Algunos confunden a Adriá Pedrosa con Daniel Pedrosa. No hace falta decir el motivo. Aunque a este paso, habrá que aclararlo. El sevillista ya no sólo se parece en el apellido al motorista, sino que también parece tener una moto cada vez que recorre la banda con la camiseta de los rojiblancos. Y no sólo le está sirviendo a la hora de disputar partidos, también le está siendo válido para adelantar por banda (y nunca mejor dicho) a Marcos Acuña, el que era titular indiscutible y la mayor competencia directa con el catalán.

El recién aterrizado este verano tras llegar previamente a un acuerdo como agente libre, estaba llamado a ser un suplente de garantías. Pero en menos de tres meses ha dejado claro a la grada que él está para más. Condicionantes como el bajo nivel de su competidor argentino (y las molestias que le han tenido apartado), sumado a su actitud, le ha otorgado el presumible hecho de ser elogiado por la parroquia sevillista, que ya no echan en falta al campeón mundial el pasado Diciembre de 2022. 

Su salto de Barcelona a Sevilla

 

Su llegada fue tema de debate para los aficionados rojiblancos. Entre esas discusiones, había varias cuestiones que ponían en duda que pudiese dar un rendimiento óptimo: Nunca había jugado fuera del RCD Espanyol (es canterano perico), su último año se lo pasó prácticamente entero en enfermería debido a una lesión de pubalgia, que le tuvo fuera 254 días... Todo esto le presuponía a ser, como máximo, suplente de Marcos Acuña.

Adriá Pedrosa en su etapa como perico | Foto: Gettyimages
Adriá Pedrosa en su etapa como perico | Foto: Gettyimages

 

Pese a ello jugaba a su favor muchos factores: su juventud, pues tiene tan sólo 25 años (de hecho debutó en el campo del RCD Espanyol en 2018, hace tan sólo 4 años). También su hambre, pues sabía de la oportunidad que tenía de llegar a un club que disputaba Champions y que le puede ayudar a crecer. Y por último, sus ilusiones pero también sus exigencias, pues como él mismo reconoció, su sueño era disputar un encuentro de la máxima competición europea. Y ya lo ha logrado dando además un nivel impresionante.

Con cosas en su contra como la competencia y otras a su favor como los años que le quedan por delante, Pedrosa se aventuró a aceptar la oferta del Sevilla. Ya en pretemporada fue de lo más destacado por los fans del Sevilla, calificándole como un jugador que puede realizar actuaciones muy positivas cuando sea requerido. Pero tras comenzar la temporada, el por entonces entrenador sevillista José Luis Mendilibar le empezó a dar titularidades por uno u otro motivo. Bien por molestias de Acuña o bien por decisión técnica. El catalán respondió con rendimiento, con un alto rendimiento. Y tanto es así que, tres meses después de competición, la grada no quiere ver a otro en esa posición que no sea Adriá Pedrosa.

¿Quién y cómo es Adriá Pedrosa?

Adriá Giner Pedrosa es un futbolista nacido en Barcelona el 13 de Mayo de 1998, es decir, hace 25 años. El jugador, como reconoció en su entrevista al llegar a Sevilla, es más conocido como "Pedrosa", omitiendo el apellido de "Giner", pese a ser este el primero de los dos. Sus primeros pasos los dio en las categorías inferiores del U.E. Castelldefels, en el cual militó desde los seis años de edad hasta los 11. Tras el paso por dicho club, el jovencísimo futbolista llegó a la cantera del RCD Espanyol, donde crecería hasta la élite nacional. En 2017 llegó a debutar con el filial que se encontraba en por aquel entonces Segunda División B.

Adriá Pedrosa en el banquillo en el partido frente al Osasuna en Pamplona| Foto: Gettyimages
Adriá Pedrosa en el banquillo en el partido frente al Osasuna en Pamplona| Foto: Gettyimages

Y no tardó en dar el salto al primer equipo, pues tan sólo una temporada después se le pudo ver debutar en la máxima categoría. El catalán jugó sus primeros minutos en primera en la jornada 16, frente al Real Betis Balompié. Aunque cayó derrotado por tres goles a uno, el defensa disputó todo el encuentro. Así comenzó su etapa como jugador del primer equipo perico, donde dejó muy buenos partidos hasta que en Abril de 2022 sufrió una lesión de pubalgia. Eso frenó en seco sus minutos, que le tuvo retirado más de 250 dias de los terrenos de juego. Además, su contrato finalizaba el 30 de Junio de 2023, contrato el cual no tenía pensamiento de renovar.

Así, tras una temporada prácticamente entera sin protagonismo, se encontró sin equipo. Aunque no por mucho tiempo, pues pocos días después de finalizar el campeonato nacional, el Sevilla FC hacía oficial el fichaje: Adriá Giner Pedrosa sería jugador rojiblanco por los próximos cinco años, hasta el 30 de Junio de 2028. Era entonces incorporado como agente libre. Y la operación sería a coste cero, pero el jugador tenía la ilusión al 100% para demostrar su valía y recuperarse de los malos meses previos vividos debido a las molestias.

Lo que está aportando y puede aportar al Sevilla FC

 

El Sevilla pedía a gritos la incorporación de un nuevo lateral izquierdo competente. Estos últimos años sólo contaban a buen nivel competitivo a Marcos Acuña. Los suplentes que este ha tenido, cuando les tocaba jugar, no daban seguridad y acababan sin minutos salvo cuando el argentino se lesionaba. Podemos así hacer una comparación de Pedrosa con figuras como las de Ludwig Augustinsson, que no convenció a nadie cuando salía a jugar, o a Telles, que aunque si dejó algunas buenas actuaciones y nadie puede reprochar su disposición y actitud, no dio un nivel regular. Viendo esto, se entiende aún más la satisfacción sevillista por ver a un nuevo lateral zurdo que por fin da el callo. Y justamente ahora, que es Marcos Acuña el que ha dado un bajón deportivamente hablando, lo que hace más relevante el acierto con el mencionado fichaje veraniego.

Hasta ahora, Adriá Pedrosa ha dado al Sevilla muy buenos minutos y en el terreno ha dejado detalles que han hecho que la grada le aplauda. Primeramente, su físico. El equipo los últimos años está falto de esto mismo. Por una cosa u otra, por lesiones o por la alta media de edad de la plantilla, al equipo se le veía mermado físicamente las temporadas pasadas. Pedrosa es incansable, por su juventud pero también por su estado físico. Y hay que recalcar y reiterar el hándicap que tenía el jugador para recuperar dicho estado, pues no es fácil estar casi un año lesionado y regresar a este grado físico. Y además, está dando al equipo algo que en Nervión se exige mucho por sus seguidores: verticalidad. Al ex del Espanyol no le tiembla el pulso a la hora de subir por banda, de sacar el balón bien jugado pero llegando rápido arriba. Su velocidad le permite avanzar rápido al ataque pero sobre todo regresar rápidamente si el rival monta la contra.

Siguiendo esta línea, no es ninguna locura pensar que el futuro del catalán pasa por ser el lateral zurdo indiscutible de este Sevilla. De continuar así, puede darle al equipo mucha tranquilidad en el costado izquierdo. Su calidad para colgar balones puede ser clave en un equipo donde, a veces incluso en exceso, se juega mucho a centrar pelotas al delantero para que remate. En este sentido el que más disfrutará de la estancia de Pedrosa en la entidad es Youssef En Nesyri. El marroquí, entre sus cualidades, destacan dos: los muelles que tiene por pies y su capacidad cabeceadora para rematar balones al fondo de la red. Es un experto en esto pero para ello necesita gente que la sepa centrar. Hasta ahora el más recalcado en esto era (y sigue siendo) Jesús Navas. Disponer de una alternativa más como el ex perico es muy positivo para todos, pues los rivales tendrán el doble de trabajo. En este camino, la velocidad, determinación en metros finales y solidez que puede aportar al equipo puede marcar época.

Pedrosa disputando un balón contra Assane Diao en el gran derbi | Foto: Gettyimages
Pedrosa disputando un balón contra Assane Diao en el gran derbi | Foto: Gettyimages

 

A más de un agente libre, después de estar casi un año fuera de los terrenos den juego, le gustaría que un equipo que disputa UCL, reciente campeón de la UEFA Europa League y con el nombre que tiene hecho en el viejo continente como es el Sevilla FC le llamase. Y eso es lo que le ha ocurrido a Pedrosa. Y el jugador sabe lo que significa lo que es llevar un escudo como el sevillista. Desde que se enfundó la camiseta está dándolo todo y se identifica muy bien con el "dicen que nunca se rinde". Cuando aterrizó, sus primeras palabras acompañaban a su rostro al reflejar la ilusión que tenía. Y a todo aficionado le gusta ver en su equipo a gente que juegue y defienda su escudo consciente del privilegio que supone. 

La actitud de Adriá Pedrosa es ejemplar para muchos, incluyendo compañeros suyos. En el saco de futbolistas del Sevilla a los cuales la grada les reprocha la falta de carácter y la ausencia de ofrecimiento, no se encuentra el lateral. Y su nivel le está colocando como uno de los mejores jugadores de la plantilla actual. El hecho de que le quede cuerda para rato ilusiona al sevillismo, pues ven en él un posible lateral para muchos años, o al menos, alguien que el tiempo que esté permitirá despreocuparse por su posición al saber que tienen un seguro de vida ahí. Este inicio de etapa en la capital andaluza representa la superación. Superación porque, tras venir de una lesión, alcanza un alto nivel. Tras aterrizar teniendo todos la mentalidad de que llegaba como suplente, da un golpe sobre la mesa y se hace con el puesto de titular. Entre tantas sombras del inicio de liga el Sevilla tiene ciertas luces y una de ellas tiene nombre y apellidos: Adriá Giner Pedrosa.

 

VAVEL Logo