Brotes verdes en Mendizorrotza

El Deportivo Alavés consiguió tras ganar a Las Palmas sumar dos victorias consecutivas en liga por primera vez esta temporada. El conjunto de Abelardo empieza a confirmar su mejoría.

Brotes verdes en Mendizorrotza
Varios albiazules celebran el tanto de Munir contra Las Palmas  |  Fotografía: La Liga

No ha comenzado la temporada de la mejor manera posible para el Deportivo Alavés. Tras ser una de las sensaciones del año pasado, con subcampeonato de la Copa del Rey incluido, los babazorros afrontaban su segundo curso consecutivo en Primera tras una transformación casi total de la plantilla y cuerpo técnico. 

La apuesta salió cruz, y sólo pasaron cuatro jornadas hasta que el primer entrenador fue sustituido. El argentino Luis Zubeldía, debutante en Europa, no consiguió ni marcar si sumar ningún punto en los tres meses que pasó en Vitoria. La falta de incorporaciones de jugadores clave hasta el final del mercado de fichajes o las ausencias respecto al curso anterior fueron dos factores que jugaron en contra del argentino.

Para paliar el problema el Alavés se encomendó a Gianni de Biasi, entrenador de un perfil antagónico al de Zubeldía. Veterano, motivador y experto defensivo, el conjunto albiazul empezó bien, y con él llegaron los primeros puntos y las primeras victorias. Sin embargo, su efecto se vio diluido con el paso de las semanas, y fue despedido en el mes de noviembre. 

Con Abelardo ya son tres los entrenadores que se han sentado esta temporada en el banquillo de Mendizorrotza, cuatro si contamos a Javier Cabello, interino en dos ocasiones. Ahora, con 15 jornadas de liga disputadas, parece que el Alavés comienza a despertar. Ganó en Girona y volvió a ganar contra Las Palmas, y vuelven a colocarse en la pelea por salir del descenso. 

Mejor atrás

El Deportivo Alavés sigue sin ser un equipo infalible en defensa, pero sus sensaciones comienzan a ser mejores con el paso de las jornadas. Los albiazules han encajado 24 goles en 15 jornadas, y son el séptimo peor equipo de LaLiga en esa estadística. Su diferencia de goles es de -12, y sólo el Málaga y Las Palmas, ambos por debajo del Alavés en la clasificación, tienen peor cifra.

Precisamente contra el cuadro canario el pasado fin de semana dejaron la portería a cero por quinta vez esta temporada, tercera sin tener en cuenta la Copa del Rey. Todas esas veces que han conseguido terminar el partido sin encajar se han llevado la victoria. El Alavés es el único equipo de las tres primeras categorías del fútbol español que no ha conseguido ningún empate en lo que va de temporada. 

Varios son los factores que han podido influir en esa citada mejoría defensiva. Con De Biasi, especialista en el rigor y orden defensivo, los babazorros consiguieron que su competitividad en defensa subiera varios enteros. Con él llegaron las primeras victorias y los tres primeros partidos en los que mantuvieron la portería a cero. Sin embargo, sí que siguieron mostrando errores de bulto. Las derrotas en Getafe o en Sevilla llegaron en gran parte por fallos defensivos. 

Abelardo también es un entrenador que centra muchos esfuerzos en el rigor táctico, como fue visible en el partido de Las Palmas. Además, parece haber encontrado una estabilidad en cuanto a los jugadores que deben ser titulares. Tanto en Girona como contra Las Palmas salieron de inicio los mismos cuatro. Duarte, ante la falta de alternativas, es fijo para el Pitu, y el canterano Martín parece haberle convencido. En el eje de la zaga Alexis dio muestras de su nivel de la temporada pasada, y Maripán también cuajó un buen partido. Las lesiones influirán en que ese once se consolide.

Martín ha irrumpido con fuerza en el primer equipo  | Fotografía: Noelia Déniz / VAVEL
Martín ha irrumpido con fuerza en el primer equipo | Fotografía: Noelia Déniz / VAVEL

Pólvora ofensiva

Por nombres, el Deportivo Alavés debería ser un equipo con un potencial ofensivo considerable. Varios de sus fichajes estivales llegaban avalados por su buen rendimiento o por la supuesta calidad que se espera que aporten. Sin embargo, sus primeras semanas como albiazules no fueron las esperadas. 

Después del partido del Eibar, que desembocó en la destitución de De Biasi, el Alavés llevaba siete goles en 12 partidos, una media claramente insuficiente. En Liga sólo había marcado seis tantos, y no fue hasta la quinta jornada cuando llegó el primero. Fue en la derrota contra el Real Madrid, y sólo servía para poner el empate a uno temporal. En la siguiente jornada llegó la primera victoria de la temporada, en la que los albiazules lograron dos tantos. Los goles empezaban a llegar, pero seguían siendo insuficientes.

Antes de la destitución de De Biasi, el Alavés no había conseguido marcar más de dos goles en el mismo partido. En contraste, en los tres últimos partidos han superado esa cifra en dos ocasiones. Contra el Getafe en Copa del Rey fueron tres, al igual que en la remontada lograda en Montilivi. Contra Las Palmas fueron dos, pero el Alavés dispuso de ocasiones para ampliar su ventaja. 

Ibai es el paradigma de esa mejoría ofensiva. En sus primeras ocho jornadas de Liga no vio portería, y en sus dos últimos partidos ha marcado cuatro tantos, logrando, además, el primer hat-trick de su carrera. Munir también se está acercando a las cifras que se esperan de él. Marcó en dos ocasiones contra el Getafe, y volvió a ver portería en una ocasión contra Las Palmas. Suma cuatro goles y comparte el pichichi con el de Santutxu.

Munir ya es el máximo goleador albiazul  | Fotografía: Noelia Déniz / VAVEL
Munir ya es el máximo goleador albiazul | Fotografía: Noelia Déniz / VAVEL

El Alavés no sólo tira más, sino que también es más preciso en sus remates. Contra el Girona el Alavés marcó tres en cuatro tiros a puerta. Contra el Getafe tiró dos veces más para lograr los mismos goles. En ambos consiguió un eficiencia superior al 50%. Frente a Las Palmas su eficacia no llegó al 50%, pero sí que tiraron a puerta muchas más veces de lo habitual, diez. Su máximo hasta ahora habían sido seis. Esto contrasta con las cifras de la primera jornada, en las que tiraron cinco veces a puerta sin lograr marcar.

Crecimiento individual

El último de los factores que ha influido en la mejoría del Deportivo Alavés ha sido el paso adelante que han dado varios de los jugadores que estaban llamados a ser importantes en el cuadro babazorro. Su crecimiento ha servido para espolear al conjunto, permitiendo con sus acciones que el equipo crezca.

Contra Las Palmas Tomás Pina cuajó su mejor partido como albiazul. Llegado en verano procedente del Brujas belga, tenía la difícil tarea de suplir Marcos Llorente en el mediocentro. Logró nueve recuperaciones, sus segunda mejor cifra de la temporada. Esta temporada promediaba poco más de tres. Además, se mostró más acertado en el pase.

Ibai Gómez visibiliza en sus goles el crecimiento que ha experimentado esta temporada. Burgui, con la llegada de Abelardo, se está convirtiendo en el jugador que se esperaba que fuese. Contra Las Palmas ejerció de mediapunta, asociándose más y mejor con sus compañeros. Mostró además su capacidad de conducción de balón y velocidad, dos grandes bazas el pasado viernes.

Munir también se ha consolidado como el delantero titular del Deportivo Alavés. Con 43 faltas recibidas, es el segundo jugador de LaLiga en esa estadística, sólo superado por Borja García, del Girona, con 45. Recibe más de tres por partido, cuando la media de delanteros de LaLiga no llega a una. Además, rentabiliza más sus disparos a puerta, necesitando chutar menos para marcar goles. En sus últimos tres partidos ha marcado tres goles. En los catorce anteriores sólo había logrado un tanto. 

Son sólo estadísticas, pero evidencias que el Deportivo Alavés se está despertando de su letargo. Suman dos victorias consecutivas en Liga por primera vez en la temporada, y están cerca de salir de los puestos de descenso. Los babazorros esperan poder seguir la racha este fin de semana contra el Atlético de Madrid en el Wanda Metropolitano.

Ibai está recuperando el nivel de la temporada pasada
Ibai está recuperando el nivel de la temporada pasada