Un escalón más cerca del cielo

Un partido menos, una victoria más. El Atlético B hoy ha vuelto a ganar y está un poco más cerca de su objetivo: volver a Segunda B. El partido tuvo como incentivo ver a Henrique Caio, que fue de más a menos como el equipo en general. Pese a ello 2-0 y victoria sin demasiados apuros de los de Óscar Fernádez en un partido muy competido en el que apenas concedieron ocasiones.

Un escalón más cerca del cielo
Foto vía: Club Atlético de Madrid
Atlético de Madrid B
2 0
AD Alcorcón B
Atlético de Madrid B: Bernabé; Solano, Tachi, Montoro, Sergi; Caio (Rentero, min 68), Keidi, Arona, Rubén; Zaka (Juan Moreno, min 87) y Robert (Toni Moyá, min 78)
AD Alcorcón B: Adrián; Alvaro, Del Pino, Dieguez, Herrera, Ablanque, González (Ramón, min 70), Tamayo (Felipe, min 45), Jacobo, Rico y Romanoli (Galo, min 73).
MARCADOR: 1-0, min 46, Zaka 2-0, min 93, Sergi
ÁRBITRO: Javier Flores Carrasco (ESP)
INCIDENCIAS: Grupo VII de la Tercera División Española. Jornada 14. Atlético de Madrid B contra AD Alcorcón. El partido ha sido disputado en el campo 1 del Cerro del Espino ante unos 1500 espectadores.

El Atleti B ha certificado hoy su octava victoria de lo que va de Liga y el tercer partido consecutivo sin perder. Esto le deja segundo de su grupo empatado a puntos con el líder, el Getafe B.

En los primeros 15 minutos pudo verse sobre el césped una de las mejores versiones del Atlético B en lo que va de Liga, y eso, al hablar del segundo clasificado del campeonato son palabras mayores. Con Caio como eje central del equipo y un Arona inspiradísimo el Atlético había tenido dos ocasiones clarísimas para ir con ventaja en el primer cuarto de hora de encuentro. Mientras, en el lado izquierdo, Rubén Hernández tuvo varias incursiones que pusieron en apuros a la defensa del Alcorcón. En el área, Zaka y Robert luchaban por el remate y así llegaron las primeras ocasiones: primero Robert remataba después de que un balón quedase suelto en el área tras un centro de Arona, pero el disparo se iba rozando el palo. Minutos más tarde, Adrián hacía un paradón como respuesta a un remate de cabeza del propio Robert y acto seguido Arona remataba el rechace pero el esférico se marcó por encima del larguero.

Con el paso de los minutos el dominio rojiblanco disminuyó, y se sucedieron los fallos en la salida de balón. Esto cortó por completo el ritmo de los de Óscar Fernández y permitió al Alcorcón meterse en el partido y hacer algunos acercamientos, sin demasiado peligro,  a la meta defendida por Bernabé.  De este modo, y en el peor momento de los locales, se llegó al descanso del partido. Los rojiblancos había entrado de forma excelente en el partido pero con el paso de los minutos fueron apagándose.

Si el inicio del primer tiempo fue muy bueno para el Atlético, el del segundo fue perfecto: Zaka anotaba un gol a los 30 segundos de juego después del pase de la muerte de Robert. La clave estuvo en el gran centro de Rubén a Robert previo a la asistencia y en el gran control de este último, ya que fue lo que generó la superioridad.

El gol no apaciguó el partido y los minutos siguientes fueron beligerantes, con predominio de balones largos. En el minuto 64 tendría lugar la primera ocasión clara del Atleti desde el gol:  Robert controlaba el cuero dentro del área y recortaba hasta dos veces, lo que permitió a la defensa reponerse y rechazar su disparo posterior.

A pesar de que los locales no estaban haciendo su mejor partido en líneas generales, el Alcorcón generaba poco en ataque y no hacía peligrar la corta ventaja, aunque el ambiente que se respiraba en el Cerro del Espino tampoco era de tranquilidad debido a que el público era conocedor  de que no es necesario un asedio para anotar un gol en una jugada a balón parado o en un despiste. Además el Atlético no conseguía hacerse con el dominio del balón y reducir el ritmo del encuentro, lo que propiciaba la sensación de que en cualquier momento podía llegar una ocasión para cualquiera de los dos equipos. Potencialmente, el partido era una ruleta rusa.

Al final, y pese a la expulsión de Keidi en el 90, el filial colchonero se hizo con la victoria e incluso dio tiempo para doblar su ventaja con un muy buen gol de Sergi. Tres puntos clave para los colchoneros que les permite continuar como colíderes.