A la Real le está suponiendo un esfuerzo mayúsculo sumar tres puntos en LaLiga en comparación a la Champions League. Tras el bache ante el Fútbol Club Barcelona, su visita a la Unión Deportiva Almería así lo ha confirmado, un partido resuelto en un final de infarto. La práctica totalidad de la acción se concentró en los instantes finales. Los 117 txuri-urdines desplazados presenciaron una nueva victoria sufrida del club donostiarra, al que le está costando aplicar el rendimiento europeo en liga.

Umar Sadiq, que regresaba al feudo almeriense como visitante, saludó tanto al cuerpo técnico como a sus excompañeros. Protagonizó las acciones más destacadas de la primera mitad. El nigeriano fue una de las novedades en el once titular de Imanol, que optó por rotar ante el colista de la competición. También Aritz Elustondo, Arsen Zakharyan y Beñat Turrientes aparecieron de inicio.

Todas las dianas llegaron en la última media hora. Oyarzabal fue el primero al batir a Maximiano en el 62', cuatro minutos antes de ser sustituido por Carlos Fernández. El canterano Sergio Arribas igualó el en 76' tras un gran robo de Melero en la frontal. Ya en el descuento, Carlos convirtió desde el punto fatídico por mano de Sergio Akieme y Zubimendi puso la guinda con un remate de cabeza a placer.

  • Sadiq lo intentó

Los primeros 45 minutos no tuvieron otro protagonista. Comenzaba el enfrentamiento con Umar Sadiq haciendo rodar el esférico, consiguió rematar hasta en cuatro ocasiones y vio la cartulina amarilla, fruto de la agresividad. El de Kaduna no fue capaz de materializar el gol y el ansia le pasó factura. El técnico oriotarra se vio obligado a reemplazarlo al descanso por el riesgo de expulsión.

Sadiq conduce el balón evitando la entrada de Robertone | Foto: Real Sociedad Twitter/X
Sadiq conduce el balón evitando la entrada de Robertone | Foto: Real Sociedad Twitter/X

La primera ocasión del partido la tuvo Mikel Oyarzabal en el minuto 3. El capitán avisó con un remate llegando desde segunda línea a un saque de banda al área de Aihen Muñoz. Presionaron desde el primer momento, usual en los guipuzcoanos. El sometimiento txuri-urdin era claro, sin embargo, poco efectivo. Sadiq tuvo la más cercana a la red, aunque todavía se le resiste la portería. En el minuto 11 mandó al poste un balón que condujo desde tres cuartos.

Con ciertos problemas físicos de Barrenetxea, la amonestación al nigeriano y la falta de eficiencia de cara al arco, Take Kubo y Mikel Merino ya calentaban cuando restaban todavía diez minutos de la primera mitad.

  • Traca final

Última en la clasificación, pero valiente como ninguna, la escuadra indálica aumentó su presión en campo contrario. Por parte de la Real, el entrenador efectuó los dos primeros cambios antes de reanudar el choque para poder abrir la lata. Kubo y Merino relevaron a Barrene y Sadiq.

La primera maniobra de Akieme provocó en el 46' un córner y el balón pasó a ser de dominio local. No obstante, los visitantes serían los primeros en advertir con una jugada invalidada. En el 57', Turrientes lograba aprovecharse de un envío alto de Aihen, pero finalizaba con la parte superior del brazo, justo por debajo del hombro, al borde de ser legal. Cinco minutos después, Oyarzabal ejerció de '9' y situó el 0-1. Aritz peinó en el primer palo un saque de esquina de Zakharyan, enviando la bola al segundo, donde apareció el capitán desde segunda línea.

El eibarrés marca otra vez y ya son 7 en liga | Foto: EFE
El eibarrés marca otra vez y ya son 7 en liga | Foto: EFE

El UD Almería consiguió la igualada gracias a una recuperación de Melero. Sergio Arribas se embolsó el tanto. El rechace del disparo de Lázaro Vinicius dejó vulnerable a Remiro y Arribas solo necesitó empujarla.

En el añadido y con la necesidad imperante de sumar para reincorporarse a la lucha por los primeros puestos, la Real apretó y se adelantó en el marcador. Fue Carlos Fernández desde los once metros quien pateó con fuerza para introducir la pelota en las mallas. La pena máxima, a causa de una mano de Akieme, fue revisada por el VAR en el minuto 89.

Los diez minutos de prolongación generaron una sensación de intranquilidad. La Real buscaba el tercero para sentenciar y apareció Martin Zubimendi en una jugada similar a la del primer gol. Una entrega de córner de Kubo al primer palo llegó hasta el pivote gracias a una peinada de Aritz, que asistió en 2 de los 3 goles. Zubimendi cabeceó sin oposición para aumentar la diferencia (1-3).

Zubimendi festeja su segundo gol en la competición | Foto: Real Sociedad Twitter/X
Zubimendi festeja su segundo gol en la competición | Foto: Real Sociedad Twitter/X

La superioridad en la primera mitad era palpable pese a no verse representada en el electrónico. Lectura positiva de una victoria necesaria para no descolgarse de la pelea por la Champions. Los secundarios volvieron a tener problemas para resolver, aunque se han podido apreciar avances en su rendimiento. Paciencia, porque como ha podido demostrar Sadiq en el Power Horse Stadium, hambre no les falta.

VAVEL Logo