Guía VAVEL Deportivo Alavés 2017/18: recorrido a través de un club histórico

El Deportivo Alavés puede presumir de haber militado en todas las categorías nacionales y regionales. Desde su fundación, en 1921, ha participado en Primera División durante 12 temporadas. La categoría de Segunda División es en la que más temporadas ha estado. Nada menos que 37 años ha estado en la división de plata. El resto, han sido en Segunda B, Tercera División y Regionales.

Guía VAVEL Deportivo Alavés 2017/18: recorrido a través de un club histórico
Deportivo Alavés (temporadas 1930 y 2016). Fuente: glorioso.net (superior) y @almeriajuega vavel (inferior)

Hay que destacar que en cuatro ocasiones se ha proclamado como campeón de la Segunda División. Lo hizo en los años 1930, 1946, 1954 y 2016. En otras tantas ocasiones, lo ha hecho en la Segunda B y ha terminado durante seis temporadas como campeón de la Tercera División. En el plano internacional, su participación se limita a dos ocasiones en la Copa de la UEFA, destacando el subcampeonato conseguido frente al Liverpool, en mayo del 2001. En su participación en la Copa del Rey, hay que mencionar el título de subcampeón, frente al Barcelona, al término de la pasada temporada.

Década de 1920 a 1930

A principios del siglo XX, los aficionados alaveses querían tener su propio equipo. Todas las noticias que llegaban de las provincias limítrofes, en el marco deportivo, tenían que ver con un deporte que vino de Inglaterra y que tenía en el Recreativo de Huelva al representante inicial en la Península. Y así se fue fraguando la idea de crear un equipo representativo de la ciudad.

Ciriaco y Quincoces, junto a Ricardo Zamora. Fuente: defensacentral.com
Ciriaco y Quincoces, junto a Ricardo Zamora. Fuente: defensacentral.com

Empezó llamándose Sport Friends, por esa influencia de los orígenes ingleses, aunque el 23 de enero de 1921 se cambió el nombre por el que conocemos actualmente. Por tanto, la temporada 1920-21 en la que militó en la serie B, correspondiente a la competición vizcaína, se puede considerar como la primera en su andadura futbolística. Contaba con una plantilla repleta de jugadores con experiencia. En apenas un año, consiguió tener en sus filas a jugadores de la categoría de Ciriaco, Quincoces, Olivares, Antero, Roberto y Modesto, que fueron los primeros internacionales del Deportivo Alavés, ya que fueron convocados para disputar las Olimpiadas que se celebraron en Ámsterdam.

Ciriaco, con la Selección Nacional, en las Olimpiadas de Amsterdam. Fuente: futbolnostalgia.com
Ciriaco, con la Selección Nacional, en las Olimpiadas de Amsterdam. Fuente: futbolnostalgia.com

En la temporada 1928-29, el club albiazul estuvo a punto de conseguir el ascenso a la Primera División. Su derrota ante el Betis Balompié le impidió jugar la promoción. Esa circunstancia hizo que los Directivos se empeñasen en ascender la temporada siguiente. Exhibiendo su gran nivel en los terrenos que visitaba y haciendo disfrutar en Mendizorroza a los aficionados, llegaron al final de la temporada en primera posición. Sus 22 puntos conseguidos, uno más que el Gijón y el Iberia Zaragoza, le permitieron el soñado ascenso a la máxima categoría, en la temporada 1929-30.

Década de 1930 a 1940

La primera participación del Deportivo Alavés en Primera División empezó en la temporada 1930-31. El equipo vitoriano sabía que se tenía que enfrentar a equipos ya rodados en esa división y era consciente de los apuros que iba a pasar. Esa primera temporada terminó en la octava posición. Tan sólo dos puestos le separaron del temido descenso. La dificultad era máxima, ya que los jugadores que conseguían destacar en el equipo, eran fichados por escuadras más potentes, debilitando al equipo y teniendo que rehacerlo año tras año. Así, en la temporada siguiente, el equipo sufrió más de lo que hubiesen deseado sus aficionados y tuvo que esperar hasta el último partido para saber el desenlace. Su victoria frente al Real Unión de Irún le permitió seguir disfrutando un año más en la máxima categoría.

Una de las primeras alineaciones del Deportivo Alavés. Fuente: deportivo alaves
Una de las primeras alineaciones del Deportivo Alavés. Fuente: deportivo alaves

A la tercera sería la definitiva. Las dificultades económicas que atravesaba el Club hicieron que en la temporada 1932-33, se consumase el esperado descenso. Esa temporada quedó campeón el todopoderoso Real Madrid, seguido muy de cerca por un Athletic de Bilbao que ya empezaba a demostrar sus valores en la categoría.

Esa pérdida de categoría marcó la trayectoria de lo que pasaría en los próximos años, ya que el Deportivo Alavés agravó sus problemas, tanto económicos como deportivos. La marcha de muchos jugadores hizo que se debilitara la plantilla y convirtió al equipo en un grupo sin ideas.

Alineación en la década 1930-40. Fuente: glorioso.net
Alineación en la década 1930-40. Fuente: glorioso.net

El rumbo del equipo albiazul se torció de tal manera que, en los siguientes tres años descendió hasta la Tercera División e incluso estuvo a punto de ver desaparecer al Club. No obstante, la directiva se empeñó en sacar adelante esa delicada situación y sus esfuerzos se vieron recompensados. Antes del obligado parón futbolístico, provocado por la Guerra Civil, en la temporada 1935-36, el Deportivo Alavés competía en el campeonato Nacional Amateur, indicando que su continuidad estaba asegurada.

Década de 1940 a 1950

La guerra terminó y los aficionados de las diferentes ciudades españolas esperaban con ansia la reanudación de los campeonatos. Los aficionados vitorianos, no obstante, se vieron privados del fútbol nacional, ya que no pudo participar en la Segunda División y se tuvieron que conformar con verle jugar en las categorías regionales. El parón liguero le vino bien al equipo albiazul y demostró un nivel de juego superior al de sus contrarios, quedando en el primer lugar de la tabla clasificatoria. Esa posición le permitió conseguir un merecido ascenso.

Partido homenaje a Julián Sanz. Fuente: glorioso.net
Partido homenaje a Julián Sanz. Fuente: glorioso.net

Los dos años siguientes, los jugadores del Deportivo Alavés no cuajaron buenas temporadas y se mantuvieron con un juego soso y sin las emociones de la temporada del ascenso. La temporada 1933-34 trajo cambios en la estructura de los campeonatos ligueros. La Federación Española de Fútbol (FEF) remodeló las diferentes categorías y el Deportivo Alavés quedó encuadrado en la Tercera División. La calidad de varios de los jugadores que se habían mantenido en la plantilla hizo que el transcurrir de esa temporada fuese un tanto placentera, pero su segunda posición en la tabla no fue suficiente para conseguir el ascenso. El objetivo de recuperar las categorías nacionales tendría que esperar.

Alineación típica del Deportivo Alavés. Fuente: glorioso.net
Alineación típica del Deportivo Alavés. Fuente: glorioso.net

La falta de ayudas de las Instituciones seguían ahogando las opciones del equipo y pasaron cuatro años de dudas y mal juego. Los mejores jugadores acabaron saliendo del equipo y se empezaba a hablar de su desaparición en los mentideros deportivos de la ciudad. Pero, ante la sorpresa de los aficionados, en la temporada 1945-46, tras un bonito campeonato, consiguió levantar el trofeo de la Copa Federación y la Federación, comprobando que iba en aumento la creación de equipos en las diferentes localidades, continuó su planificación de las categorías y volvieron a encuadrar al Deportivo Alavés en la Tercera División.

Década de 1950 a 1960

El Deportivo Alavés fue testigo en esta década de un contraste de emociones constante. Gozó de sus momentos más felices y padeció etapas de sufrimiento. En realidad, una tónica que se ha ido repitiendo a lo largo de las siguientes temporadas. Empezaron la temporada 1950-51, con un gran juego y con jugadores de la calidad, como Erezuma, Calderón y Valle y consiguieron el esperado ascenso a la División de Plata, después de quedar primero de grupo, después de haber conseguido la opción de jugar la promoción por haber terminado en segundo lugar la temporada regular. Las diferentes directivas que habían pasado por el club, como Villanueva, Manso, Verástegui y otros más, desde el descenso de Primera en la temporada 1933-34, se empeñaban en devolver a los aficionados la categoría que se merecían por su paciencia y aguante en el estadio. Ahora veían ese ascenso como algo más cercano.

Equipo del Deportivo Alavés, que consiguió el ascenso a Primera División en la temporada 1953-54. Fuente: deportivo alavés
Equipo del Deportivo Alavés, que consiguió el ascenso a Primera División en la temporada 1953-54. Fuente: deportivo alavés

El nuevo presidente, Carlos Caballero, se tomó las cosas con calma y prefirió pensar en un proyecto de futuro. Se ficharon jugadores de renombre, que estaban destacando en otros equipos. El nuevo proyecto convenció a jugadores como Gorospe, Echaniz, Erezuma, Balado, Sanz, Primi, Echeandia, Arbaizar e Ibarra, entre otros. De esa manera, en la temporada 1953-54, se retornaba a la Primera División.

Pero esa alegría tan sólo duró dos años. El equipo mantuvo prácticamente la estructura del año anterior y fueron muchos los jugadores que permanecieron en el equipo. Se consiguió un meritorio décimo puesto pero la debilidad mostrada en los últimos encuentros de la última fase de la competición sembró algunas dudas entre los aficionados. El club hizo un gran esfuerzo y reforzó la plantilla con Eguzkiza, Aitor, Arbulu, Alcelay y Erdocia, pero el equipo sufrió en exceso durante toda la temporada y llegó al último tramo liguero con pocas fuerzas, consiguiendo únicamente una victoria de los diez partidos disputados. Esas derrotas le llevaron de nuevo, a la Segunda División.

Equipo del Deportivo Alavés, en la temporada 1955-56. Fuente: glorioso.net
Equipo del Deportivo Alavés, en la temporada 1955-56. Fuente: glorioso.net

Como ya le ocurriera en anteriores ocasiones, este descenso desequilibró al Club. Intentaron crear un equipo con garantías pero no consiguieron dar al grupo la calidad que se requería. Los resultados no fueron los esperados. Un dato significativo de la mala situación deportiva lo dice el hecho de que en la temporada 1959-60 no se consiguió ganar en ningún desplazamiento lejos de Mendizorroza. A pesar de haber tenido en la presidencia a un Juan Arregui, que volvería gloriosamente más adelante, y que venía con un entrenador de la categoría de Rafa Iriondo, el descenso a la tercera División se veía desde mediados de temporada.

Década de 1960 a 1970

La década empezaba con un nuevo ascenso del equipo. La demostración de que el Deportivo Alavés empezaba a hacer suyo en mote de equipo ascensor se vería tres temporadas después. La alegría de los aficionados por el buen hacer del equipo albiazul en la temporada 1961-62 no hacía presagiar las penas que iban a pasar en las dos temporadas siguientes. El mal juego desarrollado en la temporada 1962-63 tuvo su consecuencia con el descenso a Tercera en la temporada siguiente.

Equipo del Deportivo Alavés, en la temporada 1963-64. Fuente: glorioso.net
Equipo del Deportivo Alavés, en la temporada 1963-64. Fuente: glorioso.net

En las dos siguientes temporadas, el Glorioso intentó por todos los medios recuperar la división perdida, pero no lo consiguió. Incluso, en la temporada 1966-67 aparecieron nuevos problemas en la directiva albiazul que indicaban una nueva desaparición. En ese momento, se unieron jugadores y técnicos y consiguieron enderezar el rumbo económico del Club.

Equipo del Deportivo Alavés, que consiguió el ascenso a 2ª, en 1968. Fuente: glorioso.net
Equipo del Deportivo Alavés, que consiguió el ascenso a 2ª, en 1968. Fuente: glorioso.net

Esos esfuerzos sirvieron para crear un equipo de mucha calidad. La alineación compuesta por los Tobalina, Ezquerra, Sarasola, Ayerbe, Kaitos, Baroja y otros acabó calando en los aficionados y en la temporada 1967-68 se consiguió el ascenso a Segunda. Terminaron campeones de la categoría y permanecieron invencibles en la fase de ascenso. Este éxito deportivo tuvo su reflejo en el número de socios para la temporada siguiente. Se alcanzó la cifra de 4.000, que estaban ávidos de sensaciones fuertes y momentos de disfrute en los campos de fútbol. El cuerpo directivo contrató a Ferenc Puskas como secretario técnico del club para afianzar un nuevo proyecto babazorro. Pero todas esas esperanzas en un futuro más tranquilo terminaron esfumándose en pocos meses. Ni los más agoreros pudieron predecir que tan sólo dos años después el Deportivo Alavés terminaría en Regional, una categoría impensable hacía pocas temporadas.

Década de 1970 a 1980

Tras varios años en Regional y Tercera, en la temporada 1973-74 apareció un grupo de personas que se proponían enderezar el rumbo del Club. Con Ruiz de Gauna como presidente y Román Galarraga como entrenador, se consiguió el primer paso, al ascender el equipo a la Segunda División. Los 54 puntos conseguidos y, sobre todo, los 67 goles a favor en los 38 partidos disputados, fueron suficientes para que terminase en la primera posición.

En la temporada siguiente, apareció como presidente Juan Arregui, que ya había estado fugazmente hacía varias temporadas. Este industrial guipuzcoano, junto a otros industriales como Ruiz de Arcaute, Hipólito Lalastra y el propio Ruiz de Gauna se propusieron llevar al equipo a la máxima categoría. 

Uno de los primeros partidos de Valdano, con la camiseta albiazul. Fuente: youtube.com
Uno de los primeros partidos de Valdano, con la camiseta albiazul. Fuente: youtube.com

Se hicieron fichajes sonados. Nombres que empezaban su carrera deportiva y que llegarían a triunfar en equipos importantes, como Ortigosa, Zuluaga, Valdano, Morgado, Señor y otros, englosaron las filas alavesistas durante varias temporadas.

Equipo de la década de Zuluaga, Valdano, Morgado... Fuente: glorioso.net
Equipo de la década de Zuluaga, Valdano, Morgado... Fuente: glorioso.net

Se había conseguido, al menos, consolidar al Deportivo Alavés como uno de los equipos más fuertes de la División de Plata. En esta década, se llegó a jugar los cuartos de final de la Copa del Rey, en dos ocasiones. Los poderosos Barcelona de Johan Cruyff, en la temporada 1977-78 y el Valencia, la temporada siguiente, fueron los verdugos del equipo albiazul

Década de 1980 a 1990

Esa estabilidad conseguida durante varias temporadas no podía continuar, ya que la historia del Glorioso siempre ha estado marcado por los altibajos continuados. Al finalizar la temporada 1982-83, el equipo perdió la categoría. En la temporada anterior, llegó la salvación en los despachos, tras la pérdida de categoría del Burgos por impagos.

La Federación Española cambió la estructura de las divisiones y apareció la Segunda División B, como intermedia entre la Segunda A y la Tercera División. Y en esa se quedó encuadrado el equipo. Apareció un Julián Ortiz Gil como presidente, cuya labor estuvo más dedicada a labores extradeportivas que a la propia de intentar sacar al equipo de ese pozo en el que estaba.

Equipo del Deportivo Alavés, con Valverde en sus filas. Fuente: todocoleccion.net
Equipo del Deportivo Alavés, con Valverde en sus filas. Fuente: todocoleccion.com

En esa etapa tan desagradable para el Club, se sucedieron técnicos importantes que no consiguieron enderezar el rumbo del equipo. Entrenadores como Quílez, Naya, el mismo Mané que luego llevaría al equipo a su época más dorada, Neme y Nando Yosu no fueron capaces de sacar al equipo de esa fatídica nueva división, a pesar de tener en sus filas jugadores importantes, como Ernesto Valverde e Idígoras.

Y así se llegó a una de las temporadas más negras en la historia del Deportivo Alavés. En junio de 1986, la Federación desciende al equipo por impago a sus jugadores, a pesar de haber finalizado en la quinta posición. De nuevo, se veía al equipo en la Tercera División y con un panorama muy oscuro por delante. Los apoyos de las Instituciones se vieron muy mermados y los aficionados alavesistas se mostraban contrariados ante tantas desventuras.

Equipo del Deportivo Alavés. Fuente: glorioso.net
Equipo del Deportivo Alavés. Fuente: glorioso.net

Las cuatro temporadas que el equipo estuvo en Tercera, fueron testigos de otro desfile de entrenadores. Alberto Uriona, Iñaki Espizua y Juan Mari Begoña lo intentaron sin éxito. Tuvo que llegar Luis Astorga, para terminar la década, con el ascenso a la Segunda División B y dar ciertas esperanzas a los aficionados.

Década de 1990 a 2000

La temporada 1989-90 supuso un cambio importante en la cambiante historia albiazul. Apareció un grupo de empresarios hosteleros, capitaneados por Gonzalo Antón y pusieron como presidente a Juan Arregui. Se empeñaron en revolucionar la trayectoria del equipo. Les costó unos años pero, en la temporada 1994-95, de la mano de Txutxi Aranguren en el banquillo, se conseguía el ascenso a Segunda A. Ese playoff inolvidable para todos los aficionados, en el que se emparejaron junto al Jaén, Las Palmas y la Gramanet supuso un cambio de rumbo. 

Equipo del Deportivo Alavés que consiguió el ascenso a 2ª, con Juan Arregui y Txutxi Aranguren. Fuente: glorioso.net
Equipo del Deportivo Alavés que consiguió el ascenso a 2ª, con Juan Arregui y Txutxi Aranguren. Fuente: glorioso.net

En las cinco temporadas seguidas que el equipo estuvo en la categoría de Segunda B, se disputó el playoff de ascenso pero tuvo que ser al quinto intento cuando se consiguió.

Pero el equipo directivo no se volvió loco. Intentaron crear un proyecto que fuese más estable y no se marcaron objetivos inmediatos. Se fichó a jugadores extranjeros de calidad: Mestrovic, Ozegovic, Alicarte y Marcelo. Estas incorporaciones no dieron el fruto esperado y hubo unas temporadas inciertas, que sembraron el nerviosismo entre los aficionados. El gran Txutxi Aranguren tuvo que dejar el banquillo y, tras un paso fugaz de Marco Antonio Boronat, que consiguió salvar al equipo del descenso, llegaba José Manuel Esnal, Mané. Un entrenador que ya estuvo anteriormente y que se convertiría en el entrenador que más partidos ha dirigido al Deportivo Alavés.

José Manuel Esnal, Mané. Fuente: deportivo alavés
José Manuel Esnal, Mané. Fuente: deportivo alavés

Y llegó una fecha imborrable. El 3 de mayo de 1998, el equipo conseguía el ascenso a Primera División, tras 44 temporadas de penurias. Se había logrado batir el récord de puntos en Segunda División. Aquella victoria en Mendizorroza, frente al Rayo Vallecano, por tres a uno, con Manolo Serrano como estrella, hizo estallar de júbilo las gradas de un Mendizorroza a rebosar. Tras un primer año titubeante, en el que se estuvo rondando los puestos de descenso durante toda la temporada, el equipo se asentó. Se formó un potente equipo con los fichajes de jugadores de la calidad de Herrera, Cosmin Contra, Téllez, Karmona, Pablo Gómez, Desio, Astudillo, Kodro, Magno, Javi Moreno y otros más que dotaron al Deportivo Alavés de una gran solidez.

Los problemas de salud de Juan Arregui obligaron a Gonzalo Antón a tomar el mando como presidente del Club.

Década de 2000 a 2010

La temporada 1999-2000 cerraba una década en la que el equipo conseguía posicionarse en una sexta plaza que le daba derecho a participar en la ronda europea de la Copa de la UEFA. Pero estrenaban otra década de la mejor manera posible. Nadie imaginaba la trayectoria que el Deportivo Alavés iba a trazar en los compromisos europeos. Pero estaban ante la temporada más gloriosa en la historia del Club.

Equipo inicial del Deportivo Alavés, el día de la Final de la Copa de la UEFA del día 16 de Mayo de 2001, en Dortmund. Fuente: deportivo alaves
Equipo inicial del Deportivo Alavés, el día de la Final de la Copa de la UEFA del día 16 de Mayo de 2001, en Dortmund. Fuente: deportivo alaves

Uno tras otro, iban pasando diferentes equipos de varios países y todos doblaban la rodilla ante la solidez del juego alavesista. Gaziantepspor, de Turquía, Lillestrom y Rosenborg, de Noruega, el italiano Inter de Milán, el Rayo Vallecano y el Kaiserslauten alemán fueron los escollos que tuvo que sortear, con una capacidad goleadora apabullante, antes de llegar a esa final maravillosa pero que no se pudo superar por el fatídico gol de Geli en propia meta, ante el Liverpool inglés.

La temporada siguiente sirvió también para ver al equipo disputando la Copa de la UEFA. Esta vez, su participación sería más discreta y caería eliminado en la segunda ronda, por el Besiktas turco, tras haber eliminado previamente al también equipo turco MKE Ankaragucu.

Pero no fue lo único malo de la temporada ya que, a pesar de estar jugando en Europa, su participación en la liga fue desastrosa y el equipo descendió a Segunda. Mané tuvo que abandonar el banquillo, pero Txutxi Aranguren tampoco pudo evitar el desastre.

Equipo del Deportivo Alavés, en la temporada 2004-05. Fuente: glorioso.net
Equipo del Deportivo Alavés, en la temporada 2004-05. Fuente: glorioso.net

Empezaba la temporada 2003-04 y Gonzalo Antón llevó a Pepe Mel como entrenador, con el único objetivo de devolver al equipo a la máxima categoría lo antes posible. La mala actuación del equipo en la última fase de la competición hizo que se desvaneciesen esas esperanzas del ascenso y se terminó la temporada acariciando esos puestos de privilegio.

La marcha de Gonzalo Antón dio paso a la época más negra del Deportivo Alavés. El ucraniano Dimitri Piterman, que ya había dejado malos recuerdos en su etapa de presidente del Racing de Santander, dejándolo al borde del abismo, tomó las riendas del Club.

Sus extravagancias y maneras de proceder no gustaron nada a los aficionados, a pesar de que realizase unos sonados fichajes (Bodipo, Bonano, Carreras, Nené...), que devolvieron al equipo a la Primera División en su primera temporada, pero que no calaban sus actuaciones entre la masa social del Club.

Partido Deportivo Alavés-Cádiz, en Segunda División, temporada 2006-07. Fuente: glorioso.net
Partido Deportivo Alavés-Cádiz, en Segunda División, temporada 2006-07. Fuente: glorioso.net

Tan sólo aguantó el equipo una temporada en Primera. A pesar de vencer el Deportivo Alavés en el último partido de liga, victoria que suponía su permanencia, llegó como un mazazo la noticia del gol del Español en el descuento y devolvía al equipo vitoriano a la Segunda División al final de la temporada 2005-06. Los aficionados se borraron en masa como socios, dejando al Club en una delicadísima situación económica, que desembocó en la entrada en una ley concursal que le ha tenido atenazado hasta no hace mucho tiempo. En esas temporadas, jugadores de la talla de Gaspar, Edu Alonso, Lacen, Kike de Lucas, Rubén Navarro o Aloisi no pudieron brillar como se merecían.

En esa temporada, 2007-08, Fernando Ortiz de Zárate toma la difícil decisión de coger las riendas del Club, pero la enorme deuda generada por el ucraniano asfixia de tal manera que el equipo desciende de nuevo a la Segunda B y el presidente deja el club para que Alfredo Ruiz de Gauna lo recogiese en pésimas condiciones. El futuro se veía muy negro y se cerraba así la década más negra en la historia del Deportivo Alavés.

Década actual (2010 - ...)

El inicio de la década coincide con la celebración de los 90 años de existencia del Deportivo Alavés. Esa temporada 2010-11 comienza de manera increíble para las aspiraciones de retornar lo antes posible a la Segunda División. Los ocho primeros partidos se contaron con victorias, completando una primera vuelta extraordinaria. A mediados de la segunda vuelta, se truncó esa racha y el equipo acabó en tercera posición. Después de eliminar al Melilla en la primera ronda de los playoffs de ascenso, cayó eliminado por el Lugo, echando por tierra todo el buen hacer de muchos meses de competición.

Cuando en la ciudad se empezaban a oir noticias sobre la desaparición del Club, resurgió un grupo empresarial, decidido a tomar las riendas y evitar ese final. Al mando de ese grupo se encontraba un conocido por la afición vitoriana: Josean Querejeta. Sus éxitos en la gestión al frente del club de Baloncesto Baskonia garantizaba la viabilidad del nuevo proyecto y tranquilizaba a la parroquia albiazul, que veía con muy buenos ojos la incorporación de estos industriales. 

Una de las alineaciones del Deportivo Alavés en los inicios de la década. Fuente: deportivo alavés
Una de las alineaciones del Deportivo Alavés en los inicios de la década. Fuente: deportivo alavés

A los pocos días de ese rumor, se hacía realidad y Querejeta ponía a la cabeza del Consejo de Administración a Avelino Fernández de Quincoces. Tras un período incierto en lo deportivo, al finalizar la temporada 2012-13 se consiguió ascender a la división de plata y se empezaban a ver las cosas con mayor optimismo entre los aficionados.

Aquellos dos partidos del playoff frente al Jaén son difíciles de olvidar para todos los vitorianos que seguían al equipo. Ese gol de penalty de Borja Viguera, en Mendizorroza, aseguraba el ascenso, tras el empate conseguido en el estadio de la Nueva Victoria. No sólo se consiguió el ascenso, sino que terminó como campeón, al vencer por dos a uno al Tenerife.

Borja Viguera se dispone a lanzar el penalty que supuso el ascenso a Segunda, en Mendizorroza. Fuente: youtube.com
Borja Viguera se dispone a lanzar el penalty que supuso el ascenso a Segunda, en Mendizorroza. Fuente: youtube.com

El retorno a Segunda tendría de nuevo el estadio Nueva Victoria de Jaén como protagonista. Alfonso Fernández de Trocóniz sustituyó al anterior presidente del Consejo de Administración y estaba de entrenador Alberto López. Se llegó a la última jornada, que se tenía que disputar en la capital andaluza, con la incertidumbre de que el que perdiese el encuentro retornaba a Segunda B.

Fue un partido que dejó toda la emoción para la segunda mitad. Se llegaba al descanso con el empate inicial. Se adelantaban los locales al iniciar la segunda parte. A falta de ocho minutos empataba Juanma para el Alavés y cuatro minutos después, Quiroga daba la vuelta al marcador. Parecía el resultado final. Nada más lejos de la realidad. A falta de dos minutos, Machado ponía el empate a dos, que no servía a ninguno de los dos equipos. Pero en el minuto 94, Guzmán Casaseca ponía el definitivo dos a tres, llevando la alegría a los numerosos aficionados alavesistas desplazados hasta Jaén. Era la segunda vez que los alaveses conseguían una alegría y en el mismo escenario.

Aficionados alavesistas, en el estadio Nueva Victoria de Jaén, celebran el triunfo que les mantenía en Segunda. Fuente: vavel
Aficionados alavesistas, en el estadio Nueva Victoria de Jaén, celebran el triunfo que les mantenía en Segunda. Fuente: vavel

Aunque la siguiente temporada pasó sin pena ni gloria en lo deportivo, en el plano económico se consiguió salir del concurso de acreedores en el que se encontraba el Club desde 2007.

Ese hecho animó a los directivos y realizaron un esfuerzo a la hora de confeccionar la plantilla para la temporada 2015-16. Se contrató de manera sorpresiva a José Bordalás como entrenador, acción que no fue bien vista por los aficionados, recordando episodios de mal gusto en la anterior campaña, al frente del Alcorcón. 

Empezaron a llegar jugadores de gran prestigio, como Fernando Pacheco, Carpio, Laguardia, Raúl García, Mora, Femenía, Toquero y otros más que, de la mano del vitoriano capitán Manu García, no sólo consiguieron el ansiado ascenso a Primera División sino que terminaron como campeones de grupo, tras el empate cosechado en Tarragona frente al Nástic, con gol de Manu Barreiro.

La ciudad entera se volcó en la fiesta de recibimiento a los jugadores. Los aficionados habían sufrido en exceso en las temporadas pasadas y necesitaban momentos de gloria, como el que estaban viviendo. Todos estaban esperanzados y sabían que el retorno a Primera era un merecido premio a tanto esfuerzo.

Manu García y Raúl García, al término del encuentro de la Final de Copa. Fuente: vavel
Manu García y Raúl García, al término del encuentro de la Final de Copa. Fuente: vavel

La temporada 2016-17 quedará en la mente de todos los aficionados. Con una base de equipo, formada con jugadores experimentados y de calidad, se consiguió la cesión de jugadores como Theo Hernández, Marcos Llorente, Édgar Méndez, Víctor Camarasa, Rubén Sobrino y otros que dieron la calidad que le faltaba. El empate inicial en el Vicente Calderón y la victoria frente al Barcelona en el Nou Camp fueron suficientes para convencer a la parroquia vitoriana y al resto de equipos de Primera de que habían llegado para quedarse, como rezaba el slogan elegido por el equipo de Querejeta para la campaña de abonados.

El buen juego fue en aumento y muy pronto se colocó el equipo en una zona tranquila de la tabla. Así seguiría hasta el final de temporada, terminando en una más que honrosa novena plaza.

Ceremonia inicial de la Final de Copa en el Estadio Vicente Calderón. Fuente: Iñaki Jiménez
Ceremonia inicial de la Final de Copa en el Estadio Vicente Calderón. Fuente: Iñaki Jiménez

Pero lo más destacado de esa temporada fue su participación en la Copa del Rey. Con un bonito juego, el equipo albiazul se plantó en la final, por primera vez en su historia.

Presentación del Deportivo Alavés y Barcelona en la Final de Copa del Vicente Calderón. Fuente: vavel
Presentación del Deportivo Alavés y Barcelona en la Final de Copa del Vicente Calderón. Fuente: vavel

El día 27 de mayo se enfrentaba al Barcelona en el estadio Vicente Calderón. Aunque cayeron derrotados por tres goles a uno, demostraron la misma casta que habían deplegado a lo largo de toda la temporada y el partido se convirtió en un regalo para los más de 20.000 aficionados que se desplazaron desde Vitoria-Gasteiz para ser testigos de ese partido histórico.

La Directiva del Deportivo Alavés no descansa y a mediados de esta temporada anunciaban el nuevo proyecto para el equipo, el estadio de Mendizorroza y para Vitoria-Gasteiz: MendiBerria.

Alfonso Fernández de Trocóniz y Josean Querejeta presentaron en los diferentes medios un video explicando la trayectoria del Club y sus proyectos de futuro, donde quedan claras las ideas para que el Deportvo Alavés se mantenga en el lugar que se merece.

Todos esperan llegar al centenario del Club, en el año 2021, con un nuevo estadio y un equipo en lo más alto.