Samuel Dias Lino (Santo André, Brasil, 23 de Diciembre de 1999) ha provocado una de las mayores irrupciones en las alineaciones del Atlético de Madrid desde la llegada de Diego Pablo Simeone. El brasileño ha demostrado tener una increíble madurez en su segunda temporada en España. Ha conseguido acompañar el trabajo y sacrificio defensivo con goles y asistencias.

Lino celebrando un gol en el Metropolitano | Foto: @Atleti
Lino celebrando un gol en el Metropolitano | Foto: @Atleti
  • Complicada infancia en São Bernardo

Samuel Lino vivió prácticamente toda la primera etapa de su vida en esta pequeña comunidad de favelas. En su casa, al principio de una de las calles de este barrio, convivían su hermano y él gracias a dos padres muy trabajadores: Vania y Euvaldo.

Su obsesión por este deporte llega desde bastante pequeño, practicándolo en todas y cada una de las calles de su comunidad de favelas. Él siempre ha sido firme defensor de lo productivo que es el fútbol de barrio y los recursos que puede aportar a un futbolista profesional.

Muchas son las veces que ha explicado, entre risas, la forma y composición de los primeros balones que utilizaban sus amigos y él en los pequeños partidos que jugaban cuando eran niños. "Eran de esos muy flojos" comentaba en una de sus entrevistas.

  • Su llegada al fútbol profesional

Las personas cercanas a Samuel siempre han comentado el ADN de regateador que lleva en la sangre. Él mismo comentaba el cambio que ha habido en este deporte. El fútbol se ha convertido en una mezcla de nociones tácticas con los imponentes físicos de los jugadores.

Gracias al regate que forma parte del día a día de su pie derecho, varios ojeadores se fijaron en Lino. Comenzó en el fútbol sala, en el 'dribling' se le nota. Esa manera de pisar el balón por la banda izquierda del Metropolitano sólo podía venir de ese deporte. Se desarrolló un año en las pistas de sala antes de dar el salto al fútbol 11.

Samuel llegó aparentemente tarde al fútbol importante. Aún con quince o dieciséis años seguía jugando en los campos de su ciudad, sin perder nunca la esperanza de compartir vestuario con los mejores futbolistas algún día. El brasileño compartía los partidos que se formaban con gente con muchos más años en sus piernas que él. Iban más fuerte y más duro, y así ganó mucha más fuerza.

A los diecisiete años y después de haber jugado un año en el fútbol sala a un nivel mucho más alto, le surgió la oportunidad de jugar en el equipo de su ciudad: el São Bernardo. La decisión entre seguir en el fútbol sala y dar el salto al fútbol 11 fue difícil, pero no se lo pensó demasiado. Él siempre quiso la motivación de poder llegar a jugar con los futbolistas que veía por televisión.

Sus ídolos: Ronaldo y Ronaldinho. ¡Menudos futbolistas en los que fijarse!, ¿no? El futbolista del Atlético de Madrid empezó sin posición, jugaba de todo. Se desempeñaba en el medio, de delantero, de extremo; donde sea por jugar su deporte favorito. Lo hacía por amor al fútbol.

Un año en el São Bernardo le motivó lo suficiente como para dar el siguiente paso. Pero la situación no se desarrolló como esperaba. Fue a probar con el Flamengo, uno de los equipos más laureados del Brasileirão. Las cosas no fueron bien, y el club brasileño desestimó su incorporación. Además, también probó con el Corinthians, del que es aficionado, pero tampoco salió. Ni él ni su representante se sintieron cómodos de la manera en la que fueron recibidos. Sabía que él no debía seguir por ese camino. Debía a esperar a un nuevo intento, y la oportunidad llegó.

Europa. El representante de Samuel Lino le aseguró que unos meses después de rechazar la oferta del Corinthians le traería una del fútbol europeo. Precisamente de Portugal, país con el que comparten costumbres, idioma y muchas tradiciones más. 

  • Primera etapa en la liga portuguesa

En su llegada a Europa, no tuvo problemas de confianza. Creía mucho en sus posibilidades y en todo lo que puede aportar a los equipos donde juega. El equipo que apostó por él fue el Gil Vicente, de la Primera División de Portugal. El club portugués planteó una limpieza total en su plantilla en el verano de 2019 y se interesó por los derechos de Samuel Lino.

Lino al finalizar un partido con el Gil Vicente | Foto: @GilVicente_fc
Lino al finalizar un partido con el Gil Vicente | Foto: @GilVicente_fc

En la primera temporada fue costosa su adaptación. Finalmente entendió que su posición ideal era la de extremo izquierdo. El entrenador le dio varias oportunidades pero nunca llegó a ser un titular indiscutible. Dos únicos goles en la primera temporada le dejaron lejos de deslumbrar al resto del continente europeo, y se metió en la cabeza la idea de seguir trabajando y esforzándose, como habían hecho él y su familia antes de llegar hasta ahí.

Once y catorce goles en las dos siguientes temporadas, respectivamente. Gracias a esas cifras y a algunas muy buenas actuaciones, muchos clubes europeos tocaron la puerta del Gil Vicente, preguntando por el jugador. Samuel no tuvo casi en mente pensarse las ofertas, quería seguir subiendo escaleras en su carrera futbolística.

Y el Atlético de Madrid llamó a su puerta.

  • Salto al fútbol de élite

La directiva del Atlético de Madrid ejecutó la compra del joven jugador brasileño en el verano de 2022. Esta etapa del club rojiblanco coincide con el sistema 3-5-2 de Diego Simeone, donde la posición de Lino no tenía lugar. Con una delantera con Morata, Griezmann, Félix, Cunha y Correa; y con un carrilero izquierdo asentado como Carrasco, el jugador de São Bernardo que quería cumplir su sueño debía esperar.

Presentación de Lino con el Atlético | Foto: @Atleti
Presentación de Lino con el Atlético | Foto: @Atleti

El Atlético, Samuel Lino y el Valencia acordaron un préstamo por un año donde el jugador dispondría de los minutos necesarios para convencer al 'Cholo'.

  • La cesión en el Valencia que convenció al Atlético

Titular indiscutible en un Valencia que comenzaba a salir del pozo apostando por jugadores jóvenes y de la cantera, disputó la mayoría de los encuentros posibles de la temporada.

Cerca del área y con un entrenador con un planteamiento ofensivo y atrevido logró enlazar ocho goles en poco más de cuarenta partidos en su primera temporada en España.

Los seguidores de la liga española comenzaron a apuntarse el nombre del brasileño, y las directivas de los equipos empezaban a mover fichas para un posible fichaje u otro posible préstamo. Sin embargo, el Atlético de Madrid ya lo tenía en su mano. Atado y bien atado tenían al jugador brasileño y, gracias al curso de préstamo en la ciudad valenciana, decidieron que debía volver a Madrid a realizar la temporada con la plantilla rojiblanca.

Verano de indecisión y nula estabilidad en el club de la ribera del Manzanares. Inmerso en un proceso de modernización, se decidió que era el momento para rejuvenecer la plantilla. Una de las piezas claves fue Samuel Lino, que no dejó malas sensaciones en el 'tour' de pretemporada. Con Cunha en Inglaterra, con Carrasco en la rampa de salida a Arabia y con João Félix más fuera que dentro, era el momento de localizar su hueco en la plantilla atlética. Y lo hizo.

Diego Pablo Simeone pidió expresamente a Miguel Ángel Gil Marín la necesidad de quedarse entre los veinticinco jugadores tanto a Lino como a Riquelme. Adquirió la camiseta número doce y se estableció en una de las mejores plantillas del panorama europeo y mundial.

  • La importancia de Samu en el Atleti

En su primera temporada en el Atlético de Madrid formando parte de la plantilla, está consiguiendo lograr cifras parecidas a las de su año en el Valencia. Sin embargo, sus actuaciones en la mayoría de los encuentros y su importancia en el once titular le hacen ver como un 'top' de Europa.

Yannick Carrasco tenía en su poder la posición del carril izquierdo. No obstante, después de la tercera jornada de liga decidió aceptar una jugosa oferta de Arabia que dejó libre la banda zurda. Simeone confió en él y le incluyó en la titularidad sin pasar por la famosa mili del 'Cholo'. Sus actuaciones de carrilero fueron sorprendentes, y rápidamente llamaron la atención a la hinchada del Metropolitano. Fue en ese momento cuando en una entrevista Samuel confirmó que Diego Pablo Simeone le comentó que se fijaron en varias actuaciones de carrilero en Portugal.

Asentado en la titularidad y siendo pieza clave en el Atlético, ha llegado a disputar por primera vez un partido europeo de Champions League. Además, ya ha logrado varios goles en la máxima competición, incluso un zapatazo al ángulo contra el Celtic de Glasgow que le elevó al olimpo de la competición durante esta temporada.

El estreno europeo de Samuel Lino | Foto:@Atleti
El estreno europeo de Samuel Lino | Foto:@Atleti

Samuel Lino, de difícil infancia y de tardía llegada al fútbol, ha conseguido establecerse como titular en una de las plantillas más complicadas de Europa, si no del mundo. Su empeño, sacrificio y humildad junto al ADN regateador le han hecho ser uno de los más queridos en el Atlético. Los seguidores no tienen ninguna duda de que seguirá así la actitud de un jugador con tanta hambre de demostrar y títulos.