Objetivo: parar a Messi

El Atlético de Madrid se enfrenta este miércoles ante uno de los jugadores que más veces le han hecho recoger el balón de la red en la última década. Nada más y nada menos que 25 son los goles de Leo Messi ante los rojiblancos. Sin embargo, la eficacia defensiva de los de Simeone en los últimos años han hecho que esa frecuencia anotadora haya sido inferior desde la llegada del técnico rojiblanco.

Objetivo: parar a Messi
Foto: Jaime del Campo (VAVEL)

25 goles en 30 partidos. Es la estadística de Leo Messi en sus duelos con el Atlético de Madrid. Se dice pronto. Y más, tratándose del conjunto dirigido por Diego Pablo Simeone. Los rojiblancos, si destacan por algo por encima de todo, es por su solidez defensiva. No en vano es el equipo que menos goles encaja en las últimas temporadas. Este miércoles, Leo Messi y el Atlético de Madrid se vuelven a ver las caras. Los del “Cholo” se enfrentan a su bestia negra.

No nos engañemos, se trata de Leo Messi. Es, si no el mejor, uno de los dos mejores jugadores del planeta. Y por tanto, es difícil de neutralizar. Incluso para el Atlético. Su capacidad de desborde, velocidad, asociación y su definición letal le hacen estar un escalón por encima del resto y auténtico desafío para los conjuntos rivales. El jugador al que todo el mundo teme. Aquel que sabes que te la puede liar en cualquier momento.

Un Messi inspirado e implicado

Un Leo Messi que llega en un gran estado de forma al encuentro del Camp Nou. Es, junto a su compañero Luis Suárez, el rojiblanco Antoine Griezmann y el bético Rubén Castro, el máximo goleador de la competición en estas cuatro primeras jornadas y, a pesar del elenco de estrellas que engrosan la nómina de futbolistas del Fútbol Club Barcelona, la máxima amenaza de los azulgrana.

Su estado de forma sobrepasa lo meramente estadístico. Su influencia trasciende más allá de sus goles, de sus asistencias o del número de rivales que deja por el camino. Su implicación en el conjunto de Luis Enrique es total, y eso también se percibe en el campo. Recupera balones, presiona y, lo que es más importante, fija rivales para que sus compañeros puedan aprovecharse de ello. El paso de los años le ha hecho ser un futbolista más pausado, más racional. Mantiene su instinto depredador y creativo pero lo administra con más inteligencia en beneficio del colectivo.

El Atlético no es inmune a tal efecto. Y la estadística ofrecida al inicio del texto así lo confirma. Pero no es oro todo lo que reluce para el futbolista argentino del Barcelona ante el Atlético de Madrid. Para ello, es necesario desmenuzar la estadística. ¿Cuándo se han producido esos goles? ¿Qué Atlético de Madrid tenía enfrente?

Una racha que decrece con el tiempo

De las 25 veces que Messi ha conseguido batir al Atlético, nada más y nada menos que 20 de ellas se produjeron en los 15 primeros duelos entre rojiblancos y el argentino. En los 15 siguientes, “únicamente” ha hecho cinco. Un dato que demuestra que, en los últimos años, la fortaleza defensiva ofrecida por el Atlético de Madrid ha dado sus frutos. Y estos últimos años rojiblancos tienen un denominador común con nombre y apellidos: Diego Pablo Simeone.

Desde la llegada del argentino al banquillo rojiblanco, la eficacia goleadora de su compatriota se ha visto afectada. Algo que podría ser casual, pero que no lo es. Porque Leo Messi sigue haciendo goles. Sigue batiendo registros goleadores y ofreciendo unos números al alcance de muy pocos en el panorama futbolístico. Pero ya no lo hace, ante el Atlético, como lo hacía antes. Sigue haciendo goles, pero no con la misma frecuencia. Lejos quedó la época, entre septiembre de 2010 y diciembre de 2012, en la que Leo Messi anotó la friolera de 10 goles en cinco encuentros ante los rojiblancos.

Un peligro constante

A pesar de ello, el de Rosario sigue suponiendo una amenaza mayúscula para el Atlético de Madrid. Lo ha seguido siendo, lo será en el encuentro de este miércoles y lo seguirá siendo en sus posteriores duelos. Es por eso que los de Simeone deberán prestar especial atención a lo que acontece en su costado izquierdo. Es probable que Filipe Luis, latera zurdo colchonero, no pueda pisar el campo contrario tanto como acostumbra a hacerlo ante el Barcelona. Aunque también es posible que lo haga con insistencia para, con ello, obligar al atacante argentino a realizar un esfuerzo en defensa que le aleje de su zona de confort.

Variantes tácticas al margen, el espectáculo está asegurado con la presencia del futbolista del Barcelona en el césped. Sus duelos ante el Atlético siempre resultan apasionados y ofrecen auténticos espectáculo para el aficionado. Veremos qué influencia tiene esta vez el argentino en el resultado final, y si los defensores atléticos consiguen frenar las arremetidas del diez blaugrana.