El frio de Moscú congela al Athletic

Los leones han jugado dos eliminatorias contra equipos de la capital rusa en Europa. Nunca han ganado en Moscú, pero siempre han pasado la eliminatoria.

El frio de Moscú congela al Athletic
Imagen del Lokomotiv - Athletic de 2012. | Foto: Athletic.

Vuelve la UEFA Europa League. La única competición en la que el Athletic todavía puede dar a los suyos una alegría importante ya no en forma de título, en el que la afición cada partido que pasa cree menos, sino en forma de ilusión para ir pasando eliminatorias, y empezar a creer en el equipo.

Los leones viajaron el pasado martes a la capital rusa de Moscú, donde se enfrentarán al Spartak en este choque de ida, buscando un resultado que deje viva la eliminatoria de cara al partido de vuelta. Los precedentes en la capital rusa no son buenos, aunque siempre han dejado la eliminatoria abierta y han conseguido pasar en la vuelta.

Un empate complicado

La primera vez que el equipo rojiblanco se midió a un equipo ruso en Europa fue en la edición de la Recopa 1973-74, el rival fue el Torpedo de Moscú, uno de los equipos importantes de la época, y el partido de ida, fue en el Lenin Stadium de Moscú, el que ahora es conocido como el Estadio Olímpico de Luzhniki.

El empate complicaba al Athletic

El Athletic, con Mirolad Pavic a los mandos, llegaba a Rusia con la intención de conseguir un resultado positivo, y saltaba al césped con el siguiente once: Iribar; Sáez, Astrain, Zubiaga, Gisasola, Rojo II, Lasa, Villar, Arieta II, Uriarte y Rojo I.

El partido no fue demasiado vistoso, y finalmente acabó con un empate sin goles entre moscovitas y bilbaínos, un resultado peligroso para el Athletic, que debía ganar en San Mamés si quería continuar en la Recopa, ya que por la norma de los goles en campo contrario, cualquier empate cosechado en San Mamés clasificaría al equipo ruso, salvo el 0-0, que les llevaría a la prórroga.

La nieve y Caicedo remontaron al Athletic

Tuvieron que pasar 39 años para que el Athletic volviera a pisar Moscú, esta vez, fue en la nueva competición de la UEFA, la Europa League, y en la ronda de dieciseisavos de final. Los leones dirigidos por Marcelo Bielsa llegaban a Moscú para enfrentarse al Lokomotiv, tras hacer una inmaculada fase de grupos, en la que solo cosecharon una derrota.

Desde la llegada a la capital rusa ya se veía que no iba a ser fácil, la nieve esperaba al Athletic, que ya en el entrenamiento en el Estadio Olímpico de Luzhniki vio que iba a ser la tónica del partido, mucho frio y nieve.

Entrenamiento en Luzhniki. | Foto: Athletic
Entrenamiento en Luzhniki. | Foto: Athletic

Aun así, el equipo dirigido por Marcelo Bielsa se adaptó bien los primeros minutos del partido a la climatología. El técnico argentino puso en el césped a: Iraizoz; Iraola, Javi Martínez, Amorebieta, Aurtenetxe; Susaeta, Iturraspe, De Marcos, Ander Herrera, Llorente y Muniain. Los leones arrancaron bien con una jugada desde la derecha entre De Marcos y Susaeta, que acabó cabeceando desviado Fernando Llorente.

Reaccionó rápido el Lokomotiv, y en una jugada entre Yanbaev y Caicedo, el segundo remataba desviado. Dos paradas de Guilherme a remates de De Marcos y Llorente y un disparo lejano de Glushakov que sacó como pudo el guardameta rojiblanco en primera instancia, y en segunda Amorebieta, precedieron al gol del Athletic.

Una jugada espectacular de Markel Susaeta, que tras una buena carrera por su banda, dribló a dos defensores del Lokomotiv y la puso al segundo palo para que Muniain anotara el primero poniendo la pelota en el palo largo de Guilherme. El Athletic siguió buscando más, y con dos disparos lejanos desviados de De Marcos y Llorente, avisaba de que quería más. Una nueva intervención de Guilherme tras disparo del de Álava, y una gran parada de Iraizoz a disparo de Maicon fueron las últimas ocasiones del primer tiempo.

Muniain dispara desde lejos. | Foto: Athletic
Muniain dispara desde lejos. | Foto: Athletic

En la segunda parte despertó el Lokomotiv, que empezó apretando desde bien pronto con un disparo de Zapater a las manos de Iraizoz. Y empezó el show Caicedo, una jugada por fuerza desde el centro del campo hasta el área acabó con penalti sobre el futbolista ecuatoriano, que Glushakov se encargó de transformar, poniendo el empate en el marcador.

Siguieron apretando los rusos y Glushakov volvió a poner a prueba a Iraizoz con un disparo lejano, que el navarro despejó a saque de esquina. Hasta que a veinte minutos del final llegó el segundo de los rusos. Yanvaeb desde la izquierda vio a Caicedo, que aprovechó el error de Amorebieta para rematar al ángulo y poner el 2-1.

Exhibición de Iraizoz en los minutos finales que impidió el tercero de los rusos, como Guilherme evitó con una doble parada el empate de los rojiblancos. Todo se decidiría en San Mamés.