El Alavés lleva ocho partidos seguidos viendo puerta

Si hay algo que llamaba la atención en el equipo albiazul, entrenado entonces por el recién llegado desde Argentina, Luis Zubeldía, era la sequía goleadora. Los partidos se contaban por derrotas pero sus jugadores fueron incapaces de meter un gol en los cuatro partidos que estuvieron bajo su mando.

El Alavés lleva ocho partidos seguidos viendo puerta
El Alavés lleva ocho partidos seguidos viendo puerta. Fuente: deportivoalaves.com

La llegada de Gianni de Biasi tampoco cambió el rumbo del equipo. Tuvieron que pasar 500 minutos de juego desde el inicio del campeonato para que, al igual que hiciera en la temporada pasada, su bravo capitán Manu García perforase la meta defendida por Keylor Navas para empatar el tanto que había marcado en los primeros minutos del encuentro.

De esa manera y frente al Real Madrid se estrenaba el casillero alavesista. Pero en la temporada pasada, ese gol de Manu llegaba en la primera jornada y suponía el primer punto para los babazorros, en el difícil estadio del Vicente Calderón.

Ibai y Munir van a felicitar a Pedraza, tras su gol frente al Celta. Fuente: deportivoalaves.com
Ibai y Munir van a felicitar a Pedraza, tras su gol frente al Celta. Fuente: deportivoalaves.com

Los goles han llegado con Abelardo

El espejismo producido por los dos goles del Alavés frente al Levante, en tierras valencianas, en el que suponía el estreno de Gianni de Biasi en el banquillo, no atajó esa sequía del equipo. Tras esa victoria, llegaron otras cinco derrotas y tan sólo una pírrica victoria por la mínima frente al Espanyol, gracias a un tempranero gol de Cristian Santos.

Seis partidos con el italiano en el banquillo, en los que recibieron doce goles y tan sólo marcaron tres. Después de trece jornadas de campeonato, los albiazules tan sólo llevaban siete goles a su favor. Pobres números que hicieron que fuese sustituido el entrenador.

Y llegó Abelardo. Su estreno fue en Montilivi, frente al Girona. A falta de veinte minutos para la finalización del encuentro, los aficionados parecían resignados a ver una nueva derrota del equipo, a pesar del cambio experimentado de la mano del Pitu.

Pero en el minuto 71, llegó la reacción. Ibai Gómez se convirtió en pocos minutos en el pichichi del equipo, firmando su primer hat trick, que supusieron la primera victoria liguera de la era de Abelardo y, posiblemente, el punto de inflexión del equipo en esta temporada.

Ibai y Pedraza se lanzan a abrazar a Manu, tras su gol frente al Sevilla. Fuente: deportivoalaves.com
Ibai y Pedraza se lanzan a abrazar a Manu, tras su gol frente al Sevilla. Fuente: deportivoalaves.com

La visita de Las Palmas a Mendizorroza se saldó con una nueva victoria, gracias a los goles de Munir y de Ibai, que volvía a ver puerta una semana después de su triplete. Con la reacción positiva en juego y resultados, se tuvo que ir a San Mamés. En un encuentro donde los bilbaínos se llevaron más premio de lo que merecieron en el campo, el equipo se quedó sin marcar.

Pero, a partir de ese encuentro, ha marcado en todos los partidos disputados, en Liga y Copa. A los tres días de la derrota en San Mamés, tenía un sencillo compromiso en el partido de vuelta de octavos de la Copa del Rey, frente al Formentera. Vencieron los alaveses por dos a cero, con goles de Demirovic y Pedraza.

Por terminar con los números coperos, hay que decir que en los dos partidos de cuartos de final, frente al Valencia, también consiguieron perforar la meta ché. Sobrino marcó en Mestalla y en Mendizorroza volvió a marcar, junto con Munir, para igualar la eliminatoria que perdería en la tanda de penaltis.

Guidetti, Pina y Munir celebran, sonrientes, una de las últimas victorias alavesistas en Mendizorroza. Fuente: deportivoalaves.com
Guidetti, Pina y Munir celebran, sonrientes, una de las últimas victorias alavesistas en Mendizorroza. Fuente: deportivoalaves.com

Volviendo a la Liga, los cinco encuentros que siguieron al del Athletic, se han saldado con un bagaje positivo de tres victorias, frente a Sevilla, Celta y Villarreal, un empate agónico y polémico frente al Leganés, en Mendizorroza y una derrota, también polémica, en el mismo Camp Nou, frente al Barcelona.

En definitiva, el equipo vitoriano lleva una racha goleadora en los ultimos ocho encuentros, donde ha marcado 13 goles, lo que da una media de 1,6 goles por encuentro. Aquella mala racha de inicio de temporada parece que está olvidada.

En esta nueva era albiazul con Abelardo en el banquillo hay dos jugadores que ya han marcado cinco goles en Liga, Ibai y Munir. La llegada de Guidetti ha aportado mucho en el ataque alavesista y los aficionados están empezando a disfrutar de los goles, tan necesarios para que lleguen las victorias y se consiga el objetivo, hasta hace poco impensable, de la permanencia.