Granada y Almería firmaron tablas en el marcador en un choque frenético y que tuvo de todo durante la hora y media de disputa. Los locales estuvieron desorientados durante todo el primer tramo, haciendo justicia los indálicos, que se fueron por delante al descanso. Transformados, los nazaríes se metieron de nuevo en la contienda y pudieron sellar un empate que se le quedó corto a los dos conjuntos. Mucho en juego y ninguno salió contento.

Los locales llegaban a la cita después de empatar en un gran encuentro contra el FC Barcelona (3-3), siendo sus últimas sensaciones bastantes buenas pese a no haber podido sumar de tres. Con la baja por amonestación de Ignasi Miquel, sumado a los lesionados, el Cacique Medina planteaba un choque donde, de ganar, se volvería a renganchar al tren de la permanencia.

Por su parte, el Almería aterrizaba en tierras nazaríes tras empatar en su casa contra el Athletic Club (0-0) en un partido donde apenas hubo ocasiones y se generó en demasía. Con siete puntos, sin haber ganado todavía y con la peor racha reciente en LaLiga, los indálicos debían pelear con sangre y sudor para conseguir su primera victoria y no terminar de quemar sus cartuchos por mantener la categoría. Eran bajas seguras Ramazani y Leo Baptistao.

Un Granada en fuera de juego

La batalla se presuponía igualada y tensa. No hubo sorpresa. El desarrollo del partido fue de menos a más en una auténtica final adelantada. Había mucho en juego y nadie quería cometer riesgos en demasía. Ambos conjuntos arrancaron con seguridad, sosiego y mucho respeto.

Los Cármenes estaba lleno hasta la bandera. No querían fallar a los suyos los granadinistas, que se jugaban mucho en su casa. Sin embargo, el Almería los hizo enmudecer sin haber pasado diez minutos desde el inicio del partido. Un pase poco tenso de Hongla en la salida desde atrás acabó mandando la bola a la propiedad de Pubill, que sin pensárselo soltó un zapatazo desde la boca del área, chocando el balón en el travesaño para acabar entrando con fuerza dentro de la guardia local (0-1).

Pubill celebrando su tanto | Foto: LaLiga.
Pubill celebrando su tanto | Foto: LaLiga.

No estaban para muchos disgustos los rojiblancos horizontales, que casi sufrieron otro mazazo cuando Embarba mandó el balón dentro de la portería de Batalla sin haber pasado tres minutos del anterior tanto. Se anuló el tanto por un fuera de juego. Casi milimétrico. A los minutos, se repitió la misma escena. En este caso el protagonista fue Arribas.

El Granada parecía que, con los minutos, no terminaba de engancharse en el juego. La intranquilidad e inquietud de los nazaríes, sobre todo por el poco protagonismo con balón, poca capacidad de generar ideas y hambre de los indálicos, les estaba costando muy caro, donde apenas podían construir y llegar con certeza hasta la meta de Maximiano.

El cabreo en el cuerpo técnico granadino era muy visible, lo que llevo a cometer cambios desde muy temprano. No le tembló el pulso al Cacique Medina, que introdujo a Maouassa por Villar antes de llegar al descanso. Rotación con la que iban a buscar más profundidad y simetría, llegándolo a encontrar en el final del primer tiempo pese a no generar ninguna intentona. El Almería fue dueño y señor durante ese tramo.

Ida y vuelta

El Granada salió reenganchado tras el ecuador. No le quedaba otra si quería pelear por aferrarse a continuar con vida. Hongla la tuvo con un cabeceo de un centro lateral, cantando parte del fondo el gol pese haberse ido el balón por detrás de la meta.

El filón por la banda derecha fue relevante para los nazaríes, que encontraron entre Pellistri y Ricard una buena asociación que hizo generar al equipo y llegar con más asiduidad. Fue como un soplo de aire fresco.

Estuvo a punto de encontrarse con el tanto los granadinos. Pellistri perdonó una acción clara que estaba justo para que él la empujara tras pasearse de lado a lado sin que nadie pudiera llegar, llegando el extremo uruguayo a tocarla pese a no con la fuerza suficiente.

El partido se rompió por completo tras esas ocasiones. El Almería intentaba cerrar la victoria, mientras que el Granada parecía que quería tratar de cara a su rival e incluso ir a por más. Ambos llegaban con facilidad, y parecía que el más listo iba a poder llevarse el gato al agua.

La mejora se notó y el Granada igualó la batalla restando quince minutos para llegar al final. Gumbau encontró desde la medular a Uzuni, que se fue de su marca y con un pase filtrado del catalán, el albanés se quedó solo ante Maximiano y no perdonó en el mano a mano con un disparo pegado al palo derecho (1-1).

Uzuni haciendo su celebración clásica | Foto: LaLiga.
Uzuni haciendo su celebración clásica | Foto: LaLiga.

El “sí se puede” se escuchó en todo el barrio del Zaidín después del tanto. Un gol de esperanza que terminó de convertir el choque en un correcalles entre las dos entidades, volviendo a darle una dosis de creencia a los locales.

Si hubiera poco picante, Gil Manzano le añadió un poco más al pitar penalti a favor del Granada tras caer Maouassa dentro del área almeriense por un choque con Pubill. El VAR mandó al colegiado a ver de nuevo la jugada. Parecía una decisión muy justa, y al final el árbitro extremeño rectificó su decisión tras no ver carga suficiente contra el francés.

El añadido rozó los diez minutos, y hubo tiempo para algunas ocasiones más. El Almería la tuvo, pero Batalla estuvo listo saliendo de su portería para robar la bola. El estrés en la grada era alto ya que podía pasar cualquier cosa pese el desgaste de los protagonistas.

Sin tiempo para más, el resultado finalmente quedó en tablas. Ninguno de los equipos terminó con un balance favorable sobre las consecuencias de dicho final, pese a que el reparto de puntos fue meritorio visto lo visto. De esta manera, los dos cuadros continúan últimos y suman un punto más a su casillero.

Ficha Técnica

Granada CF: Augusto Batalla, Ricard Sánchez, Miguel Rubio, Piatkowski, Carlos Neva, Martin Hongla (Gumbau 65’), Gonzalo Villar (Maouassa 32’ (Antonio Puertas 90’)), Sergio Ruíz, Óscar Melendo (Lucas Boyé 45’), Pellistri (Jozwiak 90’) y Myrto Uzuni.

UD Almería: Luis Maximiano, Marc Pubill, Edgar, Radovanovic, Bruno Langa, Robertone, Iddrisu Baba (Lopy 84’), Sergio Arribas (Alex Pozo 65’), Jonathan Viera (Melero 65’), Adrián Embarba y Choco Lozano (Marezi 74’).

Goles: 0-1, Marc Pubill; 1-1, Myrto Uzuni.

Árbitro: Gil Manzano (comité extremeño). Ha amonestado a Gonzalo Villar, Gerard Gumbau por parte local; a Robertone, Pozo, Radovanovic en el otro cuadro.

Incidencias: Partido correspondiente a la vigesimoquinta jornada de la Primera División. Choque celebrado en el Nuevo Los Cármenes con aficionados.