Excesiva pena máxima

Los penaltis se han convertido en el peor enemigo del Atlético de Madrid esta temporada, le han pitado cuatro solamente en los últimos tres partidos de Liga. Todos ellos, en contra. A favor, ninguno, pese a que en El Sadar hubo dos manos claras dentro del área.

Excesiva pena máxima
Foto: Getty Images

El Atlético de Madrid y los once metros se han convertido en amigos inseparables en competición liguera, para desgracia de los colchoneros. Los números de penaltis pitados en contra al conjunto rojiblanco esta temporada son, cuanto menos, dignos de mención: cuatro en los últimos tres partidos jugados. Increíble, pero cierto. Y ninguno a favor. En ellos, solo contra Osasuna, la pena máxima no supuso la derrota del Atleti, lo que sí que sucedió contra la Real Sociedad y contra el Real Madrid en las dos jornadas anteriores.

Oblak salvó al Atleti frente a Osasuna parando un penalti en la 1ª parte

El guardameta rojiblanco, Jan Oblak, fue el encargado de evitar que los penaltis volvieran a sentenciar a los suyos con una parada providencial a Roberto Torres. José María Giménez empujó a Oriol Riera dentro del área al intentar defender un centro lateral y Mateu Lahoz, acertadamente, señaló el punto fatídico. El central uruguayo puso a su equipo contra la espada y la pared en su segundo partido como titular, el primero en Liga, y no tuvo precisamente una actuación convincente al cometer un penalti innecesario que pudo costar el partido al Atlético.  El `10´ de Osasuna fue el encargado de lanzarlo, mandando el esférico a la izquierda de la portería del esloveno, quien adivinó la trayectoria a la perfección y despejó el balón lejos de su portería.

Oblak salvó el que era el 1-0 a favor de los locales, lo que habría supuesto un varapalo terrible para un Atleti dominador de principio a fin en tierras navarras. Él señaló el camino y el resto de sus compañeros le siguieron. Godín, Gameiro y Carrasco sentenciaron a los rojillos y pusieron el 0-3 en el luminoso de un estadio que no dejó de animar, victoria con la que los del Cholo vuelven a sumar de tres en tres tras las dos derrotas consecutivas arrastradas.

En la anterior jornada, contral el Real Madrid en el Calderón, los penaltis volvieron a ser un quebradero de cabeza para los rojiblancos, pero, esta vez, con consecuencias en el marcador. Cristiano Ronaldo adelantó a los suyos con un gol de falta rebotado en la barrera atlética (minuto 22) y aumentó la diferencia en el marcador desde los once metros. Savic tropezó en el área en una carrera contra Cristiano y éste buscó el contacto con el central montenegrino cayendo derribado. Fernández Borbalán, el colegiado en el derbi madrileño, interpretó penalti en una jugada comprometida y nada pudo hacer Oblak ante el delantero portugués. Aquel gol supuso la confirmación de la derrota contra el eterno rival en el último derbi liguero en el Calderón y un duro golpe del que el Atlético estuvo obligado a levantarse.

El Atleti perdió en Anoeta 2-0 con dos goles de penalti

Aún más llamativo y determinante fue en el encuentro de la 11ª jornada liguera frente a la Real Sociedad. Los rojiblancos visitaban Anoeta tras ganar al Málaga en casa buscando recuperarse de la derrota en el Pizjuán y, de nuevo, los penaltis interfirieron en el devenir del encuentro en contra de los intereses colchoneros. En esta ocasión no fue un penalti pitado, sino dos. La Real ganó 2-0 al Atlético, con dos goles desde los once metros. El primero, lo cometió Gabi sobre Yuri y lo materializó Carlos Vela (minuto 54); el segundo, el infractor fue Correa y Vela quien lo provocó, pero cedió el penalti a su compañero William José, transformándolo y poniendo el definitivo 2-0 en el marcador (minuto 75).

Por si fuera poco, la mala fortuna rojiblanca con las penas máximas no solo recae en los pitados en contra, sino también en los no señalados a favor. Sin ir más lejos, el pasado domingo en El Sadar, Mateu Lahoz no señaló dos penaltis claros cometidos por dos jugadores osasunistas al tocar el balón con la mano dentro del área de Nauzet, en lo que habría sido la sentencia definitiva para Osasuna.

En definitiva, parece que esta temporada los árbitros no dudan en señalar el punto fatídico cuando es en contra del Atlético, pero sucede lo contrario cuando se trata de favorecer a los colchoneros. Aún así, los centrales rojiblancos deberán medir y temporizar mejor sus entradas dentro del área si no quieren volver a costar un disgusto para los suyos.