Desde hace unos años, en Madrid se ha puesto de moda eso de ver samba brasileña cada fin de semana, pero con el gran bailarín en la enfermería y el otro bastante desafinado se hacía tarea imposible. Sin embargo, aquel desafinado, más conocido como Rodrygo Goes, se ha vuelto a poner a tono y está deslumbrando en el teatro de la capital española. Como un Ave Fénix, ha resurgido de sus cenizas y ahora su fuego brilla con mayor intensidad que nunca.

Se suele decir que si en noviembre escuchas que truena, es que la cosecha será buena. Pues bien, las lesiones de Camavinga y Vinicius Jr con sus selecciones han sido la tormenta y la cosecha buena está siendo la renta goleadora de Rodrygo, pues frente a Valencia y Cádiz les anotó dos tantos, mientras que también perforó la red de Nápoles y Braga una vez por partido. Últimamente no hay defensa en Europa que detenga al joven paulense, y el ritmo goleador que está imponiendo Rodrygo nos hace dudar de que ‘’el veranillo de San Martín dure tres días y fin.’’

A pesar de todo, nadie eclipsa al Rey Sol

A pesar del gran estado de forma de Rodrygo, es imposible eclipsar a Jude Bellingham. El inglés está siendo el MVP del Real Madrid desde comienzo de temporada, en lo que parecen ser los 100 millones mejor invertidos del Real Madrid. De nuevo, se vuelve a subir a la ola del gol con un cabezazo imposible para Meret. Por si no fuera poco, asistió en el cuarto gol con un pase al hueco cayéndose, con el exterior, entre la defensa y el portero. Jude Bellingham, alias Midas, porque cada vez que recogía el balón lo convertía en una ocasión de oro para el Real Madrid. De no ser por las limitaciones goleadoras de Joselu, el Real Madrid podría haber goleado a un Napoli que ni con faltas pudo parar al inglés. No es una exageración considerar hoy en día a Jude Bellingham como el mejor jugador del mundo, pues así lo prueban tanto las estadísticas (19 Goles + Asistencias) como su labor en el campo, como referente y máximo exponente del juego ofensivo y de combinación del Real Madrid.

Bellingham con su premio al MVP del Real Madrid - Nápoles | Foto: realmadrid.com
Bellingham con su premio al MVP del Real Madrid - Nápoles | Foto: realmadrid.com

Jude Bellingham llevaba desde comienzo de temporada tirando del equipo blanco, con una acusada falta de gol por la ausencia de un referente en ataque como era Karim Benzema en la pasada campaña, sumado a la incapacidad de Rodrygo y Vinicius de encontrarse cómodos en el entonces nuevo sistema de juego madridista. Los herederos a la delantera madridista, descendientes del legado de Benzema, Bale y Cristiano, eran ahora Rodrygo y Vinicius, acompañados de Jude Bellingham, único capaz de rendir bien desde primera instancia. Sin embargo, Rodrygo y Vinicius necesitaron un poco de tiempo para acomodarse, y de hecho el segundo todavía estaba en proceso, pero está metamorfosis posicional parece casi haberse completado en Rodrygo, muy reivindicado con sus actuaciones en las últimas fechas, determinante a partir de tres cuartos de cancha y sobre todo, confiado en cuanto al disparo, así lo prueba su aumento de acierto al 66%.

La vuelta al máximo nivel de Rodrygo es una noticia espléndida para el madridismo, pues ahora se encara un tramo de la temporada clave con varias bajas claves y en estos momentos los grandes jugadores son los que deben marcar la diferencia. Jude Bellingham y Rodrygo Goes son el futuro inmediato de la delantera vikinga, por lo que verles rendir y cargarse el equipo a las espaldas cuando más lo necesitan los de Ancelotti solo puede que subir la moral merengue con respecto al porvenir de la entidad. Aún queda mucha temporada y todo por decidir, pero el pase a octavos sin complicaciones y el haber retomado el liderazgo aporta mucha estabilidad a los pupilos de Carletto. Así que entonces, Bellingham, Rodrygo y buenos alimentos.

VAVEL Logo