Trescientas veces gracias, Faraón

Sólo se puede tener palabras de agradecimiento con un jugador que deja todo en cada partido, lleva los valores del Atleti allí donde va y ha cumplido 300 partidos con la camiseta atlética

Trescientas veces gracias, Faraón
Foto: Daniel Nieto / VAVEL.com

Si es verdad que no fue uno de los fichajes más costosos, llamativos ni esperados; también lo es que se ha ganado un hueco en la historia del Atleti y en los corazones de la afición rojiblanca. En 2010, procedente del Villarreal, los rojiblancos fichaban a Diego Godín por once millones de euros. Desde entonces no ha hecho otra cosa que seguir creciendo y demostrando el acierto que supuso adquirirle. Ha pasado siete años defendiendo la camiseta rojiblanca, ha llegado a la cifra de los 300 partidos y la afición sólo le puede decir una cosa: gracias por todo.

El uruguayo es el segundo jugador extranjero que más partidos acumula con la elástica colchonera. Por delante sólo tiene al colombiano Luis Amaranto Perea, que disputó 314 choques. Para el baluarte atlético, la vida en rojo y blanco comenzó con Quique Sánchez Flores. Desde ese momento ha dejado su sello y se ha convertido en el baluarte defensivo del Atlético. Experiencia, seguridad, rigor táctico, anticipación y “huevos” son su carta de presentación. Además, cabe destacar su facilidad para ver puerta a pesar de ser un defensa. Posee una cabeza de oro que atemoriza a los rivales y es una de las armas principales de los de Simeone. Los rojiblancos pueden agradecerle haberse dejado el alma en cada partido hasta acabar exhausto.

El defensa ha conseguido con el Atlético dos Supercopas de Europa (2010 y 2012), una Europa League (2012), una Copa del Rey (2013), una Liga (2014) y una Supercopa de España (2014). A pesar de ello, sigue siendo el mismo jugador que derrocha, como dice el himno, “coraje y corazón”. Su obsesión, como ha repetido en más de una ocasión, es ganar la máxima competición europea. El central ha disputado dos finales, pero se quedó, junto a sus hermanos rojiblancos, con la miel en los labios en ambas ocasiones. Godín no cesa en su empeño por conseguirla, y por ello, es uno de los jugadores que da ejemplo en la plantilla. Es el primero que se pone el "mono de trabajo" para mostrar que con esfuerzo todo se puede conseguir, algo que también merece el agradecimiento colchonero por todo lo que ha logrado y por todo lo que le queda por conseguir.

El Faraón no está de celebración sólo por cumplir la cifra de 300 partidos con el Atleti, sino por que el equipo ha logrado meterse, por tercera vez en cuatro años, en las semifinales de la Champions. Su víctima ha sido el Leicester, que no ha tenido ninguna oportunidad ante los guerreros del Cholo. Simeone ha llevado al club colchonero a una de las etapas de mayor esplendor en su historia. Con él, la entidad ha visto cosas que sólo se podía imaginar. La base de este Atlético de leyenda es su solidez defensiva. Los colchoneros tienen un muro más sólido que la Gran muralla china. Godín es el jefe de la guardia pretoriana mejor adiestrada del mundo. Es el intocable; la garra; la pasión… La afición adora al uruguayo, y él quiere a la hinchada rojiblanca, a la que califica como la mejor del mundo, y presume de ella. Los del Manzanares también se enorgullecen de poder contar con uno de los mejores centrales del mundo y dan trescientas veces gracias, y las que quedan.