La pizarra de Simeone: rentabilidad, eterna amiga

El Atleti salió campeón  de la Audi Cup en los penaltis tras el empate con el Liverpool. Se volvió a ver déficit en creación y en ataque pero un alto rendimiento en contención y rentabilidad de goles. El gol de Keidi llegó tras una gran jugada.

La pizarra de Simeone: rentabilidad, eterna amiga
La pizarra de Simeone: rentabilidad, eterna amiga

El Atleti se hace con la Audi Cup 2.017. Tras el penalti decisivo de Filipe Luis ante el Liverpool, los de Simeone consiguen hacerse con este prestigioso trofeo veraniego tras dejar en la cuneta a Nápoles e ingleses. El equipo rojiblanco consigue un balance positivo de este torneo en pleno inicio de temporada pero sin dejar de lado las variantes, las pruebas y los muchos factores aun por mejorar.

Primera fase: trampa de la paciencia

El Atleti inicio con los menos habituales el encuentro ante el Liverpool. El once con el que inició Simeone y que jugó más de una parte estuvo formado por Moyá; Vrsaljko, Giménez, Lucas, Sergi; línea de cuatro con Thomas, Augusto, Kranevitter y Keidi; y arriba Correa y Vietto. Cuatro mediocentros y dos delanteros vivos para descolgarse. Con el once y la predisposición dejaba claro que el Atleti esperaría al Liverpool y no dejaría ni un centímetro a la velocidad en el espacio.

Repliegue muy intenso y multitudinarias ayudas por fuera para evitar la superioridad externa. El equipo de Klopp se hartaba de balón pero no encontraba ni el hueco por el centro ni en los laterales. Tras los tantos golpes ante el muro, el partido se fue revirtiendo hacía un dominio más repartido. El Liverpool, como hipnotizado o aquejado por la imposibilidad de entrada, comenzó a ceder ante un Atleti que fue aceptando el duelo. Presencia intermitente de Kranevitter, Augusto pero sobre todo de Thomas. Móvil, solución y variantes en la presencia del ghanés en ataque, desde distintos focos.

Segunda fase: Cambio de dibujo y renuncia al ataque

Tras el gol de Keidi, antes de acabar la primera parte, el esquema cambió para prácticamente el resto de partido. Correa, muy eficaz entre líneas, se incrustó en la derecha para reforzar la línea del centro del campo. Simeone pasó a un 1-4-5-1 y desesperar más a un Liverpool que intentaba buscar la manera de penetrar entre la flota rojiblanca. Eso sí, el Atleti, renunció al ataque.

Cualquier robo o salida era una utopía para el equipo de Simeone sin gente para llegar. Tras la batería de cambios el equipo quedó con Moyá; Juanfran, Savic, Lucas, Filipe; Amath, Gabi, Giménez, Gaitán, Griezmann; y arriba un solitario Fernando Torres. Tendría intervalos de cambio con Amath o el francés más arriba pero por lo general, el ataque tan solo quedó para la desesperada intentona final tras el empate. Al final, victoria en los penaltis tras el empate de Firmino también desde los once metros. Ese empate final, seguro que atragantó esta final a Simeone.

El gol que añora el Atleti

Noticias buenas, otras no tan buenas. Mucho que mejorar, mucho que celebrar. La pretemporada está dejando muchas opiniones y muchas impresiones. La del gol, no es nueva: falta gol y falta creación de situaciones de gol. Pero si algo deja este partido ante el Liverpool es esperanza en rememorar. Un gol firmado tiempo atrás y con un sello que seguro que Simeone ha sonreído.

Balón de cara tras movimiento entre líneas, cambio de juego hacía el lado despejado para la llegada de un lateral profundo. Gran pase al área y remate. El balón rechazado lo vuelve a rematar un llegador de segunda línea. La jugada la inicia Keidi, Augusto cambia de juego para Vrsaljko que es el que pone en el balón al área para que remate Correa. Keidi vuelve a rematar para marcar. Un gol que podría haberlo firmado Raúl García, tras el remate de Costa. El cambio de juego lo podría firmar Tiago para Juanfran. Perfecta ejecución de un ataque de lado a lado, rápido y práctico, propio de otra época.


Share on Facebook