La estrella: Oblak y Giménez, los héroes del Atlético

Jan Oblak se reafirmó como uno de los mejores cancerberos del planeta salvando a su equipo de varias ocasiones claras del equipo inglés. Además, Giménez contribuyó con eficacia en la ayuda defensiva.

La estrella: Oblak y Giménez, los héroes del Atlético
Fotomontaje: Martín Velarde - VAVEL

El Atlético se despidió de la Champions en un partido memoriable en su historia. Stamford Bridge acogía al equipo madrileño que, tras un gran bache que les iba a costar la competición, necesitaban la victoria y un milagro en Roma para continuar, tampoco sucedió. A pesar de ello, el equipo fue a por la victoria: ganar, ganar y ganar. Tampoco fue posible llevarse los tres puntos, pero intención no faltó. 

Oblak sigue batiendo las marcas

El esloveno se coronó como uno, si no el mejor, de los futbolistas allí presentes. Y es que a pesar de las múltiples ocasiones que tuvo el equipo británico, solo una logró colarse bajo los tres palos. Dolor de cabeza continuo para Álvaro Morata, que trató una y otra vez de romper el muro rojiblanco. Pese a que el encuentro fue bastante dominado por los de Simeone, los contraataques del Chelsea se fraguaron como uno de los máximos problemas para el Atlético. Solo Hazard tuvo en placer de celebrar un tanto, el único del equipo 'blue'.

El cancerbero rojiblanco demostró una vez más su aptitud y candidatura para el galardón de mejor portero del planeta. Morata vs Oblak, el duelo del partido. Oblak detuvo un lanzamiento desde el área pequeña por parte del ex madridista, sacó otro balón a pierna cambiada y también se impuso a Zappacosta, que ya celebraba el gol cuando apareció el guante del héroe rojiblanco. 

Giménez se jugó la cara

El uruguayo salió como titular tras su magnífica actuación en Anoeta, y no defraudó. Como cada vez que sale al terreno de juego, lo dio todo; tanto que casi pierde la cabeza en un intento de despejar un balón que a punto estuvo de colarse entre los tres palos de la portería rojiblanca. El marcador ya lucía el 0-1 para el Atlético cuando Álvaro Morata remató a puerta, colisionando con Giménez que no dudó en lanzarse a por el balón de cabeza, justo a la vez que su portero. El choque fue detenido y, por fortuna, aunque parecía que el esloveno sufría un golpe importante, ambos salieron ilesos.

Esa fue la más clara. Pero el central del Atlético de Madrid se recorrió el campo de arriba a abajo, y fue vital en las contras del equipo local. Más de un intento del Chelsea en 1 contra 1 se vio frustrado por su presencia, que supuso una gran presión para los delanteros 'blues'.