteriores, lo que también estuvo favorecido por el rival, un Alcoyano que planteó un partido bastante abierto en el que ambos contendientes dispusieron de numerosas ocasiones en la primera parte. Pronto empezaban las acometidas locales, con un Dani Sánchez omnipresente que servía a Rubén Mesa la primera del partido, pero el delantero rojillo no encontraba portería. La respuesta de los visitantes llegaba en un saque de esquina cabeceado por Raúl directamente fuera.

Las ocasiones se sucedían, pero sin que ambos conjuntos consiguieran transformarlas en goles. David González tuvo la más clara de los sorianos en toda la primera parte al rematar en el segundo palo un centro preciso de Carrillo que Bañuz blocaba con seguridad. En la otra portería era Isma Gil el que desviaba a córner un cabezazo de Alcaina que se había envenenado.

Con el paso de los minutos, el Numancia iba ganando peso sobre el césped. Dani Sánchez lo probaba en un potente zurdazo desde treinta metros que repelía Bañuz como podía. Poco después, era Carrillo a balón parado quien lo probaba enviando el esférico demasiado alto y, ya al borde del descanso, Mario Barco remataba de espuela un saque de esquina servido por David González que rechazaba la defensa visitante. Con el empate a cero se llegaría a vestuarios.

Desesperación tras el descanso y sin capacidad de reacción

Tras el tiempo de descanso el Numancia continuó llevando el peso del partido, pero sin acertar en la meta visitante, lo que fue sembrando la desesperación, tanto en los jugadores como en la grada. David González con una volea desviada desde la frontal del área y Jordi Tur en un intento de chilena tendrían las primeras acometidas de los rojillos en la segunda mitad. Pero el que golpearía sería el Alcoyano. Tras una pérdida de balón en la construcción del juego, el exnumantino Agüero condujo el balón hasta el punto de penalti para que, después de un rechace, Alcaina batiera la meta de Isma Gil. No perdonaban los visitantes en su primera oportunidad de la segunda parte.

Fue entonces cuando Diego Martínez movió el banquillo de los rojillos, allá por el minuto 70, como si antes estuviese prohibido. Moha, Bonaldo, Mahicas y Borja San Emeterio entraban para sustituir a Jordi Tur, Cotán, Rubén Mesa y Valín. Tras los cambios, Fer Román tendría dos ocasiones en sendos remates de cabeza que se marcharían desviados. Ya en el tramo final, el Numancia tiró de toque de corneta, balones en largo y centros al área para buscar inquietar a la desesperada la portería de los de Alcoy, que jugaban con el tiempo con inteligencia, ralentizando lo más posible el ritmo de juego.

Un córner de Moha rematado por Bonaldo al centro fue la única ocasión clara que consiguieron los de Diego Martínez, que volvieron a perder en casa y todavía no han estrenado ni su casillero de goles ni el de victorias. Pintan bastos en Soria.

VAVEL Logo