El último encuentro entre el Real Madrid y el Rayo Vallecano ha dejado a los aficionados al fútbol con el corazón en la mano. El empate 1-1 en el estadio de Vallecas fue mucho más que un simple resultado; fue un emocionante choque de estilos, tácticas y momentos de pura intensidad. Ya que ambos equipos tenían la ambición y objetivo de sumar de cara a sus objetivos dentro de la Liga EA Sports.

La rotación del equipo

El pitido inicial marcó el comienzo de un duelo táctico entre los dos equipos de la capital española, Real Madrid y el valiente Rayo Vallecano. Llamaba la atención la titularidad de jugadores como Luka Modric o Joselu Mato.

Una alineación que buscaba dar respiro a titulares indiscutibles como es el caso de Rodrygo Goes y Toni Kroos. La búsqueda de controlar el partido con el gran número de bajas era el principal objetivo de un Carlo Ancelotti que no esperaba verse en una situación tan incómoda como la que se produjo antes de los minutos finales de la primera parte.

El Real Madrid, lo primero que quería era afirmarse en la cima de la tabla y no permitir que sus rivales más directos lo puedan recortar puntos en la clasificación general. Por lo tanto, adoptó su característico enfoque ofensivo, mientras que el Rayo Vallecano, decidido a dar la sorpresa, planteó una defensa organizada y rápidos contraataques.

La efectividad de Joselu parecía haber roto el equilibrio del equipo local que no tenía una oportunidad de tirar a puerta hasta que un disparo rozaba la mano de Eduardo Camavinga y el VAR dictaba un penalti que lanzaba Raúl de Tomás para sumar el empate del partido y su primer gol en la competición nacional tras no haber anotado en las pasadas 17 jornadas que había participado.

Los problemas defensivos

Las bajas tan numerosas en la alineación madridista suponen una situación traumática en la zona inferior del once. El uso del propio Aurelien Tchouameni como central con la suplencia de Dani Carvajal un talón de aquilés del equipo en el partido.

Tras el empate surgía un éxtasis incontestable entre los jugadores del Rayo Vallecano que generaron más ocasiones de gol que en el resto de la primera parte. El Madrid sobrevive al vendaval y busca en la segunda parte cerrar el partido.

Los cambios llegaban en el minuto 75 para dar un cambio al ritmo del partido. Ni la entrada de Toni Kroos, Arda Guler, Dani Carvajal o Rodrygo Goes fueron claves para sacar adelante los tres puntos. Un nuevo empate que supone el quinto durante esta temporada.

Las decisiones de Ancelotti

El Rayo Vallecano había sumado en la ida un empate que le ha servido en su lucha por la permanencia. Carlo Ancelotti ve aclarado el calendario durante esta próxima semana sin tener un partido entre medias de cara a la Liga de Campeones. No corresponde al planteamiento táctico el cambio brusco en el medio y la delantera.

Un hecho que muestra como hoy era el día para apostar por nuevas caras, era el momento de apostar por Arda Guler. El jugador turco, que ha sumado pocos minutos durante esta temporada había causado un penalti ante el segundo clasificado, Girona y hoy merecía la titularidad para sumar confianza al joven futbolista.

Un empate que tiene un sabor agridulce para un equipo que puede sumar cinco puntos de ventaja al final de esta jornada si el perseguidor, el equipo catalán, el Girona suma los tres puntos en San Mamés. El FC Barcelona y el Atlético de Madrid no fallaron en sus respectivos partidos y todo hace indicar que será clave la victoria en la próxima jornada en el Santiago Bernabéu ante el Sevilla FC.