Previa Dinamo Bucarest - Athletic Club: vuelta al lugar donde empezó todo

Dinamo Bucarest – Athletic Club // Jueves, 27 de julio de 2017 // Hora: 19:30 // Tercera ronda clasificatoria de la UEFA Europa League 2017/2018 // Estadio: Arena Nacional, Bucarest, Rumanía// BeIN Sport y VAVEL.com // El equipo entrenado ahora por José Ángel Ziganda vuelve a Bucarest, el lugar en el que disputaron la final de la UEFA Europa League en 2012 ante el Atlético de Madrid. En un momento muy diferente de la temporada, los rojiblancos esperan encarrilar el pase a la siguiente fase en una eliminatoria que marcará el rumbo del curso.

Previa Dinamo Bucarest - Athletic Club: vuelta al lugar donde empezó todo
Fotomontaje: Aitor Sánchez-Rey Larrea (VAVEL.com)
Dinamo Bucarest
Athletic Club | 19:30h.

A diferencia de lo que pueda suceder en otras ocasiones, el Athletic Club se presenta en Bucarest con el deseo de no poner un punto y final a su momento actual. La capital de Rumanía se antoja como el punto inicial de todas las alegrías que se están llevando los rojiblancos estas últimas temporadas. Aunque es cierto que la última vez que los vascos estuvieron allí no salieron con una sonrisa, el hecho de perder la final de la UEFA Europa League ante el Atlético de Madrid supuso un aprendizaje avanzado en un grupo de jugadores tan jóvenes como ansiosos por triunfar en el mundo del fútbol. De nuevo en el Estadio Nacional de la ciudad rumana, muchos de aquellos héroes que empezaron a cambiar la historia del Athletic tienen la oportunidad de demostrar lo que han avanzado.

Tomando este choque ante el Dinamo como una prueba importante al inicio del curso, los entrenados ahora por Ziganda quieren seguir perteneciendo a una competición que ya les debe algo a los de Bilbao. Tras acabar en séptima posición la anterior Liga Santander, los rojiblancos tienen que afrontar dos rondas previas que marcarán la temporada 2017/2018. Con una diferencia en cuanto a ritmo competitivo que todos los aficionados al conjunto de San Mamés esperan que no se plasme sobre el césped, los jugadores del Athletic Club quieren demostrar su favoritismo eliminando a uno de los rivales más complicados con los que se podían encontrar. Con ocho partidos ya a sus espaldas entre amistosos y oficiales, los rumanos quieren hacerse fuertes delante de su afición para tomar una buena renta que defender en La Catedral. Habrá que dar lo mejor de sí mismos para cambiar las lágrimas por una sonrisa en la vuelta al lugar donde empezó todo.

Ni una sombra de lo que era

El Dinamo de Bucarest es un equipo que, a los aficionados al fútbol, les sonará como un grande de Rumanía. Aunque en efecto es uno de los clubes más laureados del país del este de Europa, lo cierto es que han ido a menos a medida que pasaban las temporadas. Viviendo su mayor auge en los años 80, cuando se convirtieron en el primer equipo de su país en llegar a la semifinal de la Copa de Europa, los dirigidos ahora por Cosmin Contra, conocido de la liga española, esperan poder ir recuperando el trono perdido. Sin ganar la liga de su país desde que lo hicieran en la temporada 2006/2007, los perros rojos apenas han conseguido una Copa de Rumanía y una Copa de la Liga desde ese curso. Precisamente, este último torneo lo condujeron a sus vitrinas el pasado año. Sextos en la última edición liguera, el Dinamo de Bucarest estuvo a tan solo dos puntos de cambiar los playoffs que daban acceso al campeonato por los que decidían la permanencia.

El Dinamo de Bucarest quedó sexto en la última edición de la liga rumana

Situado el conjunto en el mapa futbolístico, hay que resaltar su debilidad defensiva, encajando gol nada más y nada menos que en 21 de los 26 partidos que conformaban la temporada regular del pasado curso. Con un total de 33 tantos en contra, fueron el equipo que disputaba la lucha por el campeonato que peor coeficiente de goles recibidos albergaba, a tan solo nueve del más goleado, un ACS Poli Timisoara al que ganarían en la final de la Copa. Tener al hijo de Rivaldo en sus filas es el otro gran aliciente de un conjunto que, además del entrenador, tiene otros viejos conocidos de la liga española.

Finalmente, en lo que a ritmo se refiere, sí hay que destacar su ventaja respecto al Athletic Club. Con seis encuentros amistosos y dos de competición oficial por el comienzo de su liga ya en su haber, los rumanos intentarán utilizar ese hándicap de los vascos a su favor. No obstante, la diferencia tanto en plantilla como en calidad debería imponerse a un equipo que ha sufrido bastante a pesar de haberse encontrado en su preparación para el presente curso con equipos croatas, como el Osijek o Lokomotiv Zagreb, eslovenos, tales como Maribor, Verzej y Domzale, o rusos, como el Anzhi Makhachkala. Un total de cuatro derrotas y dos victorias cierran un balance negativo que tampoco es distinto en su liga. Tras comenzar con una abultada victoria ante el Juventus Bucarest fuera de casa, los de Contra perdieron ante su afición frente al Botosani por 0-1.

Imagen del último partido del Dinamo de Bucarest
Imagen del último partido del Dinamo de Bucarest

Un debut exigente

Si la pretemporada del conjunto rumano no ha sido para tirar cohetes, sobre la del Athletic Club no se puede decir lo mismo. El conjunto vasco ha dado una buena imagen tanto en su concentración en Suiza como en sus dos partidos consecutivos hace menos de una semana. Buscando unas condiciones climatológicas que beneficien la preparación, los rojiblancos pusieron rumbo a un país helvético en el que se han medido a Basilea, Sion y Fenerbahce consiguiendo todos los resultados posibles en el mundo del fútbol. Tras caer derrotas ante los primeros después de estar más de una hora de partido con uno menos, pudieron imponerse a los segundos y empatar a cero ante un conjunto turco que sacó mejor resultado de lo visto sobre el terreno de juego. Finalizada esa concentración, el Athletic se midió al Brujas en la presentación del conjunto belga ante su afición. Dejando, posiblemente, el mejor partido de esta fase previa, los de Ziganda se impusieron con dos goles de Raúl García. Menos de 24 horas más tarde, de nuevo se vestían de corto para recibir al Real Valladolid y perder 1-2 con un equipo plagado de teóricos suplentes.

Ziganda aún no tiene decidido ningún once para la previa europea

Y es que, esta pretemporada se ha mirado con lupa para intentar descubrir los nuevos automatismos de un entrenador que ha provocado un cambio en el banquillo rojiblanco cuatro temporadas después. Aunque muchos son los que coinciden al señalar que tanto Kuko como Txingurri tienen una forma parecía de dirigir el grupo y una idea de juego similar, lo cierto es que sí se espera algo nuevo en un grupo de jugadores que quizá necesitaba un cambio. No obstante, sin tiempo para probaturas, el técnico navarro ya tiene ante sí la primera prueba oficial de un equipo del que se espera esté en esa fase de grupos del segundo torneo continental. Una gran contundencia atrás y algún que otro déficit ofensivo son las primeras impresiones que deja una plantilla con falta de ritmo.

Los jugadores del Athletic Club celebran un gol ante el Brujas | Fotografía: Athletic Club
Los jugadores del Athletic Club celebran un gol ante el Brujas | Fotografía: Athletic Club

Sin un once comunicado, Ziganda sí ha dejado algunas pistas sobre el que podría ser su primer esquema. Con Williams y Kepa Arrizabalaga sin ningún minuto en pretemporada, se presenta difícil pensar que ambos puedan aparecer en un partido con tanto en juego como este de la previa de la UEFA Europa League. Tras el choque ante el Real Valladolid, el navarro ya indicó que la situación del delantero y del portero son distintas por su demarcación, aunque el hecho de haber confiado en Herrerín a lo largo de los partidos preparatorios sí puede indicar que vaya a ser él quien cubra el marco rojiblanco. La ausencia de Yeray Álvarez es la otra nota negativa en una zaga que, presumiblemente, estará formada por San José y Laporte como centrales.

Repetir el guión de 2015

El Athletic Club tiene el guión bastante claro, pues solo debe repetir lo conseguido en 2015, cuando derrotaron a Inter Baku y Zilina en ambas rondas previas. Ante los primeros, de Azerbaiyán, valieron los goles de Javier Eraso, ahora en el Leganés, en el encuentro de ida, mientras que, frente a los segundos, eslovacos, los rojiblancos se vieron obligados a remontar el 3-2 de la ida. Elustondo fue el héroe de aquella ronda previa que daba acceso a una fase de grupos que los dirigidos por Ernesto Valverde también superarían. De hecho, llegaron hasta los cuartos de final tras imponerse a Olympique de Marsella y Valencia, pero una fatídica tanda de penaltis en el Ramón Sánchez Pizjuán dio el pase a la siguiente ronda a un equipo con un idilio especial con esta competición, el Sevilla FC.

El Dinamo no ha jugado competición europea desde 2012

Más complicado tiene el conjunto rumano encontrar una hoja de ruta, pues llevan sin disputar una competición europa desde 2012, cuando cayeron en la previa ante el Metalist Kharkiv, un equipo ucraniano que se impuso por un rotundo y contundente 4-1. Hay que remontarse aún más, hasta la temporada 2009/2010, para ver la última disputa de una fase de grupos por el Dinamo de Bucarest. En esa ocasión tampoco lograron acceder a las rondas eliminatorias.

Altas, bajas y posibles alineaciones

Sin bajas reseñables en el conjunto rumano, sí se conoce ya la convocatoria de un José Ángel Ziganda que deja en Bilbao a Iñaki Williams. El delantero rojiblanco no tiene ritmo competitivo y el navarro, que ya avisó que no iba a correr ningún riesgo, prefiere guardarle para el encuentro de vuelta. Otra decisión técnica ha tenido que tomar el navarro para dejar fuera a jugadores como Saborit, Villalibre, Unai López, Núñez, Kike Sola o Iturraspe. Sobre este último están surgiendo muchos rumores, pues hay demasiados futbolistas en el centro del campo y habrá que ver cuántos de los descartes que ha anunciado Kuko son de esa zona.


Share on Facebook