El Atlético sigue creyendo... y ganando

A pesar de la increíble actuación de Gerónimo Rulli, los pupilos del Cholo consiguieron los tres puntos con suspense y remontada incluida

El Atlético sigue creyendo... y ganando
Éxtasis en el Metropolitano tras la remontada | Atlético de Madrid
ATLÉTICO
2 1
REAL SOCIEDAD
ATLÉTICO: OBLAK; FILIPE, GODÍN, GIMÉNEZ, THOMAS; KOKE, GABI, SAÚL, CORREA (CARRASCO, MIN. 70); GRIEZMANN, GAMEIRO (TORRES, MIN. 70).
REAL SOCIEDAD: RULLI; RODRIGUES, MARTÍNEZ, ELUSTONDO, ODRIOZOLA; ZURUTUZA, ZUBELDIA, ILLARRAMENDI; OYARZABAL (VELA, MIN. 88), WILLIAN JOSÉ, PRIETO (CANALES, MIN. 71).
MARCADOR: 0-1, MIN. 29, WILLIAN JOSÉ. 1-1, MIN. 63, FILIPE. 2-1, MIN. 87, GRIEZMANN.
ÁRBITRO: JAIME LATRE (COMITÉ ARAGONÉS) AMONESTÓ A GODÍN (MIN. 40), PRIETO (MIN. 50) Y RULLI (MIN. 73).
INCIDENCIAS: PARTIDO CORRESPONDIENTE A LA JORNADA 14 DEL CALENDARIO DE LALIGA SANTANDER QUE ENFRENTA A ATLÉTICO DE MADRID Y REAL SOCIEDAD EN EL ESTADIO METROPOLITANO ANTE 57.394 ESPECTADORES.

El Atlético de Madrid ha vencido en los últimos instantes a la Real Sociedad gracias al gol in extremis de Antoine Griezmann que, sumado al de Filipe Luis, han dejado en nada el tanto de penalti de Willian José. Importantísimos los tres puntos que había en juego que se ha llevado el equipo de la capital con total merecimiento, puesto que han sabido volver a mostrar su mejor cara y hacer sonreír al Metropolitano cuando más lo necesitaba.

Los soldados de Diego Pablo Simeone saltaron al verde con las ideas bien claras. Pacientes, queriendo jugar con pausa y sosiego el balón y presionando muy lejos de la habitual zona defensiva. He ahí el problema, pues los guipuzcoanos también utilizaron la misma metodología, haciendo así del partido un choque de titanes en el aspecto táctico. La consecuencia fue obvia: ningún disparo realizado en el cuarto de hora inicial. El primero fue de Willian José, que enmudeció a la parroquia rojiblanca con motivo de su tiro, pero éste se marchó centímetros más arriba del larguero. Advirtieron de su presencia los de Eusebio Sacristán, que no estaban dispuestos a achicarse lo más mínimo.

El que avisa no es traidor

No tardó en llegar también el segundo intento vasco con motivo de los despistes en la zaga del Atlético de Madrid. Fue Xabi Prieto esta vez mencionada. Aunque tampoco el experimentado extremo derecho pudo batir a un siempre atento Jan Oblak. Se empezó a gustar por tanto el cuadro norteño, que con cada vez más asiduidad encontró huecos fáciles entre los defensores locales. Y a la tercera fue la vencida. Un pase en profundidad de David Zurutuza a Mikel Oyarzabal supuso que el meta serbio derribase al punta de la Real Sociedad y provocase un penalti. No falló Willian José la pena máxima: por el centro, raso y potente. Se adelantó de esta manera el conjunto del País Vasco, obligando así a los de casa a obrar una remontada más.

Inmediatamente trató de reaccionar el equipo de la capital, pero los esfuerzos quedaban en casi nada gracias al bloque casi impenetrable txuri-urdin. Casi porque Ángel Correa estuvo bien cerca de poner el tanto del empate en el electrónico. Sin embargo, Gerónimo Rulli con su gran juego de pies y reflejos evitó que tal situación ocurriese. No una, sino dos veces, ya que acto seguido un par de minutos después, de nuevo el ariete argentino volvió a poner en severos problemas al guardameta galo. Una vez más sin éxito. Por tanto, al descanso el marcador señaló un justo cero a uno en el barrio de San Blas.

Magnífico partido de Saúl en la medular | LFP
Magnífico partido de Saúl en la medular | LFP

Tal y como acabó el primer tiempo, se inició el segundo. Tras una jugada extraordinaria de Koke, que se marchó de tres jugadores donostiarras, Ángel Correa envió el esférico a las nubes. El atacante sudamericano tuvo la más importante del partido en aquel momento. Estaba a tan solo tres metros de la línea de gol y con Gerónimo Rulli mal colocado, por lo que el enfado de la afición fue monstruoso. No marcó el Atlético de Madrid, pero todos sus jugadores se animaron descomunalmente. También debido al gol anulado por fuera de juego de Antoine Griezmann por escasos centímetros. Tenía que salir la mejor versión del cuadro colchonero y lo supieron a la perfección, pero la Real Sociedad también quiso dejarse el alma por los tres puntos.

Atención: remontada a la vista

Kevin Gameiro, Antoine Griezmann, Ángel Correa, Koke, y quien pasase por delante intentó poner las tablas en el Metropolitano. Pero el conjunto blanquiazul no estuvo por la labor de conceder el deseo, empeñándose al máximo en defensa y desquiciando a todos los jugadores ofensivos de la capital. Menos a Filipe Luis, que después de una jugada casi interminable, aprovechó a la perfección un pase de Saúl Ñíguez dentro del área, controló, recortó, y envió al fondo de las redes el balón. Empató el Atlético de Madrid a falta de media hora por disputarse. Nadie dejó de creer y tuvo su recompensa.

El escenario cambió y tornó a parecer al de los minutos de intercambio de golpes. Las dos escuadras tan solo tenían en mente conseguir el segundo gol, y para ello, los jugadores de refresco se antojaron necesarios. Yannick Carrasco, Fernando Torres, Sergio Canales y Carlos Vela fueron los elegidos en primer lugar. Pero el que quiso seguir siendo el héroe fue Gerónimo Rulli, quien detuvo hasta los tiros más imposibles. Por consiguiente, el ritmo fue una verdadera locura. Las acciones ofensivas pasaron de una a otra área constantemente, haciendo así un partido precioso para el espectador. Más aún cuando Antoine Griezmann consiguió el gol de la victoria. A través de una combinación sobresaliente, Saúl Ñíguez, cómo no, una vez más, puso al astro francés un balón magnífico dentro del área para introducirlo con suspense. Quedó el tiempo de descuento por jugarse, pero el Metropolitano botó y se convirtió en una auténtica fiesta. El Atlético de Madrid, por méritos propios, ganó, y obtuvo tres puntos de enorme valor.