El Fútbol Club Barcelona y el Celta de Vigo se han enfrentado en la jornada 25 de LaLiga en un partido que era de suma importancia el conseguir la victoria para ambos equipos. Las aspiraciones eran claras: el Barcelona ansioso por ejercer presión sobre los líderes de la tabla, mientras que el Celta intentaba alejarse de la zona de descenso.

El Barcelona recuperó a Vitor Roque tras la suspensión por doble amarilla frente al Alavés. El brasileño encabezó la línea de ataque junto a Robert Lewandowski en su primera titularidad en el Fútbol Club Barcelona.

Primeros instantes del partido

En los primeros compases del enfrentamiento, el ritmo del partido en Balaídos se desenvolvió con una cadencia algo pausada, con ambos equipos desplegándose de manera organizada en el terreno de juego. Las oportunidades de gol fueron escasas en una primera mitad en la que el equilibrio predominó. Conforme a lo previsible, el equipo dirigido por Rafa Benítez optó por una formación defensiva de cuatro hombres, anticipando en numerosas ocasiones la incursión del lateral portugués del Barcelona, Joao Cancelo. Fue precisamente esta táctica la que permitió al Celta aprovechar las espaldas descubiertas, destacándose Iago Aspas en la banda derecha como el jugador más destacado durante los primeros 45 minutos.

A pesar de los intentos del Barcelona por imponer su dominio a través de posesiones prolongadas y la constante alternancia de juego de la banda derecha a la izquierda, el Celta se mantuvo alerta y apenas permitió acercamientos peligrosos a su portería.

Entre las ocasiones más destacadas, algunas surgieron de los desmarques astutos de Vitor Roque, aunque sus intentos se vieron frustrados por controles poco precisos, facilitando así la recuperación del balón por parte de la sólida defensa del Celta. El suspenso en el marcador se prolongó hasta los últimos compases de la primera mitad, con el reloj marcando el minuto 45, momento en el cual la red finalmente se estremeció.

La culminación llegó de la bota del polaco Robert Lewandowski, quien exhibió un control magistral seguido de un golpeo preciso e inapelable que dejó impotente al guardameta Guaita. La asistencia, una vez más, llevó la firma de Lamine Yamal, quien a su temprana edad está dejando una huella imborrable en esta temporada. Un gol que, sin duda, agitó las emociones en el Estadio de Balaídos y dejó al Barcelona con una ventaja valiosa al finalizar la primera mitad.

Segunda parte

La segunda mitad del enfrentamiento se inició con un Barcelona aparentemente adormecido, pagando el precio de su desconcierto al encajar un gol de Iago Aspas apenas un minuto después de que el árbitro diera inicio a la segunda parte. La jugada se gestó con un pase de tacón deslumbrante de Óscar Mingueza hacia Iago Aspas, quien remató, encontrando la intervención de Koundé que desvió el balón de manera infortunada, introduciéndolo en la portería de Ter Stegen.

De Jong con el balón // Fuente: FC Barcelona
De Jong con el balón // Fuente: FC Barcelona

A partir de ese momento, el ritmo del partido disminuyó, sumiendo a ambos equipos en un compás más pausado, donde la posesión del balón resultaba incierta y se veía marcada por imprecisiones de ambas escuadras. El encuentro se redujo a idas y vueltas, con constantes pérdidas de balón que no permitían un desarrollo fluido del juego. La tensión persistió hasta el minuto 95, cuando se produjo un penalti a favor del Barcelona tras una falta sobre Lamine Yamal. Fue Robert Lewandowski quien, desde los once metros, anotó el 1-2 en el marcador en su segundo intento, repitiendo el lanzamiento debido a un adelantamiento de Guaita en el primer disparo.

El Barcelona logra rescatar un partido sumamente complicado ante un rival que históricamente le ha presentado dificultades en los últimos años, infundiendo un rayo de esperanza en una situación delicada para sus aspiraciones al título de LaLiga. La victoria, obtenida con esfuerzo y determinación, no solo añade tres puntos valiosos a su cuenta, sino que también refuerza la confianza del equipo en su capacidad para superar retos difíciles. Este triunfo representa un impulso necesario en la lucha por el título, demostrando la resiliencia del Barcelona en un momento crucial de la temporada.

Ficha técnica:

Alineación del Granada Club de Fútbol: Guaita en portería; Mingueza, Starfelt, Dominguez y Ristic en defensa; Alende, Tapia, Beltrán y de la Torre en el medio del campo; Larsen e Iago Aspan en la delantera.

Alineación del Fútbol Club Barcelona: Ter Stegen en portería; Koundé, Cubarsí, Araújo, Cancelo en la defensa; Christensen, Pedri, De Jong,  en el mediocentro; Lamine Yamal, Vitor Roque y Lewandowski en la delantera.

Árbitro: Pulido Santana.

Estadio: Balaídos