John Guidetti, el sueco que creció en Nairobi

El nuevo delantero babazorro pasó varios años de su infancia en Nairobi, capital de Kenia. Su estancia en el país africano ha marcado su personalidad y carrera.

John Guidetti, el sueco que creció en Nairobi
Guidetti, en su etapa en Kenia  |  Fotografía: Guidetti Foundation

John Alberto Fernando Andres Luigi Olof Guidetti no es un futbolista cualquiera. El nuevo delantero del Deportivo Alavés nació en Estocolmo, capital del Suecia, en abril de 1992. Sin embargo, entre 2002 y 2006 vivió a más de 7.000 kilómetros de distancia, en Kenia. Esos cinco años han marcado profundamente la personalidad y carrera del delantero.

Antes de comenzar a jugar en el Brommapojkarna de su ciudad natal, ya había vivido durante unos años en Nairobi, capital de Kenia. Su padre era profesor, y ya había estado anteriormente en el país y el continente. En 2002, cuando Guidetti tenía diez años y ya había dado las primeras patadas a un balón, toda la familia se trasladó a Kenia. Allí, su padre fundó la academia Impala BrommaBoys, vinculada con el club sueco y donde John jugó un año. 

En 2003 fichó por el Mathare United, club vinculado al proyecto MYSA (Mathare Youth Sports Association), que buscaba utilizar el fútbol como herramienta para da una vida mejor a los habitantes de los suburbios pobres de Nairobi.  Se calcula que al menos medio millón de personas viven en Kibera, principal suburbio de la capital. Guidetti estuvo un año en el club antes de fichar por Liga Ndogo SC, también de Nairobi. En este club estuvo un año antes de volver a Suecia, en 2006, donde ya comenzó su carrera profesional. 

Guidetti salió de Kenia, pero éste país se quedó muy dentro del Guidetti. "Puedes decir que sabes lo que es la pobreza, pero verdaderamente no lo sabes hasta que la ves con tus propios ojos. Yo he limpiado guetos, y me he levantado a las seis de la mañana para jugar al fútbol en ellos", decía en un reportaje en Marca en 2016. Por ello decidió crear la Guidetti Foundation en 2011. El objetivo de la fundación es utilizar el fútbol como vehículo para conseguir la igualdad y la mejora de las condiciones de vida de los keniatas. Todos sus goles se los dedica a ellos, dibujando un corazón con sus dedos. 

"Vamos a construir escuelas, campos de fútbol. Es un proyecto que nos va a llevar mucho tiempo. Sólo estamos en el principio. Necesitamos concienciar a la gente y que venga a ayudar y dar apoyo, porque yo no puedo estar en todo", dijo el sueco, que afirma que quiere dedicarse íntegramente a ésta cuando cuelgue las botas. El objetivo no es sólo deportivo, sino que también buscan crear escuelas y recintos idóneos para educar de la mejor manera posible a niños y jóvenes. 

Guidetti es conocido por todos por su carisma y esfuerzo dentro y fuera del terreno de juego, pero su faceta solidaria también merece copar titulares. Ahora, en Vitoria, buscará seguir dedicando goles a aquellos a los que dejó lejos pero que sigue teniendo presentes cada día.