Era una final para los dos equipos. El que perdiera se quedaba fuera de Champions a las primeras de cambio, y todos quieren llegar a lo más alto. Con el empate se lo hubieran jugado todo a una carta, pero no hizo falta jugar al póker para saber quién iba a acompañar al Arsenal en la siguiente ronda. El PSV se vio durante más de una hora teniendo que ganar a los londinenses en la última jornada para, al menos, jugar Europa League, pero el destino y, sobre todo, el fútbol, hizo que fuera el Sevilla el que saliera derrotado. 

A pesar de la superioridad tanto en el juego como en el marcador, Ocampos se autoexpulsó y vio cómo remontaban a su equipo un 2-0 en casa. Diego Alonso realizó, una vez más, una gestión inexplicable, y de nuevo el conjunto sevillista se marchó del partido con la misma sensación de toda la temporada. Totalmente lo contrario que los holandeses, que aumentaron su buenísima racha gracias a la persistencia y los cambios llevados a cabo por su entrenador, Peter Bosz.

  • Acción infantil

Lucas Ocampos es un jugador conocido por su coraje, intensidad y pasión dentro del campo. Pero a veces, esto le pasa factura. Ayer estaba siendo el mejor en el terreno de juego, desbordando a Dest y acompañando a Navas, como siempre, en la banda derecha. Su presión asfixiante provocó el fallo de la defensa holandesa hasta en tres ocasiones durante la primera mitad, y el Sevilla obtuvo varios acercamientos a portería gracias a él. Sin embargo, un jugador de la talla del argentino no puede ser amonestado por protestar efusivamente cuando va ganando por dos a cero. Y muchísimo menos ir a tapar al rival con dureza apenas tres minutos después. El árbitro lo expulsó inmediatamente después, y Lucas sabía que había cometido un grave error. Acción garrafal e infantil que provocó la derrota de su equipo.

Lucas Ocampos es expulsado.
Lucas Ocampos es expulsado por el colegiado italiano | Fuente: Getty Images
  • Así no

Diego Alonso vino al Sevilla para comenzar su primera andadura europea. Tras más de un mes al cargo, solo ha conseguido una victoria, y encima contra el Quintanar de la Orden, un equipo de quinta división. El resto, cuatro empates y cuatro derrotas, tres de ellas en Champions League. Cualquier entidad ve estas cifras y se plantea llevar a cabo una serie de cambios para dar otra imagen al club e intentar animar a sus jugadores. Todas menos el Sevilla FC. La directiva no sabe hacia dónde ir, cuatro entrenadores en un año, juntas de accionistas en las que no se decide nada y gente que no da ningún tipo de explicación. Habrá muchas formas de mejorar la situación. Es más, este club pasaba por algo similar la temporada pasada, y acabó con un título europeo. Pero lo que está claro es que así no.

<strong><a  data-cke-saved-href='https://www.vavel.com/es/futbol/2023/11/27/sevilla-fc/1164398-y-dos-semanas-despues-sigue-moribundo.html' href='https://www.vavel.com/es/futbol/2023/11/27/sevilla-fc/1164398-y-dos-semanas-despues-sigue-moribundo.html'>Diego Alonso</a></strong> y su mirada al frente ante la situación del partido | Fuente: Getty Images
Diego Alonso y su mirada al frente ante la situación del partido | Fuente: Getty Images
  • Reacción estelar

La victoria visitante no solo es mérito del malestar hispalense, sino también de su gran reacción a la inferioridad numérica de su rival. Peter Bosz introdujo en el campo a extremos veloces y centrocampistas con llegada, y dos minutos después de la expulsión de Ocampos llegó el primer gol. Gran centro de Sergiño Dest para Saibari, que remató casi de espaldas con el interior para colarla en la escuadra. A partir de entonces, el miedo se apreciaba en todo el estadio y el PSV fue cada vez a más. En el minuto 81 consiguió el empate, con un centro desde la derecha que se paseó por el área de Dmitrovic, y que fue cabeceado por Vertessen para que Gudelj colara el esférico en su propia portería. Ya con el Sevilla atacando y apurando sus oportunidades finales, los visitantes aprovecharon una contra letal para asesinar a su rival en el descuento. Velocidad por la izquierda de Vertessen que ejecutó un centro perfecto para Ricardo Pepi, que remataba de cabeza a gol. Victoria de mucho mérito del PSV, que lleva sin perder desde su visita al Emirates el 20 de septiembre, y que continúa su racha de once victorias en los últimos trece partidos. 

Ricardo Pepi celebra el 2-3 anotado en el descuento que le da la clasificación a los octavos de final | Fuente: Getty Images
Ricardo Pepi celebra el 2-3 anotado en el descuento que le da la clasificación a los octavos de final | Fuente: Getty Images
  • Gol histórico

Sergio Ramos anotó el primer gol del partido de ayer y de su segunda etapa como sevillista. El hijo pródigo no solo le da estabilidad a la zaga, sino que también ayuda en zona ofensiva. Su poderío físico hace que el camero sea uno de los centrales más goleadores de la historia. Con el tanto de ayer, Sergio se convirtió en uno de los tres defensas centrales con más goles en la historia de su competición fetiche, la Champions League. Con cuatro de estas en su palmarés, todos recordamos su cabezazo al Atlético de Madrid en la final de 2014, ha anotado 16 goles. Pero además, este gol fue especial por ser el número 10.000 en toda la historia de la que para muchos es la mejor competición del mundo. 

Sergio Ramos se besa el escudo de su equipo tras anotar el primer gol de su vuelta a casa | Fuente: Getty Images
Sergio Ramos se besa el escudo de su equipo tras anotar el primer gol de su vuelta a casa | Fuente: Getty Images
VAVEL Logo