Pérez Lima: ''El árbitro no roba. Él no se lleva los tres puntos"

Pérez Lima: ''El árbitro no roba. Él no se lleva los tres puntos"
Pérez Lima: ''El árbitro no roba. Él no se lleva los tres puntos"

Nos recibe Manuel Pérez Lima, la persona. De la Orotava, Tenerife. En el carnaval que es la vida, donde cada cual vestimos un disfraz, interpretó el papel de árbitro, vinculado a su gran pasión, el fútbol, donde fue portero hasta una frustrante lesión de hombro en su adolescencia. Empezó a arbitrar en Primera División a los 36 años, hasta el error que segó su trayectoria en la élite: una mano del Kun Agüero que terminó en gol, que convirtió su sueño en pesadilla. Su pasión, en amenazas de muerte, incitación contra su figura de la prensa, y sesgos notorios de una cultura en decadencia. Un error, como aquellos de los que aprendemos cada día, como Manuel: "Al ver el partido por televisión, pude observar que me equivoqué". 

Pregunta: En primer lugar, ¿quién es Manuel Pérez Lima?

Respuesta: Un niño enamorado del arbitraje.

P: Los niños quieren ser delanteros, mediocentros, defensas o porteros, pero ninguno quiere ser árbitro. ¿De dónde surge esa vocación?

R: Pues mira, a mí lo que me gustaba era jugar al fútbol, era portero y tuve una lesión de hombro, la cual me impidió seguir mi carrera como jugador. El médico que me atendió me dijo: ‘’Si te gusta tanto el fútbol, ¿por qué no te metes de árbitro?’’, y así lo hice. Con 14 años me dirigí al comité.

P: ¿Esperabas llegar a la élite o no tenías esas miras?

"Los árbitros españoles cobrar, cobran, pero no tienen contrato ni seguridad social, sólo la ficha con derecho a la mutualidad"

R: No pensaba en eso, siempre he sido una persona que mira el presente. Pero es cierto que tenía una sensación extraña en mí, un contraste de opiniones, los dirigentes de clubs me decían que llegaría lejos, en cambio, los compañeros decían que nunca llegaría a nada, que tenía que callarme. Menos mal que no les hice caso…

P: En primer lugar, debemos preguntarle lo que cualquier espectador afirma al terminar cada jornada de fútbol: ¿Los árbitros favorecen a alguien?

R: Los árbitros favorecen igual que perjudican a alguien. Hay una acusación que no me gusta nada, incluso me pone enfermo, cuando oigo algún comentario del estilo: ‘’El árbitro nos ha robado’’.  Tengo que recordar que los puntos nunca se los queda el árbitro. Por lo tanto, el árbitro no se equivoca ni más ni menos que cualquier deportista. El error del árbitro favorecerá a alguien en igual de condiciones que perjudicará a alguien. ¿Quién no se equivoca?

P: ¿Cómo se puede tener una vocación por una profesión donde de cada aplauso recibido se reciben, siendo leves, 10 abucheos?

"El árbitro no roba. El árbitro nunca se lleva los 3 puntos"

R: A mí lo que me gustaba, como ya te he dicho, era jugar al fútbol, pero todos sabemos las sorpresas que nos tiene guardado el destino. Jugaba de portero pero la lesión en el hombro se cruzó en mi camino, y la única posibilidad que tenía con 14 años de seguir en este deporte era hacerme árbitro. Y sin saberlo tenía unas cualidades innatas para este deporte y con el paso de los partidos y de los años me fui enamorando cada día más del arbitraje. Hasta que al final se convirtió en mi estilo de vida.

P: El jugador falla, pero nunca es portada por ello, nunca es la ira de nadie. ¿Cómo vive el árbitro la presión social que conllevan sus errores?

R: No creo que a los jugadores por fallar no se les dé caña, se critica igual a un jugador que a un árbitro, o entrenador, ya que cuando fallan se juegan el puesto, reciben insultos y son criticados igual que los árbitros. Lo que pasa es que a los árbitros se les critica de forma colectiva, es igual que cuando un cura comete un error o mismamente un médico, se habla más de forma general. He de decir que el arbitraje sólo funciona de forma colectiva para su propio comité pero en cuanto al resto cada árbitro se juega sus garbanzos en cada partido por libre.

“Te vamos a matar” o ‘’hijo de puta’’ eran una constante

La presión se lleva igual que cualquier deportista de élite. Aunque la presión hacia el árbitro es más mediática que en la calle, el árbitro normalmente pasa desapercibido por donde va, el jugador no puede entrar a un bar.

P: Si el jugador tiene un mal día, se le espera a que vuelva a su nivel al siguiente partido. Un árbitro no puede tener un mal día. Usted lo tuvo: "Pérez Lima se 'carga' al Recre y regala tres puntos al Atlético, señaló dos penaltis inexistentes, se tragó otro y dio un gol con la mano del Kun Agüero", así titulaba el periodista Juan José Anaut en Marca, tras un partido en el que usted fue el protagonista. ¿Qué sintió al ver las imágenes repetidas en televisión?

R: Fue un encuentro en el que tomé decisiones que me parecieron correctas en el terreno de juego, pero al ver el partido por la televisión, pude observar que me equivoqué. Ese encuentro levantó mucha polvareda, recibí amenazas de muerte, tuve que cambiar de dirección, de teléfono, los medios hablaban de mí como si fuese un terrorista…
 
Fue una situación muy complicada, el mes después del partido fue una tormenta continua que no se detenía con el paso de los días, palabras como “te vamos a matar” o ‘’hijo de puta’’ eran una constante. Me llamaron de varios medios de comunicación de la península y, sin previo aviso, me decían: ‘’estamos en directo’’, y eso no se hace, joder… Un poco de respeto, después se quejan que los árbitros no hablen.
 
"Con la tecnología hubiera visto lo mismo que vieron los que me criticaron"

En esos días tuve que coger a mi familia y desaparecer. Fue una situación complicada, a veces pienso que qué país de cobardes tenemos, si el gol lo metió el Kun, y no yo, ¿por qué me persiguen a mí?. Pero es un país que le gusta meterse con el eslabón más débil, aún hoy en día sigue igual. Los árbitros son los culpables de los males de los club, lo que hay que oír...

Luego, encima me quitaron el partido que tenía de Copa del Rey, estuve un mes sin arbitrar, y me descendieron al finalizar la temporada. Pero soy árbitro y hay que estar preparado para esto, si no estamos jodidos. Una presión como ésta no la aguanta todo el mundo, eso es cierto.

P: ¿Le hubiera ayudado la tecnología?

R: Con la tecnología hubiera visto lo mismo que vieron los que me criticaron y se hablaría de lo realmente importante, el fútbol. Pero eso va así…

"En esos días tuve que coger a mi familia y desaparecer"

P: Cómo afectaron aquellos días a su vida, y cómo han afectado a su vida. ¿Qué siente un árbitro cuando 50.000 personas insultan a su madre, o dicen otros improperios? ¿Qué sintió o siente al ver carteles de ‘’se busca’’ que circulan por internet con su rostro?

R: Esos días me afectaron a mí a través de mi familia, yo soy el árbitro, ellos no, no tienen por qué aguantar todo este mal rollo, yo soy un deportista y no un delincuente. Un estadio con 50.000 personas motiva y da ganas de hacer bien tu trabajo, y es que en líneas generales el comportamiento de los aficionados en los estadios españoles es ejemplar. El daño viene cuando algún periodista lanza sus dardos envenenados sin pensar que hay mucho loco por ahí suelto y pueden interpretarlo como una invitación a la violencia. Hay que pensar antes de hablar ya que hay muchos energúmenos por ahí sueltos. Ahora mira la que está cayendo en el país y a los responsables ni se les nombra, pero como un árbitro no pite un penalti, no lo dudes, le linchan.

"Me descendieron por la repercusión mediática que supuso no ver la mano"

P: ¿Qué supuso en su vida y en su carrera esa mano de Agüero? Usted fue descendido…

R: Sólo me afectó deportivamente porque me descendieron por la repercusión mediática que supuso no ver la mano. Amigo mío, yo me visto por los pies, siempre he sido honesto en la toma de decisiones, por lo tanto, no me afectó nada a nivel personal, seguí siendo el mismo. Hice lo mejor que pude mi trabajo y asumo mi responsabilidad, pero insisto, el gol lo metió con la mano el Kun, no yo.

P: ¿Recuerda algún comentario entre los futbolistas del Atlético que le hicieran ver en el campo que había sido gol con la mano? ¿Se enteró en el transcurso del partido de sus error?

R: En el sótano de mi casa tengo preparado un estudio, que utilizaba para preparar los partidos que tenía que dirigir, así como volver a ver el encuentro después, para corregir errores. Está equipado con todo el material didáctico, un televisor y un ordenador.

Cuando me puse a analizar el At. Madrid - Recreativo de Huelva, la imagen que a día de hoy tengo grabada en mi cabeza es ver a Fernando Torres pasar la mano por encima de la cabeza de Maniche y le dice: “Lo metió con la mano”, se ríen, levantan la cabeza y siguen su camino. Esa humillación que sentí en el estudio de mi casa al ver que a jugadores profesionales le importaban un pimiento el daño que podía hacer esa mano a terceros, nunca lo he podido entender.

Si hubiera visto a Torres decir eso en el terreno de juego, a lo mejor estaría pitando a día de hoy.

"No tengo ni idea de los criterios que se utilizan para subir o bajar a los árbitros"

P: ¿Ve justos los criterios para ascender o descender?

R: No tengo ni idea de los criterios que se utilizan para subir o bajar a los árbitros. Lo único que sé es que es un sistema federativo, por lo tanto procuran tener a todas las federaciones contentas, sino tienen en Primera tienen en Segunda.

P: Muchos aficionados del Recreativo de Huelva tienen la opinión de que usted se equivocó a propósito porque en la RFEF no gustaba ver al Recreativo de Huelva en puestos europeos.

R: ¡Es de locos pensar eso!, es como creer que los fantasmas existen. Es absolutamente mentira.

"Los árbitros van por un lado y los dirigentes de estos por otro"

P: ¿Existe el mismo trato en el estamento arbitral frente a los errores de unos y los errores de otros? Esa misma temporada, Messi metió un gol con la mano, y el árbitro de ese partido fue "premiado" con la final de la Copa del Rey. Usted, sin embargo, como hemos visto anteriormente fue descendido, ¿a qué son debidas esas contradicciones?

R: Esa pregunta soy el menos indicado para contestarla, ya que hablaría con el corazón y no con la razón. Pero por mis errores fueron sancionados diferentes al de otros compañeros, cosa que no me pareció justo.

"Me sentí humillado al ver que a jugadores profesionales como Torres o Maniche, le importaba un pimiento el daño que podía hacer esa mano a terceros"

Y bueno, pensé que ése era el precio que tenemos que pagar por ser tinerfeños, siempre nos han tratado de forma diferente. Pero con el paso de los años me di cuenta de que el problema no estaba en la Península, sino en Tenerife, el presidente del Comité tinerfeño es un inepto y sólo pensaba en él, que no le movieran de la silla, así que me vi más sólo que la una. Es un problema que tenemos en Tenerife, ya que normalmente la persona menos preparada está al frente del colectivo, y ya son 26 años. Aquí en las islas hay árbitros de un nivel altísimo, pero fíjate que los únicos que siguen con el paso de los años son los ineptos que están al frente del comité tinerfeño y los que les hacen la pelota día tras día.

P: ¿Existen tratos de favor hacia algunos árbitros afines a los dirigentes o no existen esas cosas?

R: Yo la verdad que el trato personal que recibí por Vitoriano y su equipo en todo momento fue bueno, nunca vi un trato diferente entre compañeros, pero como en todas las cosas, ellos eligen los mejores que creen en cada momento para representar al arbitraje español. Otra cosa es que uno pueda estar de acuerdo o no.

Sobre el Villarato: "Los árbitros son honestos y así lo han demostrado con el paso de los años"

P: ¿Existió el Villarato, donde se decía que los árbitros, en caso de duda, favorecían al FC Barcelona por considerar que le daría más trato con Ángel María Villar tras el apoyo de Joan Laporta para que fuera presidente en las elecciones a la RFEF?

R: Nada de eso es cierto. Los árbitros son honestos y así lo han demostrado con el paso de los años.

P: ¿Qué opinión había en el estamento arbitral sobre las acusaciones del famoso Villarato por parte del diario AS?

R: Los árbitros hablamos de las reglas de juego, las pruebas físicas, dietas, organización del viaje, etc. Yo por lo menos nunca he hablado de ese tema, se está más concentrado en hacerlo bien en el campo, y en cómo mejorar día a día. Yo siempre estaba más concentrado en mi trabajo, en ser mejor árbitro.

P: ¿Cómo es Ángel María Villar, presidente de la RFEF y su relación con los árbitros?

R: La verdad es que nunca he hablado con él. No puedo decirte, porque, sinceramente, no le conozco.

"Aquí en España están los mismos de hace 30 años"

P: ¿Cómo considera que estaría mejor la RFEF, con o sin él?

R: En ningún cargo nadie puede estar más de dos legislaturas, hay que dar paso a otra gente con otras ideas, una renovación. Pero aquí en España están los mismos de hace 30 años, a mí personalmente me gustan los cambios y mover a la gente, como buen osteópata que soy, creo en el movimiento y el movimiento es vida, tener la misma gente en el mismo sitio no me gusta, no produce crecimiento, sino estancamiento.

P: El fútbol es uno de los deportes que más dinero mueve. ¿Cuánto cobra un árbitro? ¿Está justamente pagado ese oficio, o es un dinero excesivo?

R: Los árbitros españoles, cobrar cobran, pero no tienen contrato ni seguridad social, sólo la ficha con derecho a la mutualidad, después de 25 años como árbitro me fui igual que como vine, sin paro, sin liquidación... El primer contrato que tuve en mi vida deportiva me lo hizo el CD Tenerife el año que estuve como asesor.

"España es un país que le gusta meterse con el eslabón más débil"

P: En unas escuchas telefónicas, se descubrió que el Hércules había pagado al Córdoba 300.000 euros para dejarse ganar. El Hércules ascendió a Primera y... "El juzgado de Instrucción número 7 de Alicante ha cerrado de forma fulminante la investigación sobre la presunta compra de partidos por parte del Hércules para ascender a Primera División al constatar que el pago de primas para dejarse ganar un partido no será delito hasta finales de año."

R: No me gusta opinar sobre estos temas, son muy delicados, para eso están los jueces. Mejor que actúe la justicia.

P: Sin acusar a nadie, ¿ha oído rumores de la existencia de amaño de árbitros en partidos de fútbol? ¿Alguien tanteó que usted como juez amañara algún partido durante su carrera?

R: Con toda la sinceridad del mundo, 25 años como árbitro y nunca he oído nada relacionado con ese tema, ni nadie se ha acercado a mí sobre temas similares.

P: ¿Cuál es la influencia real de la prensa a la hora de arbitrar? ¿Puede una campaña cambiar el criterio del colegiado radicalmente?

R: De la presión de la prensa a la hora de arbitrar solo puedo hablar de mí y la verdad es que me daba lo mismo lo que dijesen. Yo iba a realizar mi trabajo lo mejor posible y me importaba un carajo lo que dijesen los medios. Era un poco masoquista, porque si te digo la verdad cuando peor hablaban de mí, más motivado estaba.

Sobre los amaños: "25 años como árbitro y nunca he oído nada relacionado con ese tema"

P: Cuéntenos un poco sobre su camino a la élite, ¿cómo crece un árbitro?

R: Partido a partido. Cuantos más partidos mejor árbitro serás. Cuanta más experiencia tengas mejor serás. En mi época costaba más subir de categoría, tenías que estar dos años como mínimo en cada una. Empecé en Segunda Regional, Primera Regional, Preferente, y subí a Tercera División, luego Segunda B y ya Segunda y Primera División.

Este es un deporte para disfrutar cada partido sin pensar en el resultado al final de temporada. Al final el que vale sube y el que no, se queda, así de sencillo es, para qué comerse el coco. Cabeza alta, honestidad, trabajo y para adelante, sin mirar atrás. Yo tenía claro que el día que dejara de disfrutar lo dejaría. Mi vida no tiene sentido sin este deporte, es mi estilo de vida.

P: ¿Qué situaciones recuerdas con especial cariño o nostalgia?

R: Todas las semanas me invade la nostalgia cuando veo los partidos de Primera, en el encuentro de copa entre el Real Madrid y el Barcelona se me saltaron dos lágrimas al ver a Clos Gómez realizar ese gran arbitraje, ya que yo sé lo que hay detrás de todo esto y cuando veo a los compañeros de mi época siento un cariño especial por ellos. Ser árbitro junto el nacimiento de mi hija es lo mejor que me ha pasado en mi vida.

P: ¿Qué cosas vio que no le gustaron?

R: Muchas cosas, mira te las digo… Que los árbitros van por un lado y los dirigentes de estos por otro. Luego, que haya contratos de trabajo para los árbitros, más seguridad en los campos de regionales, más cercanía con los medios de comunicación, etc.

Y lo más importante, que los árbitros puedan elegir a su presidente, que éste no sea impuesto por el presidente de la federación de turno. A veces creo que estamos locos, en Tenerife el presidente de los árbitros tiene 77 años, y lleva 26 años, y encima tiene como secretario a su yerno y de empleados tiene a la mitad de sus familiares. ¡De locos!

"Pitar en San Mamés es lo más grande que le puede pasar a un árbitro"

P: ¿Qué es lo más agradecido y lo más desagradable de arbitrar en Primera División?

R: Con el paso de los años sólo se queda lo bueno, tengo muchos recuerdos buenos, malos recuerdos no tengo. Pitar en San Mamés es lo más grande que le puede pasar a un árbitro. Sales a realizar el calentamiento y los aficionados te aplauden, antes y después del encuentro el trato que recibes por la calle, en el restaurante, es increíble… Luego, por ejemplo, mi primer partido en Segunda fue también en un campo mítico, el Vicente Calderón. De esta afición tengo un bonito recuerdo, nunca vi un campo así, dos horas antes del encuentro lleno y cantando, es una de las aficiones más fieles que hay, y claro, recuerdo cosas del Mono Burgos, de Gil… grandes personajes.

"Quiero devolver algún día al arbitraje todo lo que me ha dado"

P: ¿Difiere el perfil de jugador entre Segunda B o categorías inferiores y Primera?

R: Si, el de Segunda B protesta mucho, el de Primera División es más profesional, se dedica más a realizar su trabajo y suele pasar del árbitro, aunque no lo parezca.

P: ¿Cuál suele ser la relación entre jugador - árbitro? ¿Puede haber amistad? Sería como un juez de tribunales, que puede juzgar a un amigo. Suena raro.

R: La relación entre un jugador y un árbitro tiene que ser de respeto mutuo, una relación cordial. Cada uno debe respetar el trabajo del otro. Mis mejores amigos son jugadores y muchos juegan en Primera, como Edu Moyá, y Mario, que ahora juega en el Betis. Y para que veas cómo es esto, esos dos jugadores que te he dicho estaban en el Recreativo jugando el día de la mano del Kun. Somos deportistas cada uno en su cometido y punto.

P: En general, cómo definirías a los jugadores, personas agradables que te permiten el trabajo, o todo lo contrario.

R: Si, el comportamiento de los jugadores es muy bueno, te dejan hacer tu trabajo sin problemas, pero está claro que el fútbol es corazón y puro sentimiento y surgen problemas, pero en líneas generales es perfecto.

P: ¿Cuándo está arbitrando y los miles de espectadores le reprochan una decisión, está el árbitro desconectado de todo el ambiente exterior o le afecta emocionalmente y puede afectarle en decisiones posteriores?

R: El árbitro de fútbol profesional tiene que tener unas condiciones innatas para soportar la presión, si no es capaz de aguantar la presión y se deja llevar por los aficionados, estaría cambiando de decisión cada 5 minutos, y eso es muy perjudicial. A un árbitro de fútbol de élite nunca le afecta la presión del público. Un veleta no puede ser árbitro de fútbol.

"Me gustaría volver a recuperar el prestigio perdido del comité de árbitros"

P: Tras su retirada, ¿Sigue ligado al mundo del arbitraje?

R: Me gustaría volver a recuperar el prestigio perdido del comité de árbitros, volver a poner a los árbitros en el lugar que se merecen, por ese motivo en la actualidad estoy aprendiendo y conociendo el fútbol desde todos los estamentos, sabiendo qué opinan del árbitro, cómo mejorarlos, dónde se está fallando y sobre todo cómo puedo mejorar la imagen del árbitro. También doy conferencias a jugadores, aficionados y demás. Además, soy comentarista deportivo defendiendo al árbitro, valorándole. Estoy intentando que en la actualidad los jugadores, entrenadores y aficionados se vayan familiarizándose con las reglas de juego. Tengo en una radio canaria una hora que contesto a las preguntas de los aficionados sobre las reglas de juego. Quiero conseguir que en un futuro no muy lejano, hablar de arbitraje sea algo reconocido y cambiar la imagen que se vende desde la federación.

"Quiero que los lectores de VAVEL conozcan cómo piensa y actúa en el terreno de juego un árbitro"

P: Viendo el panorama actual, ¿Qué futuro tiene una profesión tan castigada como el arbitraje?

R: Primero conseguir contrato de trabajo para los árbitros, ser independientes, que puedan elegir quién los representa, que puedan hablar sin miedo a represalias sobre todo en las federaciones territoriales, que da pena ver cómo funciona alguna que otra, ser libres, acabar con las agresiones en el fútbol. En la parte deportiva hay buena salud de árbitros, gente joven y preparada.

P: Recientemente se ha incorporado a VAVEL y podemos leer sus valoraciones en la sección de "El Silbato de Pérez Lima", ¿qué crees que puede aportar su sección a VAVEL? 

R: Sólo quiero que los lectores de VAVEL conozcan cómo piensa y actúa en el terreno de juego un árbitro, y que se puede utilizar las jugadas polémicas para conocer las reglas de juego, y no para castigar y acusar al árbitro. Y es que, en mi caso, siempre aprendí más de un fallo que de un acierto.

P: Por último, ¿qué sueño le queda por cumplir a un exárbitro?

R: Devolver algún día al arbitraje todo lo que me ha dado.

Fútbol español