Correa: "Confiamos siempre en Oblak"

El jugador argentino volvió a partir de inicio en un encuentro en el que fue de menos a más, apagándose en la segunda mitad antes de ser sustituido por el tercer goleador de la tarde, Yannick Carrasco.

Correa: "Confiamos siempre en Oblak"
Foto: ATM / Ángel Gutiérrez

El encargado de atender a los medios de comunicación a la conclusión del partido fue Ángel Correa, que volvió a partir de titular en el que iba a ser su quincuagésimo encuentro con la camiseta del Atlético de Madrid, donde aseguró estar "contento por la victoria". En primer lugar, el extremo del conjunto de la Ribera del Manzanares hizo un breve análisis de la visita al Estadio El Sadar: "sabíamos que iba a ser un campo muy difícil pero estamos satisfechos porque pudimos sacar el partido adelante". A continuación analizó la forma con la que afrontan los distintos encuentros de la temporada, apuntando que "Todos los partidos son difíciles para nosotros y siempre tratamos de sacarlo para sumar los tres puntos”.

Correa no cuajó uno de sus mejores partidos, yendo de menos a más culminando con una gran asistencia a Correa pero si tuvo palabras sobre Jan Oblak, que detuvo un penalti cuando el encuentro se encontraba con empate a cero en el marcador: "Confiamos siempre en Oblak, hoy hizo un gran partido y a partir de nuestro primer gol supimos manejar mejor el partido", apuntó el argentino.

Tras varios partidos sin contar con la titularidad, Correa se mostró "Contento por la oportunidad que me tocó hoy". Tras los tres puntos, ya sólo toca pensar en lo que será el debut copero de la temporada 16/17, en la visita al CD Guijuelo, que Correa analizó: "ahora toca seguir trabajando que el miércoles tenemos un nuevo partido que también tenemos sacarlo adelante". El argentino no encontró el gol en una nueva titularidad, aunque buscó el desmarque y la combinación con sus compañeros del ataque. En el mejor momento del encuentro, para él, dio una gran asistencia de gol a Gameiro, que no desaprovechó su gran desmarque en carrera para batir a Nauzet con un disparo cruzado.