El estreno de Medina en el banquillo del Granada no fue como deseó. Eso sí, los nazaríes intentaron aguantar a un Real Madrid al que le salió todo como quiso. Fue casi como un partido soñado. Con capacidad de creación y finalización, los de Ancelotti se mostraron muy superiores a un Granada que no pudo prácticamente ni generar y pagó caro las llegadas y tantos de Brahim y Rodrygo.

Real Madrid y Granada se medían en la tarde de este sábado en uno de los encuentros de la jornada. El partido se presagiaba vibrante e intenso dada la magnitud del choque: un Real Madrid bajo mínimos se medía al Granada de Alexander Medina, que se estrenaba en el banquillo nazarí con un equipo en horas bajas.

Los locales llegaban después de vencer al Napoles en Champions League (4-2) y al Cádiz en liga (0-3). Con una plantilla bastante completa, el cuadro de Carlo Ancelotti recupera a Kepa Arrizabalaga y Jude Bellingham, que terminó con molestias en su anterior encuentro europeo. En la pugna por el liderato, el Real Madrid quería continuar con su buena dinámica y haciendo disfrutar a los suyos en su casa.

Por su parte, el Granada CF aterrizaba en la capital nacional con nuevo entrenador. Tras el cese de Paco López después de la derrota ante el Alavés (3-1), Alexander Medina se estrenaba como técnico del cuadro nazarí, con una gran necesidad para poder revertir este pésimo primer tercio de curso que lo mantiene en descenso. El uruguayo presumía una alteración en un once con ganas de resurgir.

Un gol que animó la fiesta

Los primeros compases de encuentro mostraron a un Granada muy sereno y compacto, midiendo cada jugada para no cometer ningún error que pudiera costar caro. El ‘Cacique’ Medina advirtió que iba a buscar que su equipo no se rompiera, y lo intentó. El Real Madrid, mientras tanto, esperó, sabiendo de la gran capacidad de creación y finalización que mantiene en sus filas, su momento.

El primer contratiempo para los nazaríes no tardó en llegar, ya que Raúl Fernández, que recuperaba su titularidad con la llegada del nuevo entrenador, no pudo superar los diez minutos de juego tras caer lesionado por unas dolencias en la espalda. El meta tuvo que ser sustituido, entre lágrimas, por André Ferreira.

El Granada estuvo muy cerca de adelantarse en el marcador a balón parado. Con una falta lejana puesta por Gumbau, Valverde, intentando despejar, peinó lo justo para que la bola se fuera cerca del poste de la guardia de Lunin. Mientras tanto, el Real Madrid avisó con una tímida llegada de Rodrygo, aunque con poco que hicieran en zona de tres cuartos los blancos generaban mucha expectación entre las filas rojiblancas.

Los de Ancelotti, que no terminaban de entender algunas decisiones de González Fuertes, dejaron de poner el foco en este para cedérselo a Brahim (1-0), que movió el resultado gafas después de romper la línea defensiva del Granada con una espléndida finalización tras una excelente asistencia de Kroos, que inhabilitó poder cortar el pase a cualquier jugador visitante. Una jugada y tanto que dieron tranquilidad a la parroquia madrileña y, sobre todo, animaron a los locales.

Brahim celebrando el tanto con Kroos | Foto: LaLiga.
Brahim celebrando el tanto con Kroos | Foto: LaLiga.

El gol le vino muy bien al Real Madrid, que se mostró mucho más combinativo y finalizó con los buenos momentos nazaríes del inicio. Los de Ancelotti dieron un paso a más, mientras que los de Medina lo intentaban con jugadas aisladas y aguardaban en su área y con colocaciones muy posicionales, aunque les costaba mucho salir de su campo.

Bellingham tuvo una oportunidad de oro antes del ecuador después de que Brahim se la dejará de tacón para que el inglés lo intentara. Sin embargo, su raso tiro cogió un efecto que se fue alejando de la portería mientras más se acercaba, pero la ocasión levantó a más de un aficionado de su asiento, mostrando la facilidad de llegada que tenían.

Diversión y disfrute en la parroquia madridista

Los compases del segundo tramo dotaron al Granada de mucha paciencia con el balón. Empezaron de nuevo, al igual que en el comienzo de la primera parte, mostrando su participación, aunque acabaron de nuevo aguantando las envestidas blancas fruto del empuje rival.

En una de estas, André Ferreira detuvo un duro remate de Bellingham a bocajarro, aunque el rebote de este despeje le cayó a Rodrygo (2-0), que con paciencia ajustó su arco, soltó la flecha y mandó el esférico al palo lejano del portero luso del Granada, que no pudo hacer nada en esta ocasión para detener el ataque.

Los de Medina cada vez que recuperaban la bola lo intentaban, pero al estar tan lejos del área contraria les costaba montar una jugada desde tan abajo, sucumbiendo finalmente ante las presiones y recuperaciones tras pérdida del Real Madrid.

Ignasi Miquel corriendo detrás de Bellingham | Foto: LaLiga.
Ignasi Miquel corriendo detrás de Bellingham | Foto: LaLiga.

Valverde tuvo otra para aumentar la renta de los blancos. Los madridistas se mostraban cómodos y cada vez llegaban más a puerta contraria. André Ferreira, haciéndose gigante delante del uruguayo, tapó su remate y mandó el balón a córner, aunque la ocasión fue bastante peligrosa.

Fruto de la fatiga y necesidad de los granadinistas, el conjunto andaluz empezó a padecer cada vez más ante un Real Madrid que no daba tregua en sus intentonas. De hecho, Bryan Zaragoza tuvo que ser sustituido por unas dolencias en uno de sus gemelos. Nada bueno para los granadinos.

Con este resultado, el Real Madrid consiguió la victoria en su casa ante un Granada que apenas pudo doblegar a los blancos, que mostraron un gran juego y facilidad de cara a puerta. El estreno de Medina, que no fue como deseó, hace mantener al Granada con siete puntos en descenso. Asimismo, el Real Madrid sigue en la pugna por el liderato con 38 puntos, empatado con el Girona.

Ficha Técnica

Real Madrid: Lunin, Dani Carvajal (Lucas Vázquez 45’), Rüdiger, Alaba, Mendy, Fede Valverde, Toni Kroos, Brahim (Nico Paz 88’), Bellingham, Rodrygo (Gonzalo García 85’) y Joselu (Dani Ceballos 69’).

Granada CF: Raúl Fernández (André Ferreira 11’), Ricard Sánchez, Wilson Manafá (Njegos Petrovic 63’), Ignasi Miquel, Raúl Torrente, Carlos Neva, Gerard Gumbau, Sergio Ruíz, Myrto Uzuni (Weissman 63’), Bryan Zaragoza (Álvaro Carreras 83’) y Lucas Boyé (Antonio Puertas 83’).

Goles: 1-0, Brahim; 2-0, Rodrygo

Árbitro: González Fuertes (comité asturiano). Ha amonestado a Bellingham, Rüdiger por parte local y a Gumbau en el otro cuadro.

Incidencias: Partido correspondiente a la decimoquinta jornada de la Primera División. Choque celebrado en el Santiago Bernabéu ante más de 70.000 aficionados.

VAVEL Logo