Así ha sido la Champions 2017 para el Atlético de Madrid

El conjunto madrileño cayó eliminado de la Champions mucho antes de lo que se esperaba. No consiguió superar la fase grupos y fue inferior al Chelsea y a la Roma.

Así ha sido la Champions 2017 para el Atlético de Madrid
Así ha sido la Champions 2017 para el Atlético de Madrid FOTO: Atlético de Madrid

El Atlético de Madrid fue eliminado de la fase de grupos de la Liga de Campeones. En el sorteo de grupos, allá por agosto, todos teníamos esperanzas en la clasificación del equipo del Cholo, pues era un grupo fácil y el único rival fuerte era el Chelsea. Pero, una vez más, se ha demostrado que las apariencias engañan.

Todo el camino en Champions de los rojiblancos se podría definir como un quiero y no puedo, aunque es cierto que también se podría dividir en dos fases: los partidos ante Chelsea y Roma y los partidos ante el Qarabag. Contra los dos primeros fueron partidos más intensos, en los que sí se veía a un Atleti con ganas de Champions y contra el Qarabag era un Atleti sin ganas, que se vio superado por los azeríes.

A todo esto hay que sumar momentos puntuales que seguro, jugadores, equipo técnico y afición recordarán para siempre.

La pesadilla de Saúl en Roma

Primer partido de la nueva edición de Champions.  Debut en Roma. Y fue un encuentro muy ofensivo por parte del Atlético, sobre todo en la segunda mitad en la que el portero brasileño Allison solo veía delante de sí las camisetas amarillas. Saúl tuvo en sus botas la ocasión –la doble ocasión- del choque, era el tiempo añadido. Primero con un testarazo potente que repelió el guardameta y, después en el rechace, un remate con la derecha que se estrelló contra el poste. El marcador se quedó igual que si no se hubiera jugado, 0-0. Ayer mismo, el 8 del Atleti la recordaba. "Personalmente contra la Roma tuve esa ocasión clarísima para dar los tres puntos al equipo y por eso digo que no sólo hay que pensar en los partidos del Qarabag".

Foto: Atlético de Madrid
Foto: Atlético de Madrid

Minuto 94’

Y otra vez se repitió la historia, un minuto después y con distinto protagonista, pero igualmente en el tiempo añadido. Al Atleti se le escapaba un punto de oro en el enfrentamiento directo contra el Chelsea y en el estreno del Metropolitano en Europa. Un duro duelo en el que el que el equipo local fue superado de principio a fin por os “blues”. Aun así consiguieron adelantarse por un tiro desde los 11 metros de Griezmann. Puso Morata el empate y, en la última jugada, al borde del final, se hizo el silencio en las gradas, Bathshuayi transformó una acción colectiva en el 1-2.

Foto: Atlético de Madrid
Foto: Atlético de Madrid

Madrid y Bakú

Sin duda, contra el Qarabag fue la decepción. Tanto en Bakú como en Madrid, el Atlético no fue, ni mucho menos, superior al Qarabag.

La visita al Olímpico de Bakú no hubo ni la ambición,  presión y soltura que se les exigía. Un equipo irreconocible que ya iba camino de la no clasificación. Solo lamentó dos ocasiones falladas, una de Carrasco y otra de Griezmann. Sin olvidar que durante la segunda parte, los azeríes se quedaron con 10 tras la expulsión de Ndlovu. El resultado final, de nuevo, un empate a 0.

Foto: Atlético de Madrid
Foto: Atlético de Madrid

En Madrid, más de lo mismo, aunque la historia comenzó peor. Míchel, el jugador español que milita en las filas del Qarabag, les adelantaba con un cabezazo en el minuto 40 al rematar un saque de esquina. Esto obligaba, sí o sí, a una remontada si el Atlético quería seguir con vida en Europa. Remontada que no logró, se quedó en un empate gracias a Thomas. El empate no fue lo peor que podría haber ocurrido. El conjunto de Gurbanov  siguió disfrutando de ocasiones  con las que haberse llevado la victoria.

Tras pitar el final, el Atlético ya sabía que su permanencia en Champions era muy difícil, ya no dependían de sí mismos, y se la jugaban en las dos últimas jornadas frente a Chelsea y Roma.

Gol de Perotti en Roma

Llegó la última jornada en Stamford Bridge. El Atleti había hecho los deberes ante la Roma, les ganó en el Metropolitano por 2-0, y eso hacía que todavía tuvieran una opción -remota pero existía-. Sabían que tenían que ganar en Londres y esperar el favor del Qarabag.

Salieron con la lección clara pero el destino, la suerte, lo que fuese, jugó en su contra. Saúl marcaba el gol que necesitaban, en esos momentos, los atléticos veían resuelto el milagro. Lo que no sabían es que en Roma, el ex sevillista Perotti ya había roto en pedazos ese sueño, con su gol. Aún así, el Atlético siguió creyendo hasta que Savic, en propia puerta, puso las tablas en el marcador. Ahora sí, toda esperanza se diluyó.

Para muchos los dos enfrentamientos contra el Qarabag han marcado la eliminación. Otros no se explican cómo, habiendo perdido solo un partido, el del Chelsea en Madrid, el Atleti ha caído. Una mezcla de infortunio y falta de juego es lo que ha hecho que otro año más, la Copa de Europa no visite Neptuno, pero quién sabe si la Europa League volverá a recorrer las calles de la capital.