Análisis post: un punto que sabe a poco
Once titular del Sevilla en Dinamarca. / Fuente: Sevilla FC en Twitter.

El Sevilla de Julen Lopetegui llegaba a la segunda jornada de la fase de grupos de la UEFA Champions League con la necesidad de ganar tras la dura derrota en el debut por 0-4 frente al Manchester City, en la que Nervión explotaba frente a su equipo. Con el objetivo de vencer y entrar en una buena dinámica tras la primera victoria de la temporada conseguida en el último encuentro de liga frente al Espanyol, los andaluces se enfrentaban al Copenhague, equipo que también perdió en la primera jornada contra el Dortmund.

  • Primer asalto igualado, pero para los daneses

Para conseguir la primera victoria en Champions, Lopetegui realizaba cuatro cambios respecto al once que sacó en Cornellá. El guardián de la portería fue Dmitrovic. La zaga defensiva estuvo compuesta por Carmona, Gudelj, Kike Salas y entraba en el lateral izquierdo Telles. La zona de creación y medular estuvo formada por un rombo con Fernando, Delaney, Rákitic y por delante Isco. En punta de lanza, Lamela y En Nesyri buscaron los goles. 

Carmona durante el partido. / Fuente: Sevilla FC en Twitter.
Carmona durante el partido. / Fuente: Sevilla FC en Twitter.           

El partido comenzó con un Sevilla muy metido en el partido y con personalidad, con la intención de someter al rival con presión alta y la posesión, algo que no consiguió, aunque es cierto que por momentos dominaba, por el contrario, el cuadro danés conseguía replicar, incluso dominar por momentos. Las ocasiones más claras corrieron a favor del Copenhague. Kristiansen y Claesson pudieron adelantar a los locales, ambas acciones parecidas, generando superioridad con los laterales y pillando en un dos contra uno a Carmona o Telles. Este problema fue ocasionado por la formación, ya que siempre había dudas sobre quién saltaba a marcar a los laterales. Con el rombo, el Sevilla acumulaba mucho por dentro, algo que dejaba un gran pasillo a los laterales locales. 

A pesar de sufrir en los últimos 15 minutos, el Sevilla también tuvo ocasiones para adelantarse. Primero por mediación de Rákitic, quien no pudo definir una gran volea tras una muy buena jugada de Carmona. Después, en el 23 de partido, una gran asociación entre Isco y Lamela dejaba a En-nesyri contra Ryan, pero el marroquí no la aprovechaba. La última llegada peligrosa de los de Nervión fue un gran pase de Isco para Carmona, pero el canterano no encontraba e En-Nesyri en el área.

Lo más destacado fue Isco, Carmona y Rákitic. El primero fue clave para el manejo del balón y filtrando buenos pases. Los dos últimos, muy activos en ataque y en defensa.

  • El Sevilla mejoró, pero no lo suficiente

El Sevilla logró dominar al Copenhague y crear buenas situaciones de peligro en un buen tramo. Primero, antes de ser sustituido, Delaney culminaba una gran jugada de Lamela. Con el Sevilla asentando en campo rival, Lopetegui realizaba cuatro cambios en busca del gol que se resistía. Sobre el verde puso a Jordán, Suso, Dolberg y al "Papu" Gómez y con la artillería refrescada los andaluces tuvieron buenas ocasiones. Isco estrellaba una falta en la barrera y probaba desde la esquinita del área con esa rosca clásica del malagueño, pero Ryan blocaba.

Delaney disparando a puerta. / Fuente: Sevilla FC en Twitter.
Delaney disparando a puerta. / Fuente: Sevilla FC en Twitter.          

Tras unos minutos de asedio sevillista, el equipo danés se sacudió el dominio del conjunto sevillista e igualaba el partido. Al ver que el equipo se desinflaba, Julen realizaba el último cambio del partido sustituyendo a un Isco muy cansado por Januzaj.

A pesar de buscar reactivar a su equipo, el cuadro de Lopetegui no conseguía atosigar al Copenhague. Sin embargo, a los de Nervión les quedaba gasolina y apretaron el acelerador en el descuento y embotelló al cuadro danés, pero no fue suficiente.

Empate a cero en Dinamarca y un primer punto que sabe poco ante, a priori, el rival más asequible del grupo. Un Sevilla irregular que, cuando tenía sus mejores minutos, no supo aprovechar las ocasiones. Sigue notando los de Lopetegui la ausencia de un "nueve".

Las buenas noticias: la consolidación de Carmona en el once e Isco, quien sigue sumando minutos y mejorando con el paso de los encuentros y que va ganando peso en el equipo. Segundo partido sin conocer la derrota tras un inicio de temporada terrorífico.

VAVEL Logo