El Villarreal CF no encuentra la forma de sacar los partidos adelante, y tras la eliminación en Copa, no han sido capaces de doblegar a Las Palmas, que sigue soñando con Europa.

El partido se ponía cuesta arriba en los minutos iniciales con un gol de Kirian Rodríguez que dejaba claras las intenciones del conjunto canario. 

La segunda mitad no iba a traer buenas noticias para los visitantes. En el minuto 50, Herzog hacía el segundo gol y diez minutos después Kirian volvía a marcar y ponía el definitivo 3-0 que deja al Villarreal a cuatro puntos del descenso y a Marcelino en la cuerda floja.

Pese a intentarlo en numerosas ocasiones, el Villarreal no vio puerta y los locales se lo hicieron pagar con una gran efectividad en ambas áreas.

De mal en peor

El conjunto groguet parecía haber tocado fondo con la eliminación de la Copa del Rey ante el Unionistas, equipo de Primera Federación. Pero no iba a ser así. La visita al archipiélago canario debía ser la vuelta a la victoria y de nuevo han chocado con la dura realidad, un equipo débil sobrepasado por uno de los que mejor juega en LaLiga.

La situación es crítica y se empieza a ver cada vez más cerca la zona roja de la tabla y si no se remedia la situación parecen estar condenados a sufrir hasta el final de la temporada. 

Cerca del descenso

Los de La Plana comienzan a ver muy cerca el descenso, a tan solo cuatro puntos del Cádiz que tiene un partido menos y podría acercarse en esta misma jornada a un solo punto.

Mallorca, Alavés, Celta, Cadiz, Granada o Sevilla parecen estar condenados pelear por la zona baja si no revierten también sus situaciones, y ahora el Villarreal se ha metido de lleno en esta lucha que tiene el premio más cruel, el descenso.

Marcelino cuestionado

La situación del club castellonense viene de atrás, ni Pacheta, ni Setién parecían estar preparados para dirigir un equipo con opciones a puestos europeos, y se recurrió a la experiencia de Marcelino para devolver al club a la zona alta.

El efecto no ha sido el esperado y tras varios partidos al frente del submarino, el asturiano sigue sin levantar al equipo, que está fuera de la Copa, acercándose al descenso y con el único rayo de luz que parece ser la Europa League.

La falta de resultados positivos está comenzando a dejar a Marcelino sin argumentos y la afición amarilla no ve mejora en el equipo y comienza a cuestionarse su continuidad.

Lo de Las Palmas no es casualidad

El club canario está siendo la revelación de esta temporada tras conseguir el ascenso. Los de García Pimienta practican un fútbol vistoso y, hasta el momento, muy efectivo, similar a la idea del Girona, que también les está dando grandes resultados.

Este estilo de juego no es casual ya que la temporada pasada Las Palmas consiguió ascender jugando igual que lo está haciendo este año, queriendo el balón y dominando partidos, por lo que ver resultados como el de hoy, aprovechando las debilidades del Villarreal no es una casualidad.

Negados en ambas porterías

El Villarreal está pasando un bache que afecta a las dos áreas, con falta de acierto en ataque y debilidad en defensa. En la parcela defensiva es donde más se está notando que el equipo no puede ser competitivo ya que está entre los tres equipos que más goles reciben de toda la liga.

En el otro área, los números no son tan malos, con 27 dianas es uno de los equipos que más goles marca pero no consiguen sacarle partido. Por ello, el principal foco de mejora de los de Vila-real debe ser la solidez defensiva si quieren sacar puntos para alejarse de la zona de peligro.