¿Cuál es el plan del Kuko?

Tras seis jornadas de liga, el Athletic marcha undécimo en la tabla. Los resultados así como las sensaciones han sido bastante diversas. Desde aquí trataremos de analizar al conjunto rojiblanco para entender mejor que es lo que está buscando Ziganda.

¿Cuál es el plan del Kuko?
Foto: web Athletic Club

Transcurridas las seis primeras jornadas ligueras el Athletic no está situado como esperábamos a estas alturas. Tras enfrentarnos a algunos de los rivales aparentemente más débiles de la categoría el conjunto bilbaino no ha conseguido convencer ni por juego ni por resultados. Aún es pronto para sacar conclusiones, pero es un buen para tratar de analizar el rumbo del equipo.

La herencia de Valverde

Para entender lo que es el Athletic hoy en día y los cambios que está realizando Ziganda debemos de empezar por entender como terminó el Athletic el año pasado. El último equipo de Ernesto estaba muy basado en lo físico faceta que dominaba con Raúl, Aduriz, Williams, San Jose, De Marcos o Yeray. Desde ahí construyó una presión asfixiante basada en esa superioridad y no en un trabajo previo con balón para desordenar al rival. Este equipo tenía un problema, carecía de creatividad en casi todas sus piezas. Esto lo compensaba Aritz Aduriz que hacía a la vez de creador, organizador y rematador. Pero los años no perdonan y a mitad de la campaña pasada Aduriz se cayó en las dos primeras facetas quedándonos con un definidor excelso de lo que generase el equipo. En esas resurgió Muniain que levantó al equipo la segunda mitad del campeonato. El proyecto del Athletic presionante desde lo físico parecía tener los días contados y Ernesto decidió abandonar el proyecto en un momento en el que creo que era lo correcto para ambos bandos.Foto: UGS Vision

De esta forma se abrían dos vías de trabajo posibles en el imaginario del aficionado. Por un lado la más continuista, crear un equipo capaz de nutrir de cuantos más balones a Aduriz para que con la ayuda de Raúl Garcia se consiga esa superioridad en el área que hiciera del Athletic un equipo temible. Por otro lado quizás la vía más atrevida, entregar el equipo a Muniain e Iñaki Williams los llamados a comandar la ofensiva bilbaína en el futuro.

La decisión de Ziganda

Como si tuviera que decidir entre papa y mama el Kuko empezó buscando un sistema mixto que parecía tener sentido. El equipo bajaría revoluciones y abandonaría las persecuciones y las largas carreras en esa presión asfixiante que tantos resultados le daba al Athletic a cambio de un ritmo de partido mucho más lento en el que poder controlar mejor el partido. La salida de balón desde atrás tomaría mayor protagonismo siendo ahora Beñat el que se incrustaría más veces que San Jose entre centrales y dando tiempo a Muniain a moverse por donde el creyese necesario. Iñaki Williams por su parte se mantendría en la derecha y de esta forma siempre habría una manera fácil de abastecer de balones a Aritz Aduriz, a quien además se le obligaría a correr bastante menos. Quizás el mayor perjudicado en esta decisión resultaba Raúl García quien perdía su influencia en el juego directo y la presión donde era uno de los mejores jugadores de la liga. Al que mejor le sentó fue sin duda a Muniain como se explica en el artículo Muniain ha recogido el brazalete”.Foto: web Athletic Club

El partido contra el Eibar, punto de inflexión

El Athletic no estaba dejando buenas sensaciones en sus primeros partidos oficiales. Pese a promediar más del 55% de posesión llegando incluso a el 60% de posesión es un estreno liguero, el ritmo al que se movía la pelota era demasiado lento. Solo Beñat parecía entender el plan y solo a Muniain parecía beneficiarle realmente. Faltaba trabajo aún para entender el nuevo modelo de juego y poder mover la pelota al ritmo suficiente como para desordenar al rival. Pero hoy en día el tiempo es algo que no está permitido en el fútbol. Por eso en el derbi contra el Eibar, Ziganda decidió alinear por primera vez como titulares en partido oficial al doble pivote Vesga San Jose y a Nuñez como central. Tenía sentido ya que los derbis en Ipurua siempre son partidos de mucho choque y muy físicos. El Athletic consiguió así su primera victoria en liga y al Kuko debió convencerle esta idea, ya que Beñat solo ha sido titular en uno de los siguientes 5 encuentros, justamente el siguiente contra el Girona.Foto: UGS Vision

El Athletic sin Beñat

A partir del partido contra el Eibar el Athletic ha cambiado su forma de jugar. Los datos están ahí, ha pasado de promediar un 55% de posesión a promediar un 45%. Beñat se ha caído del once inicial y la salida en corto cada vez es menos habitual. El plan inicial ha quedado bastante difuminado. Podríamos pensar que el día del Eibar al ser un derbi en Ipurua es un partido diferente. O que el Girona que es conjunto tácticamente muy bien trabajado no nos dejó realizar nuestro plan. No olvidemos que el Girona vive justamente de los robos en medio campo en salidad de balón, de ahí que aquel día tratar de jugar por dentro fuera una temeridad. Sin embargo esto se ha mantenido más claramente en los partidos ante Hertha, Las Palmas y Málaga. Donde ya en la alineación se vislumbraba un cambio.

Al tener el Athletic menos tiempo el balón Muniain tiene menos tiempo para descolgarse desde la banda izquierda. De ahí que el Kuko lo haya alineado por dentro directamente dando entrada al joven Córdoba en el 11 inicial. Eso unido a la suplencia de Beñat nos deja a un Athletic muy plano, falto de creatividad en sus pivotes sean Iturraspe, San Jose o Vesga y faltó de movilidad por delante de la línea de balón al estar Muniain más fijo en el medio.


Más del 50% de los disparos que recibe son de fuera del area mientras que el 70% de los que realiza son desde dentro de la misma.


Como puntos positivos, el Athletic ha conseguido de esta forma dividir un poco más la atención a las dos bandas, algo que le venía haciendo falta desde hace años. Por otra parte como casi todas las jugadas acaban en centro al área, el Athletic apenas recibe contras y gracias a la superioridad aérea de Laporte y Nuñez obliga a su rival a probar muchas veces los disparos desde fuera del área. Ahí Kepa es un seguro. Esto llevó al Athletic a ser antes del partido frente al Atlético de Madrid el equipo al que más veces había que dispararle para marcarle gol. Pero no nos confundamos, el Athletic no está siendo ninguna roca defensiva, de hecho es el octavo equipo al que más veces se le ha chutado a puerta en primera división.

El partido contra el Atlético

Realmente extraño de explicar en todo esto resulta el partido frente al Atlético de Madrid. El Athletic pareció volver al plan inicial de la temporada. Muniain volvió a la banda izquierda, el Athletic promedió más de un 55% de posesión y la salida se trató de hacer en corto. La primera parte estuvo controlada aunque no terminase de ser buena del todo. Siempre estuvo más cerca el gol visitante, pero no estaban siendo malas las sensaciones del conjunto bilbaíno. Sin embargo el Cholo adelantó la presión obstruyó la salida en corto por el centro y en 15 minutos dio vuelta al choque. Esto nos lleva a pensar que la salida en largo que se ha utilizado en otros partidos no es debido a una buena presión rival si no a algo mandado desde el banquillo ya que pese a estar sufriendo frente al Atlético en este apartado apenas se utilizó la salida en largo mientras que otros días que parecían más propicios como el último partido frente al Málaga sí que se ha utilizado en exceso.Foto: UGS Vision

Entonces, ¿Cuál es el plan?

Realmente y por lo visto hasta ahora Ziganda parece no tener claro que hacer con esta plantilla. Parece estar trabajando en un equipo reactivo que se adapte al fútbol del conjunto rival tratando de buscar así sus puntos débiles pese a renunciar a un plan más global que potencie a la plantilla. Contra el Girona se consiguió cortocircuitar su famosa salida por bandas y se dejó sin opciones de robo en salida a los 4 medios con los que contaban los catalanes. Contra Las Palmas se estuvo a punto de llevarse los tres puntos con un plan defensivo en el que se buscaba el error en salida del conjunto canario y contra el Atlético se trató de dejar sin cuota de balón a los talentosos atacantes del conjunto madrileño.

Aventurarnos a pensar que el Athletic será esto toda la temporada es mucho decir, quizás el Kuko sí que esté trabajando en ese plan a largo plazo y lo veamos con el tiempo. El problema es que en el fútbol el tiempo es precisamente lo que no suele tenerse.

Athletic Club de Bilbao