Una Real irreconocible vuelve a caer en casa
Brais apoyado sobre sus rodillas entre jugadores visitantes | Foto: Noticias de Gipuzkoa

Otra vez la impotencia ofensiva condena a la Real Sociedad. Otra derrota en casa, y ya son cinco partidos sin ganar como local. Otra vez 21 tiros para convertir un solo gol. El Villarreal CF visitó Anoeta y consiguió vencer al club donostiarra por 1-3, resarciéndose del duelo de ida en el que cayeron por 0-3 en el Estadio de la Cerámica y sumándose a Barça y Osasuna como los únicos tres equipos de LaLiga que han conseguido los 3 puntos en San Sebastián.

La Real se enfrentaba a uno de sus rivales más complicados de los últimos años, bajo la lluvia, y en un ambiente más frío que de costumbre a causa de la ausencia de los integrantes de la grada de animación. Antes de comenzar el partido, ambos conjuntos quisieron mostrar sus respetos con un minuto de silencio a los fallecidos en los incendios que se produjeron en Valencia la tarde del pasado jueves.

Sin el aliento de 'Bultzada Txuriurdina', el grupo que se dedica a animar en la grada 'Aitor Zabaleta', los guipuzcoanos sufrieron una dura derrota ante un submarino amarillo que no generó demasiado, pero que fue efectivo. 'Bultzada' no asistió al encuentro como protesta al proceso de investigación y las detenciones que está sufriendo debido a los altercados con los ultras del Benfica el 8 de noviembre de 2023.

Los de Imanol pagaron caro los errores, a pesar de ser el dominador principal del juego durante los 90 minutos. La venganza se sirve fría, y Santi Comesaña fue el vengador, el hombre decisivo de Marcelino con dos goles, uno en cada mitad. Merino recortó distancias en el 86', pero Sørloth sentenció en el descuento.

Comesaña celebra eufórico junto a sus compañeros | Foto: EFE
Comesaña celebra eufórico junto a sus compañeros | Foto: EFE
  • Frustración palpable

No es cuestión de talento, ni cuestión de intensidad. Simplemente, las cosas no le quieren salir a la Real Sociedad en la que es probablemente la etapa más compleja de la temporada. Los donostiarras sacaron a relucir su identidad en la primera mitad, como de costumbre. El técnico oriotarra no cambió su planteamiento convencional y la Real salió a por la posesión del esférico, ejerciendo presión para recuperarlo rápidamente. Sin embargo, la mala suerte no solo se manifiesta en el césped. La lesiones no les dan un respiro a los txuri-urdines y Barrenetxea se ha sumado a la enfermería en tan solo 5 minutos de partido.

Brais se lamenta caído en el césped | Foto: LaLiga
Brais se lamenta caído en el césped | Foto: LaLiga

La Real Sociedad encontraba huecos en la arriesgada agresividad que propuso el Villarreal, pero la portería se resistía. Abrieron la lata los visitantes en el 17' de la primera parte valiéndose de un saque de esquina. Raúl Albiol aprovechaba la falta de marcaje en el segundo palo para otorgarle el balón a Comesaña, que en el área pequeña remató a bocajarro con la cabeza (0-1).

El tono del choque no cambió a pesar de la ventaja visitante y los locales continuaron dominando y provocando pérdidas de balón. Al término de los primeros 45 minutos, Javi Galán envió un centro esquisito al segundo palo, pero que Traoré no consiguió culminar tras el despeje de la zaga amarilla. Zakharyan también asustó a Jorgensen con un golpeo de libre directo.

  • Tenía que ser Sørloth

La segunda parte tuvo el peor inicio posible. En el minuto 47, un error de Pacheco en la salida de balón pasó a convertirse en un centro de Álex Baena por banda izquierda que finalizó Comesaña con un golpeo bajo.

 

Con el 0-2, todo parecía perdido para los locales a pesar de los reiterados intentos de gol. En el 64', Imanol realizó un doble cambio en el que entraban Merino y Sadiq por Zakharyan y André Silva. El navarro, pieza angular del conjunto vasco, anotó ante el Mallorca en Son Moix y volvería a hacerlo contra el Villarreal para recortar distancias. Corría el minuto 86 cuando 'el Conde' introdujo un pelotazo en la red tras dos rechaces en el área. Con 6 minutos de tiempo añadido y el 1-2 en el electrónico, la Real pasó a adelantar su posición para buscar el empate.

Merino celebra dedicándole el tanto a su pareja | Foto: @RealSociedad Twitter/X
Merino celebra dedicándole el tanto a su pareja | Foto: @RealSociedad Twitter/X

No fue posible. Alexander Sørloth, un viejo conocido en San Sebastián, se encargó de sentenciar en el minuto 94. El submarino amarillo se aprovechó de un contraataque y el vikingo noruego, recién salido del banquillo, puso la guinda para el Villarreal cuando Guedes le cedió la pelota de cabeza para disparar a placer desde el punto de penalti.

La Real tan solo ha sumado 3 puntos de los últimos 15 posibles en su casa en liga. La situación es delicada, más todavía teniendo en cuenta el difícil y a la vez crucial calendario de febrero. Son muchos los factores, entre los cuales destacan la cantidad de lesiones y la falta de gol. Imanol espera el regreso de Oyarzabal como el comer. El eibarrés es el máximo goleador de los guipuzcoanos y el golpe que sufrió en su rodilla derecha (la de la rotura de ligamento cruzado) ante el Girona fue más grave de lo que parecía.

VAVEL Logo