Athletic Club – Dinamo Bucarest: el día del examen

Athletic Club – Dinamo Bucarest // Jueves, 3 de agosto de 2017 // Hora: 20:45 // Partido de vuelta de la tercera ronda clasificatoria UEFA Europa League 2017/2018 // Estadio: San Mamés, Bilbao // BeIN Sport y VAVEL.com // Después de empatar a uno en el partido de ida, los de Ziganda intentarán aumentar la renta ante un conjunto rumano que aprovechó su mayor poderío físico para igualar la eliminatoria.

Athletic Club – Dinamo Bucarest: el día del examen
Fotomontaje: Aitor Sánchez-Rey Larrea (VAVEL.com)
Athletic Club
Dinamo Bucarest | 20:45h

Muy pronto han comenzado los test serios para un Athletic Club que debe recuperar materias tras un curso 2016/2017 en el que no acabó de hacer bien su trabajo. Quedar en la séptima posición de la Liga Santander le dio la opción de disputar la UEFA Europa League con un pequeño hándicap: jugar las previas. Esa parte de la temporada que nadie quiere es la que deben atravesar unos jugadores que se plantarán en San Mamés más de ochenta días después de haber jugado su último partido ante el Leganés en competición liguera. Será, por otro lado, la primera vez que Ziganda se siente en el banquillo local como entrenador de un conjunto que si bien es cierto que llega con algo más de preparación que en la previa del partido de ida, puede dejarse llevar por la escasa ventaja que le otorga el haber marcado fuera de casa.

Y es que, en el último encuentro preparatorio de esta larga pretemporada que está llevando a cabo el equipo rojiblanco ya disfrutaron de minutos dos de los jugadores que se presumen titulares a lo largo de la temporada. Tanto Iñaki Williams como Kepa Arrizabalaga, que disfrutaron de un periodo de vacaciones distinto por la disputa de la Eurocopa Sub-21, ya se vistieron de corto en la victoria ante el Reus del pasado sábado. No obstante, el tono físico, que tanto tuvo que ver en el empate ante el Dinamo de Bucarest en el encuentro de ida, no es la única preocupación de los que animen al Athletic ante los perros rojos. Saber gestionar lo que al fin y al cabo es una ventaja en el global de la eliminatoria es la otra duda de los que se enfunden la camiseta zurigorri. Hay que tener en cuenta que, aunque favoritos, los vascos se presentan ante su afición con la idea clara de que un gol de los rumanos les apea de un torneo que siempre ha generado ilusión y que puede condicionar el resto del curso.

Puntos positivos y negativos

Como bien han señalado algunos de los protagonistas tanto en la previa del encuentro de ida como a lo largo de la semana, hay que tener en cuenta que el hecho de que la eliminatoria dure 180 minutos puede condicionar mucho cualquier planteamiento. También puede proporcionar un aprendizaje de los errores que no les vendría nada mal a un conjunto que aún sigue adquiriendo las nuevas ideas del entrenador navarro. En Bucarest se pudo ver un Athletic dividido en dos. Durante la primera parte, los rojiblancos fueron protagonistas con el balón, encerraron al rival en su propia casa y gozaron de oportunidades de gol que le dieron ventaja en el marcador. Sin embargo, la segunda mitad fue todo lo contrario. La falta de orden, los despistes defensivos y el bajo ritmo de competición que aún atesoran los bilbaínos propiciaron el empate de los dirigidos por Cosmin Contra.

Laporte celebra el tanto ante el Dinamo en la ida | Fotografía: Athletic Club
Laporte celebra el tanto ante el Dinamo en la ida | Fotografía: Athletic Club

Fueron muchos los puntos negativos que mostró el Athletic en Bucarest

La salida de Rivaldinho en el tiempo de descanso enloqueció un partido que bien podía haber caído de cualquier lado. El tanto del brasileño a los diez minutos del segundo acto volvió a abrir ese debate en la portería que siempre crece con los tantos en contra. Aunque parece bastante claro que Iago Herrerín puede hacer poco o nada ante el excelente disparo del hijo de Rivaldo, los detractores del guardameta ya pedían la vuelta de un Kepa Arrizabalaga que habrá que ver si aterriza para ser directamente el cancerbero titular del Athletic a pesar de no tener pretemporada. Más culpa en el gol rumano tuvo De Marcos. La duda, en el fútbol de ahora, se paga caro, y el de Laguardia lo pudo comprobar en sus carnes. Sin saber muy bien si encimar al rival o no, el lateral derecho dejó tan mala sensación como su homólogo por la izquierda, Balenziaga. Faltos de profundidad, eran una evidencia más del otro punto negativo que mostró el Athletic, la estructura. La poca flexibilidad de los jugadores y el poco juego entre líneas limitó a un conjunto que terminó aburriendo sobre el césped del Estadio Nacional.

Cambiar todos estos puntos en contra será la nota principal de un Ziganda que vuelve a apostar por mandar a Iker Muniain a la banda izquierda. Aunque es cierto que fue ahí donde empezó el navarro, no es menos verdad que el fútbol cambia y hay que adaptarse. Los de San Mamés echan en falta un hombre con querencia de balón que pueda romper líneas, desorganizar el entramado defensivo rival y aportar apoyos constantes a sus compañeros. Da la sensación que, cuanto más alejado del centro, menos disfruta el número 10 y menos brillo tiene el juego del equipo rojiblanco. Encajar las piezas en este tramo de curso se antoja complicado, pero los réditos de la temporada pasada son los que son y la exigencia viene marcada desde el primer día.

La gran incógnita rumana

Como si de una buena obra se tratara, los entrenados por Cosmin Contra calcaron el planteamiento del Athletic. Dos partes bien diferenciadas. Sumisos en los primeros cuarenta y cinco minutos y perplejos ante un equipo que salió a mandarles ante una afición que dejó un gran ambiente, los rumanos supieron sobreponerse y se encomendaron a dos efectos: Rivaldinho y físico. El hijo del mítico futbolista brasileño fue quien cambió todo el partido. Con un gol poco menos de diez minutos después de saltar al césped hizo estallar una caldera que alimentó aún más a un conjunto superior en la preparación.

El Dinamo ha ganado los dos partidos ligueros fuera de casa

Con la pretemporada finalizada y en competición oficial desde el 15 de julio, cuando debutaron en liga, los perros rojos consiguieron poner en aprietos a un equipo que debe sospechar de la cara que mostrarán en San Mamés el próximo jueves. Y es que, de los tres encuentros del torneo de la regularidad que han disputado los de Bucarest, han ganado dos, ambos lejos de su afición. Aunque es cierto que ni Vitorul ni Juventus Bucarest tienen el nivel de los dirigidos por Ziganda, llama la atención que hayan conseguido cuatro tantos a favor y ninguno en contra en sus dos desplazamientos ligueros.

Los jugadores del Dinamo de Bucarest celebran el gol ante el Vitorul
Los jugadores del Dinamo de Bucarest celebran el gol ante el Vitorul

Horrible último recuerdo

Con el empate a uno de la ida, se hace necesario echar un vistazo a lo que ha acontecido en el Athletic tras un encuentro en territorio enemigo finalizado en empate. En lo que a la UEFA Europa League se refiere, no es grato volver atrás, pues la eliminación ante el Torino bien puede ser un preludio de lo que puede suceder en esta ocasión. Tras caer eliminados de la UEFA Champions League, los dirigidos por Ernesto Valverde se encontraban con el cuadro italiano en el segundo torneo de la regularidad. Tras un trepidante encuentro de ida que finalizó con empate a dos, el partido en San Mamés se antojaba fundamental para pasar a la siguiente ronda.

El Athletic cayó eliminado la última vez que llegaba con un empate tras la ida

Sin embargo, el cúmulo de despropósitos fue tal que apenas un cuarto de hora más tarde del inicio del choque el Torino ya iba por delante. Quagliarella anotó un penalti que se encargaría de neutralizar Iraola a dos minutos del descanso. Con todo San Mamés en pie, Maxi López, que también había anotado los dos goles de la ida, aprovechó el tiempo de descuento para volver a poner en ventaja a los italianos. Tras la charla de Valverde, el Athletic se plantó en la segunda mitad con la clara intención de nivelar de nuevo el marcador, algo que consiguió De Marcos en el 61. Pero, tal y como sucediera tras el primer gol, los de Giampiero Ventura volvieron a traspasar a Herrerín para situar el definitivo 2-3 con el gol de Darmián.

Los jugadores del Athletic acabaron eliminados ante el Torino | Fotografía: Athletic Club
Los jugadores del Athletic acabaron eliminados ante el Torino | Fotografía: Athletic Club

En la misma temporada, pero en otra competición, el recuerdo es mucho más agradable. La Copa del Rey se convirtió en la vía de escape de un equipo que consiguió llegar a la final. En la primera ronda esperaba el Alcoyano, con el que también empataron a uno en la ida dejando todo para San Mamés. Con un equipo plagado de caras nuevas, el Athletic consiguió doblegar a los valencianos con un gol de Viguera. Tras derrotar en octavos al Celta de Vigo, el guión se volvía a repetir con el Málaga. Después de empatar a cero en La Rosaleda, los de Valverde consiguieron el pase a las semifinales gracias al solitario tanto de Aritz Aduriz.

Finalmente, y en lo que al Dinamo de Bucarest se refiere, también hay un evento previo que puede servir para dar una idea de cómo encajan este tipo de eliminatorias los rumanos. En la previa de la UEFA Europa League 2011/2012, los perros rojos consiguieron empatar en casa a dos frente al Varazdin croata, un equipo inferior que les puso las cosas muy complicadas a lo largo de los 180 minutos. Ya en el encuentro de vuelta, y por debajo en el marcador global por los dos goles de los croatas fuera de casa, los de Bucarest consiguieron vencer 1-2 y pasar a la siguiente ronda.

Posibles alineaciones


Share on Facebook