Un paso atrás para coger impulso

El Atlético volverá a sus orígenes ante Osasuna, recuperando el juego más defensivo de las pasadas temporadas que tanto le funcionó al conjunto madrileño.

Un paso atrás para coger impulso
Simeone observa el juego de su equipo en el encuentro ante el PSV. | Foto: Daniel Nieto - VAVEL

El Atlético de Madrid se enfrentará el próximo domingo a las 16:15 a Osasuna en el Sadar. Más allá de la importancia de los tres puntos en un campo siempre muy complicado como es el de los rojillos, los colchoneros deben ganar y convencer, pero tienen que dar un paso atrás respecto a lo que estaban acostumbrados en los últimos partidos.

Después de los dos empates ante Alavés y Leganés en las dos primeras jornadas, Simeone decidió que era el momento de dar un plus en ataque. Por ello, renunció al cuatrivote, con Koke y Saúl en las alas y Gabi junto a Tiago o Augusto en el medio, para cambiar la posición del '6' rojiblanco a una más centrada, donde pudiese entrar más en contacto con el balón y dar más fluidez al juego. Como consecuencia, el equipo perdía trabajo defensivo, pero con la defensa más segura de Europa parecía un lujo que podía permitirse.

No obstante, el tiempo ha acabado por obligar al técnico argentino a rectificar. La defensa del Atlético hacía aguas y los goles y ocasiones en contra se convirtieron en una constante. Tanto es así, que el club de la ribera del Manzanares acumula cinco encuentros consecutivos de Liga encajando algún gol, y en los tres últimos ha recogido en siete ocasiones el balón del fondo de su portería. A los dos tantos que anotó el Málaga en el Calderón, hay que añadirle los otros dos que logró la Real Sociedad en Anoeta y los tres del Real Madrid en el derbi de la pasada jornada en el Bernabéu, unas cifras que chocan de frente contra lo que Simeone venía predicando y haciendo desde que llegó al Atleti.

A pesar de que en su primera campaña, en la que logró una UEFA Europa League y su posterior Supercopa de Europa, sí era más ofensivo, el entrenador argentino llegó con la máxima de que “si no encajas gol, sólo tienes que meter uno para ganar”, y así lo demostraba su equipo, en el que todos, del portero al delantero, defendían como si les fuese la vida en ello. Ahora, el equipo debe dar un paso atrás, por lo que lo normal será que los aficionados vuelvan a memorizar ese Tiago, Gabi, Koke y Saúl o Carrasco. Aunque, ciertamente, más que un paso atrás, se trata de volver a jugar “feo”, ese juego que ha hecho que el club se alce con una Liga, una Copa, una Europa League, una Supercopa de Europa y una Supercopa de España, además de alcanzar dos veces la final de la Champions League. Por eso, muchos no lo consideran un retroceso, sino un paso atrás para coger impulso.